A la ac­triz Mi­che­lle Jen­ner le es­pe­ran unos me­ses lle­nos de es­tre­nos. Con ella ha­bla­mos de El Con­ti­nen­tal, La som­bra de la ley y Mia­mor per­di­do… en­tre otras cues­tio­nes.

El País - Shopping & Style - - Contents - ES­TI­LIS­MO JUN­CAL CUCULLO MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA PE­DRO CEDEÑO

De­trás de esa apa­rien­cia de no ha­ber ro­to un pla­to, Mi­che­lle Jen­ner ocul­ta un ta­len­to ca­paz de dar vi­da a mu­je­res tan trans­gre­so­ras co­mo la que pre­sen­ta en su pró­xi­mo es­treno, La som­bra de la ley: una pe­lí­cu­la de gáns­te­res que no da tre­gua ni un so­lo mi­nu­to.

Co­mo el ma­yor es­pec­tácu­lo del mun­do, la ca­rre­ra de Mi­che­lle Jen­ner (Bar­ce­lo­na, 1986) pa­re­ce se­guir a ra­ja­ta­bla un le­ma: más di­fí­cil to­da­vía. Ya nos de­jó ató­ni­tos cuan­do en­car­nó a Isa­bel la Ca­tó­li­ca, tras co­lar­se en nues­tras vi­das con Los hom­bres

de Pa­co; aho­ra vol­ve­rá a con­se­guir­lo con los tra­ba­jos que han ocu­pa­do su tiem­po (y su men­te) du­ran­te es­te año: dos pe­lí­cu­las (La som­bra de la ley y Mia­mor per­di­do) y una se­rie pa­ra Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la (El Con­ti­nen­tal). Crea­ti­va, in­quie­ta y siem­pre dis­pues­ta a dar lo me­jor de sí, Mi­che­lle cre­ce co­mo ac­triz asu­mien­do nue­vos re­tos. Es­ta­mos se­gu­ros de que, a ca­da pa­so que dé, va a de­jar­nos bo­quia­bier­tos con un nue­vo tri­ple sal­to mor­tal.

Ini­cias cur­so con tres tra­ba­jos es­plén­di­dos… Eso es em­pe­zar con mu­chas ga­nas.

Lle­vo un año sin pa­rar, y en es­ta pro­fe­sión eso es ya un lu­ja­zo. Lo pri­me­ro fue La som­bra de la ley, di­ri­gi­da por Da­ni de la To­rre: en cuan­to leí el guión, su­pe que que­ría con­tar esa his­to­ria. Es una pe­lí­cu­la con un es­ti­lo per­so­nal, no re­cuer­do que en nues­tro país se ha­ya he­cho al­go así. Lue­go hi­ce Mia­mor per­di­do, de Emi­lio Mar­tí­ne­zLá­za­ro, una co­me­dia de lo más di­ver­ti­da. Y aho­ra se es­tre­na El Con­ti­nen­tal, que es otra pa­sa­da. ¿Qué su­po­ne pa­ra ti el co­mien­zo de una nue­va tem­po­ra­da? Hay al­go que me gus­ta en eso de vol­ver a em­pe­zar, de plan­tear­me nue­vas me­tas, nue­vos re­tos. Es co­ger una agen­da en blan­co y co­men­zar a escribirla. Y no so­lo en lo pro­fe­sio­nal, tam­bién soy de las que se pro­po­nen co­sas co­mo ir al gim­na­sio, no ol­vi­dar­me de mí mis­ma, ha­cer aque­llo que me gus­ta… Sien­to que la en­tra­da al oto­ño su­po­ne opor­tu­ni­da­des nue­vas, aun­que bien mi­ra­do es ab­sur­do por­que las hay to­do el año. Es­ta tem­po­ra­da nos ofre­ces per­so­na­jes muy po­ten­tes, co­mo Sa­ra, la pro­ta­go­nis­ta de La­som­bra­de­la­ley. Me atra­pó la his­to­ria, con­tar un per­so­na­je de una chi­ca que, al ini­cio de la pe­lí­cu­la, es inocen­te y so­ña­do­ra, con unos idea­les por los que lu­char, pe­ro que la trans­for­man has­ta pe­lear des­de un si­tio que no siem­pre es el bueno. Es un per­so­na­je tan po­ten­te, al que le pa­san tan­tas co­sas, que pa­ra una ac­triz es un au­tén­ti­co re­ga­lo. Tie­nes que en­fren­tar­te a al­go nue­vo que no has he­cho nun­ca y eso siem­pre es un plus. Sa­ra tras­pa­sa los lí­mi­tes más allá de cual­quier jus­ti­fi­ca­ción… ¿Có­mo asu­mes per­so­na­jes así? Hay ve­ces que re­sul­ta com­pli­ca­do en­ten­der­los, pe­ro sí de­bes lle­gar a los sen­ti­mien­tos que tie­nen. Y eso es lo que más tra­ba­jo por­que, aun­que no ten­go un mé­to­do con­cre­to, in­ten­to me­ter­me en su piel. A ella le han pa­sa­do co­sas que nun­ca me han ocu­rri­do, pe­ro la for­ma de ex­pre­sar ese su­fri­mien­to, esa ra­bia, esa frus­tra­ción, es ba­sar­me en co­sas que he sen­ti­do, aun­que no en la mis­ma si­tua­ción.

