Aritz Aran­bu­ru.

Es­te ve­rano, el me­jor sur­fis­ta es­pa­ñol de to­dos los tiem­pos, Aritz Aran­bu­ru, aparca su ta­bla pa­ra dis­fru­tar de Ca­sa Corona: un es­pa­cio don­de des­co­nec­tar de la ru­ti­na y vi­vir ex­pe­rien­cias úni­cas e irre­pe­ti­bles.

El País - Shopping & Style - - News - POR RO­SA AL­VA­RES FOTOS JO­SE­BA RÍOS ES­TI­LIS­MO EDUAR­DO BOÍLLOS

El me­jor sur­fis­ta de Es­pa­ña des­co­nec­ta de la ru­ti­na dia­ria en Ca­sa Corona.

En el prin­ci­pio, fue el mar. Y un ni­ño de tres años in­ten­tan­do co­ger las olas so­bre una ta­bli­ta de cor­cho. La vida de Aritz Aran­bu­ru (Gue­ta­ria, 1985) es­tá mar­ca­da, des­de su más tier­na in­fan­cia, por el surf. Aun cuan­do no sa­bía que aquel jue­go po­dría con­ver­tir­se en su pro­fe­sión y tam­bién en una fi­lo­so­fía vi­tal. Me­jor sur­fis­ta de la his­to­ria de Es­pa­ña y cam­peón de Eu­ro­pa, es­te de­por­tis­ta de éli­te lle­va a ga­la ser em­ba­ja­dor de Ca­sa Corona: una ini­cia­ti­va de Cer­ve­za Corona que, con el le­ma This is Li­ving, pre­ten­de alar­gar el ve­rano crean­do un oa­sis ur­bano den­tro de Va­len­cia (has­ta 7 de ju­lio), Ma­drid (has­ta 4 de agos­to) y Bar­ce­lo­na (sep­tiem­bre-oc­tu­bre) con una pro­pues­ta que aú­na mú­si­ca, ar­te, gas­tro­no­mía, de­por­te y, por su­pues­to, buen surf (https://cer­ve­za­co­ro­na.es).

Aritz, ¿qué ha­ce que te in­vo­lu­cres en un pro­yec­to como es­te?

Cer­ve­za Corona es una mar­ca que siem­pre ha apo­ya­do al surf, así que co­la­bo­rar con ella me agra­dó des­de el prin­ci­pio. Com­par­ti­mos unos va­lo­res muy pa­re­ci­dos. A los sur­fis­tas, des­pués de te­ner una bue­na se­sión de olas, nos gus­ta co­men­tar­las, y eso acom­pa­ña­do de una cer­ve­ci­ta fres­ca siem­pre es­tá muy bien. ¡Con mo­de­ra­ción, eso sí!

En la pro­gra­ma­ción de Ca­sa Corona par­ti­ci­pas como em­ba­ja­dor de la mar­ca, tam­bién im­par­tien­do char­las y ta­lle­res.

Mi pre­sen­cia tie­ne que ver con mi día a día, con mis via­jes y esas co­sas que cuen­tan cuan­do em­pren­do una aven­tu­ra. Tam­bién con la for­ma de en­tre­nar fue­ra del agua pa­ra lue­go te­ner me­jor ren­di­mien­to den­tro.

El surf es pa­ra ti mu­cho más que un de­por­te…

Ten­go ami­gos que son de­por­tis­tas de éli­te en otros ám­bi­tos y, cuan­do se van de va­ca­cio­nes, des­co­nec­tan. En mi ca­so, el surf es mi tra­ba­jo, pe­ro tam­bién mi pa­sión. Te atra­pa muy fuer­te: to­do lo que ha­ces va en­ca­mi­na­do a él, a bus­car las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra prac­ti­car­lo… El surf po­ten­cia cua­li­da­des es­tu­pen­das, como te­ner una men­te abier­ta, ser aven­tu­re­ro, amar la na­tu­ra­le­za… y es­tar siem­pre agra­de­ci­do por lo que el mar te ofre­ce.

Tam­bién tie­ne que ver com­par­tir mo­men­tos con otros sur­fis­tas.

Es un he­cho que los sur­fis­tas crea­mos co­mu­ni­dad, por­que a to­dos nos mue­ve lo mis­mo. Y, aun­que se tra­ta de un de­por­te in­di­vi­dua­lis­ta en la com­pe­ti­ción, al sa­lir del agua hay muy buen ro­llo en­tre no­so­tros.

¿Có­mo des­co­nec­ta de la ru­ti­na un de­por­tis­ta de éli­te como tú?

