Ex­pri­mir al má­xi­mo el ve­rano cui­dan­do cuer­po y men­te.

El País - Shopping & Style - - News - Por Eva Blan­co

Zu­mos or­gá­ni­cos pren­sa­dos en frío, he­la­dos sa­lu­da­bles, cu­rio­si­dad por la cul­tu­ra ni­po­na y ma­sa­jes con mu­cha gua-sha. Así son las pro­pues­tas pa­ra ex­pri­mir al má­xi­mo el ve­rano.

Cuen­tan que el ex­cam­peón de Fór­mu­la 1 Ki­mi Räik­kö­nen di­jo en una oca­sión la si­guien­te fra­se: “¿Que qué ha­ce­mos los fin­lan­de­ses en nues­tro tiem­po li­bre? En ve­rano ir de pes­ca y ha­cer el amor. En in­vierno, la pes­ca es muy ma­la”. Pues eso. Que ve­ra­nos, al igual que in­vier­nos, hay tan­tos como per­so­nas, y na­die ne­ce­si­ta la ayu­da del tí­pi­co re­por­ta­je es­ti­val pa­ra dis­fru­tar el su­yo al má­xi­mo. Pe­ro cui­da­do con pre­ci­pi­tar­se a la ho­ra de no se­guir le­yen­do, por­que es­te ar­tícu­lo tí­pi­co-tí­pi­co tam­po­co es. En­tre otras co­sas, por­que nos he­mos pro­pues­to cui­dar la ali­men­ta­ción a ba­se de ati­bo­rrar­se a he­la­dos o ha­cer que la esen­cia de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa ca­le en no­so­tras aun­que se ve­ra­nee en To­rre­vie­ja. ¿No te pa­re­ce su­fi­cien­te­men­te cu­rio­so como pa­ra leer­lo?

Zu­mos or­gá­ni­cos y he­la­dos sin azú­car

Es evi­den­te que una de las co­sas que más ape­te­ce en los me­ses de es­tío es in­ge­rir ali­men­tos y be­bi­das re­fres­can­tes. Y cuan­to más nu­tri­ti­vas, me­jor. Dos ex­per­tas en la ma­te­ria son Tas­min Wright y Pau­la Os­pi­na, las fun­da­do­ras de Loup & Fi­lles. Es­ta jo­ven com­pa­ñía afin­ca­da en Bar­ce­lo­na co­mer­cia­li­za zu­mos or­gá­ni­cos pren­sa­dos en frío pa­ra evi­tar la oxi­da­ción de los in­gre­dien­tes y ob­te­ner el ma­yor por­cen­ta­je de en­zi­mas y vi­ta­mi­nas. “Nos co­no­ci­mos en un chi­rin­gui­to de pla­ya y la quí­mi­ca fue ins­tan­tá­nea. Tas­min te­nía un pues­to de re­le­van­cia en el sec­tor far­ma­céu­ti­co y yo me de­di­ca­ba a la fo­to­gra­fía, pe­ro am­bas bus­cá­ba­mos un cam­bio vi­tal y nos de­ci­di­mos a em­pren­der. Eso sí, te­nía­mos cla­ro que nues­tro ne­go­cio te­nía que ser cohe­ren­te con nues­tros va­lo­res”, cuen­ta Os­pi­na. Va­lo­res como el re­cha­zo a los plás­ti­cos, que ha­ce que apues­ten por el vi­drio pa­ra el em­bo­te­lla­do. “Ade­más, pa­ra mí era esen­cial que fue­sen or­gá­ni­cos, por­que si te vas a co­mer 800 gra­mos de ver­du­ra no tie­ne sen­ti­do que ven­gan con pes­ti­ci­das”, ex­pli­ca Os­pi­na, que re­co­no­ce que su re­ce­ta fa­vo­ri­ta es Al­ma: una mez­cla con un gui­ño áci­do en la que el ka­le ocu­pa un lu­gar pro­ta­go­nis­ta, acom­pa­ña­do de man­za­na, pe­pino y apio. Aun­que pa­ra el ve­rano re­co­mien­da Sie­na, con san­día, man­za­na, un po­co de li­món y men­ta. “Es­te úl­ti­mo es más fá­cil de ha­cer en ca­sa, por­que son pro­duc­tos que se pue­den tra­tar con una ba­ti­do­ra. Eso sí, lue­go hay que fil­trar un po­co la pul­pa y aña­dir un par de hie­los”. Los zu­mos lle­van los nombres de las hi­jas de Wright y de las de Os­pi­na, por­que to­do en es­te pro­yec­to se ha he­cho con ellas en men­te. “El pro­duc­to eco­ló­gi­co re­sul­ta mu­cho más cos­to­so, pe­ro me­re­ce la pe­na. Es lo que yo que­ría dar­le a mis ni­ñas”.