“SIEN­TO QUE LA EN­TRA­DA EN EL OTO­ÑO ME TRAE NUE­VAS PRO­PUES­TAS. DE AL­GÚN MO­DO, ES CO­MO CO­GER UNA AGEN­DA EN BLAN­CO Y CO­MEN­ZAR A ESCRIBIRLA”

Una ac­triz es, de al­gu­na for­ma, una mé­dium que el per­so­na­je uti­li­za pa­ra to­mar cuer­po y sen­ti­mien­tos… Es ver­dad, pe­ro los per­so­na­jes que in­ter­pre­to no me cam­bian; sí las ex­pe­rien­cias que vi­vo a tra­vés de ellos. No soy de las que se lle­van los per­so­na­jes a ca­sa. Cuan­do en el ro­da­je di­cen “cor­ten”, yo lo de­jo ahí. Sin em­bar­go, for­man par­te de mí. Y a al­gu­nos les co­ges más cariño por lo que te han he­cho sen­tir mien­tras los has in­ter­pre­ta­do. ¿Y nun­ca has aca­ba­do un po­co harta de un per­so­na­je? No he lle­ga­do a eso por­que, nor­mal­men­te, los per­so­na­jes cam­bian y evo­lu­cio­nan. In­clu­so en las se­ries de te­le­vi­sión, don­de el tra­ba­jo se alar­ga en el tiem­po. La­som­bra­de­la­ley es una pe­lí­cu­la sin­gu­lar pa­ra el cine es­pa­ñol: una his­to­ria de gáns­te­res, don­de la ac­ción no da tre­gua ni un so­lo mo­men­to. Yo la he dis­fru­ta­do ya des­de los en­sa­yos. Tra­ba­jar con Da­ni de la To­rre es una go­za­da, es muy cer­cano y sa­be ha­cer­te sen­tir bien, sa­be sa­car lo me­jor de ti. Ha ha­bi­do mo­men­tos muy can­sa­dos, con tan­to ti­ro­teo y pe­leas; sin em­bar­go ha si­do muy di­ver­ti­do. Tu per­so­na­je co­nec­ta mu­cho con la ac­tua­li­dad a tra­vés de ese fe­mi­nis­mo que def ien­de. Han pa­sa­do cien años… ¡Y no he­mos avan­za­do mu­cho! Tú siem­pre uti­li­zas tu po­pu­la­ri­dad pa­ra de­fen­der la igual­dad real. Sí, pe­ro no so­lo co­mo ac­triz, sino co­mo per­so­na. A mí es­to me im­por­ta en el día a día y, co­mo gra­cias a mi pro­fe­sión pue­do ser­vir de al­ta­voz (aun­que ha­ya per­so­nas que po­drían ex­pre­sar­se mil ve­ces me­jor que yo), no du­do en ha­cer­lo. Me sa­le de for­ma na­tu­ral, veo lo que han lu­cha­do las mu­je­res de mi al­re­de­dor – co­mo mi ma­dre y mi abue­la– y to­do lo que aún que­da por ha­cer… Me tran­qui­li­za pen­sar que ca­da vez hay más gen­te que to­ma con­cien­cia del fe­mi­nis­mo, y ese es el pri­mer pa­so pa­ra cam­biar la si­tua­ción. ¿Es len­to? Des­gra­cia­da­men­te, sí. ¿Có­mo lo vi­ves co­mo ac­triz? Creo que po­co a po­co van apa­re­cien­do per­so­na­jes fe­me­ni­nos po­ten­tes que 4 a an­tes no exis­tían. Aho­ra ten­go 31 años, pe­ro a ver qué pa­sa cuan­do cum­pla diez más. Ha­ce fal­ta un