Ten­go la suer­te de que mi pa­sión se ha con­ver­ti­do en mi ofi­cio. Pe­ro sí es cier­to que ne­ce­si­to des­co­nec­tar, aun­que me re­sul­te di­fí­cil. Hay días en las que el al­ma me pi­de tie­rra aden­tro, y el surf me da la po­si­bi­li­dad de ha­cer otras co­sas ins­pi­ra­do­ras fue­ra del mar, como via­jar.

Empezaste a sur­fear en Za­rauz, el pue­blo don­de vi­ves des­de que te­nías un año. Tu abue­lo tu­vo mu­cho que ver en tu pa­sión por el mar…

Él ha­bía si­do so­co­rris­ta, pes­ca­dor de chipirones, re­me­ro del equi­po de Gue­ta­ria, don­de na­cí… Des­de que era muy pe­que­ño, me pa­sa­ba el día en la pla­ya y tam­bién dan­do vuel­tas en su bar­ca, y ob­ser­va­ba có­mo mi abue­lo ama­ba el mar. Yo veía a los ma­yo­res sur­fear, y que­ría ha­cer­lo tam­bién. To­do em­pe­zó como un jue­go, de una for­ma muy na­tu­ral. Des­pués, veía al mí­ti­co sur­fer Kelly Sla­ter y que­ría ser como él.

Aho­ra tú te has con­ver­ti­do en re­fe­ren­te pa­ra mu­chos chi­cos.

Eso es lo más bo­ni­to pa­ra un de­por­tis­ta: em­pie­zas con al­guien que te ins­pi­ra y lue­go pue­des ser ins­pi­ra­ción de otras ge­ne­ra­cio­nes que si­guen tus pa­sos, e in­clu­so me­jo­ran lo que tú has he­cho. Es el me­jor le­ga­do que po­de­mos de­jar.

A es­tas al­tu­ras, ¿qué olas te que­dan por con­se­guir?

¡Mu­chas! Ima­gí­na­te, con lo gran­de que es el mar… Cuan­do no es­toy com­pi­tien­do, me gus­ta via­jar por li­bre en bus­ca de esas olas y con­tar las his­to­rias que sa­len a mi en­cuen­tro en las re­des so­cia­les. Lo lle­vo ha­cien­do mu­cho tiem­po y a la gen­te le gus­ta ver­lo. Te­ne­mos un cen­tro de surf en Za­rauz, que se lla­ma Shel­ter, don­de da­mos sa­li­da a gen­te que quie­re apren­der o per­fec­cio­nar su téc­ni­ca. Tam­bién co­bra im­por­tan­cia el de­por­te es­co­lar por­que, cuan­do era pe­que­ño y de­cía que iba a sur­fear, pa­re­cía lo más lo­co del mun­do. Hoy, por suer­te, no es así. Me ha­ce ilu­sión ver a cha­va­les que sa­len del co­le y que vie­nen a co­ger las olas. Ade­más, en Za­rauz te­ne­mos tam­bién un bar fren­te a la pla­ya con am­bien­te sur­fe­ro y co­mi­da sa­na con re­ce­tas que co­no­ce­mos mien­tras via­ja­mos por el mun­do.

¡Siem­pre el mar! Es mi ho­gar, el lu­gar don­de me­jor me sien­to: si ten­go un mal día, el mar me aco­ge; si ten­go un día bueno, soy ple­na­men­te fe­liz. En el mar me sien­to li­bre, es el es­pa­cio vi­tal don­de me sien­to se­gu­ro de mí mis­mo.

“Los sur­fis­tas crea­mos co­mu­ni­dad por­que a to­dos nos mue­ve la mis­ma pa­sión. En el agua so­mos ri­va­les; fue­ra de ella, hay buen ro­llo. Nos en­can­ta to­mar al­go des­pués de co­ger las me­jo­res olas y com­par­tir la ex­pe­rien­cia en­tre no­so­tros”

So­bre es­tas lí­neas, Aritz se to­ma un des­can­so pa­ra dis­fru­tar de una Corona. ¡Sin per­der de vis­ta su ta­bla! La ca­mi­sa con es­tam­pa­do tro­pi­cal y los pan­ta­lón chino en ver­de men­ta son de Quik­sil­ver; los za­pa­tos (mo­de­lo Wa­lla­bee), de Clarks. Y el re­loj, de Tag Heuer.Arri­ba, el sur­fis­ta de Gue­ta­ria –sal­tan­do mu­cho más que olas– po­sa con ca­mi­sa gris per­la, pan­ta­lón chino en tono an­tra­ci­ta y de­por­ti­vas de lo­ne­ta de Quik­sil­ver. El re­loj es de Tag Heuer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.