¿Y qué pa­sa si el cuer­po nos pi­de hin­car­le el dien­te a al­go só­li­do? Pues la so­lu­ción la po­ne Mar­gie Broad­head, blo­gue­ra cu­li­na­ria y au­to­ra del re­cién pu­bli­ca­do He­la­dos sa­lu­da­bles (Ed. Li­bros Cú­pu­la): un vo­lu­men que con­tie­ne 70 re­ce­tas con las que rein­ven­tar es­te po­pu­lar pos­tre ve­ra­nie­go con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y sin azú­ca­res aña­di­dos –a no ser, cla­ro, que se op­te por po­ner el he­la­do so­bre un go­fre–. La idea de ba­se es sen­ci­lla: co­ger uno de esos plá­ta­nos ma­du­ros a los que les ha em­pe­za­do a sa­lir al­gu­na man­chi­ta, pe­lar­lo, cor­tar­lo en ro­da­jas de unos 3 cen­tí­me­tros y co­lo­car­lo for­man­do una so­la ca­pa so­bre una ban­de­ja fo­rra­da con pa­pel sul­fu­ri­za­do. Lue­go, me­ter­lo en el con­ge­la­dor un mí­ni­mo de dos ho­ras. De ahí par­ti­rán to­das las crea­cio­nes. Por ejem­plo, pa­ra un cre­mo­so he­la­do de vai­ni­lla bas­ta­ría con ba­tir un cuar­to de una cu­cha­ra­di­ta de ex­trac­to de vai­ni­lla, una piz­ca de sal y uno o dos plá­ta­nos con­ge­la­dos. Hay que in­sis­tir has­ta que la mez­cla ad­quie­ra la tex­tu­ra ade­cua­da, ya que al prin­ci­pio mos­tra­rá cier­to as­pec­to des­mi­ga­do. Re­su­mien­do: fá­cil de ela­bo­rar, ri­co en po­ta­sio y li­bre de gra­sas. ¡Da­me dos!

Ja­pón, más cer­ca que nun­ca

Ade­más de pres­tar aten­ción a có­mo nos ali­men­ta­mos, las va­ca­cio­nes ofre­cen el con­tex­to per­fec­to pa­ra ad­qui­rir cier­ta pers­pec­ti­va y tra­ba­jar en el bie­nes­tar es­pi­ri­tual. En la pri­me­ra mi­tad de 2018, la ten­den­cia ha si­do cla­ra, y nos ha lle­va­do has­ta Ja­pón. Se po­drían lle­nar va­rias es­tan­te­rías con to­dos los li­bros que se han pu­bli­ca­do, por ejem­plo, en re­la­ción al mé­to­do iki­gai: un con­cep­to que se apun­ta como cla­ve pa­ra al­can­zar la lon­ge­vi­dad en ple­ni­tud y que re­mi­te a iden­ti­fi­car aque­llo en lo que eres bueno, desa­rro­llar­lo y lo­grar que, ade­más, es­to ten­ga un im­pac­to po­si­ti­vo pa­ra la so­cie­dad. Pe­ro ahí no que­da la co­sa. La cul­tu­ra ni­po­na ofre­ce un sin­fín de en­se­ñan­zas pa­ra una ru­ti­na dia­ria más cons­cien­te y re­po­sa­da. Des­de kin­tsu­gi, el pro­ce­so de re­pa­rar las pie­zas de ce­rá­mi­ca con es­mal­te do­ra­do pa­ra ce­le­brar la be­lle­za de lo im­per­fec­to, has­ta los ba­ños de bos­que, la ca­li­gra­fía, los arre­glos flo­ra­les o la ce­re­mo­nia del té. Un con­jun­to de fi­lo­so­fías en las que me­re­ce la pe­na pro­fun­di­zar.

Me­nos What­sapps y más gua-sha

Y, pa­ra no rom­per con lo orien­tal, una pues­ta a pun­to di­fe­ren­te de la piel es­te ve­rano pue­de pa­sar por pro­bar la téc­ni­ca gua-sha, que en­cuen­tra sus raí­ces en la me­di­ci­na na­tu­ral chi­na. “Es un tra­ta­mien­to a ba­se de ma­sa­jes fa­cia­les y cor­po­ra­les, ca­rac­te­ri­za­dos por el em­pleo de una pie­dra con la que se efec­túa un ras­pa­do con­ti­nua­do de la piel. Un mo­vi­mien­to que se re­pi­te en sen­ti­do as­cen­den­te”, ex­pli­ca Eva Ca­rra­ce­do, es­te­ti­cis­ta del Sa­lón So­nia Mar­tín (Ma­drid). Su fun­ción, ac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea y la pro­duc­ción de co­lá­geno, eli­mi­nar du­re­zas, fa­vo­re­cer el dre­na­je lin­fá­ti­co y po­ten­ciar la re­la­ja­ción mus­cu­lar. “Se tra­ta de una téc­ni­ca po­co in­va­si­va con unos re­sul­ta­dos evi­den­tes des­de las pri­me­ras se­sio­nes –de unos 45 mi­nu­tos–. Por ejem­plo, en cuan­to a la re­duc­ción de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión. Una es­pe­cie de efec­to lif­ting, que ha­ce que mu­cha de la gen­te que lo prue­ba op­te por re­pe­tir. So­bre to­do por tra­tar­se de un pro­ce­so na­tu­ral, que no re­quie­re de bis­tu­rí o ul­tra­so­ni­do”, co­men­ta Ca­rra­ce­do.

NO IM­POR­TA DÓN­DE PA­SE­MOS ES­TAS VA­CA­CIO­NES: BAS­TA PO­NER EN MAR­CHA SEN­CI­LLAS RU­TI­NAS PA­RA PRO­CU­RAR­NOS UN MA­YOR BIE­NES­TAR

Pau­la Os­pi­na y Tas­min Wright, dos ma­más dis­pues­tas a ali­men­tar con los me­jo­res zu­mos a sus ni­ñas y al res­to del mun­do.

Las te­ra­pias orien­ta­les son mu­cho más que una mo­da. Gra­cias a ellas, en­con­tra­mos la be­lle­za de cuan­to nos ro­dea y ad­qui­ri­mos ma­yor re­la­ja­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.