hue­co pa­ra mu­je­res más ma­du­ras, que no sea­mos siem­pre la jo­ven­ci­ta de la his­to­ria. En to­das las pro­fe­sio­nes se vi­ven ac­ti­tu­des ma­chis­tas. Que en tu pro­fe­sión se es­tén po­nien­do en evi­den­cia es­tas con­duc­tas ¿ha­ce que al­go es­té cam­bian­do? Es cier­to que al­go se es­tá mo­vien­do. Con­si­de­ro im­por­tan­te que aque­llas que te­ne­mos ma­yor vi­si­bi­li­dad por nues­tra pro­fe­sión con­te­mos si nos ha pa­sa­do a no­so­tras. Por­que no es­ta­mos fue­ra de es­te mun­do. Unir­nos pue­de ha­cer que las co­sas cam­bien. Pi­sar fuer­te, sien­do co­mo desee­mos ser, po­dría ser otro ob­je­ti­vo pa­ra es­te ini­cio de cur­so. Eso tie­ne mu­cho que ver con tu per­so­na­je. No es un ca­mino fá­cil, es­tá lleno de con­tra­dic­cio­nes. Fí­ja­te en al­go tan co­ti­diano co­mo las cues­tio­nes es­té­ti­cas: por ejem­plo, a mí me cos­ta­ría no de­pi­lar­me las axi­las. Veo a otras chi­cas con ve­llo y no me im­por­ta, pe­ro a mí me cues­ta. Has­ta que lle­gue el pun­to de la li­ber­tad to­tal, in­clu­so con­mi­go mis­ma… Te au­to­im­po­nes una se­rie de tra­bas por la edu­ca­ción so­cial que he­mos re­ci­bi­do, o por los cá­no­nes con los que he­mos cre­ci­do. Otra con­tra­dic­ción ha­bi­tual pa­ra las ac­tri­ces: cuan­do asis­to a los pre­mios Go­ya, ¿por qué me pon­go za­pa­tos de ta­cón, si me due­len los pies y me sien­to in­có­mo­da? Aun­que me vea más es­ti­li­za­da con ta­co­nes, quie­ro dis­fru­tar de la no­che co­mo ha­cen mis com­pa­ñe­ros mas­cu­li­nos. Ellos pue­den bai­lar si quie­ren, mien­tras que yo lo úni­co que de­seo es sen­tar­me o ir­me a ca­sa pa­ra po­ner­me có­mo­da. En ElCon­ti­nen­tal, vuel­ves a rom­per es­que­mas dan­do vi­da a An­drea,una de las pri­me­ras mu­je­res gáns­ter. Es un per­so­na­je fuer­te, aun­que no tie­ne na­da que ver con

La som­bra de la ley. Com­par­to tra­ba­jo con Álex Gar­cía, que es un ma­fio­so que apa­re­ce en la vi­da de An­drea: ella pue­de apar­tar­se o me­ter­se de ca­be­za en el ne­go­cio, y eso es jus­to lo que ha­ce… Es dra­ma con ac­ción, mo­men­tos li­ge­ros, mú­si­ca… Es­té­ti­ca­men­te es bru­tal. Ten­go la sen­sa­ción de que Mi­che­lle Jen­ner se ha con­ver­ti­do en una ac­triz to­do­te­rreno. Lo que me gus­ta es en­fren­tar­me a pro­yec­tos que se ale­jen de lo que soy yo, que se con­vier­tan en re­tos y me ayu­den a pro­bar otras co­sas. Ne­ce­si­to sen­tir vér­ti­go an­te ca­da pa­pel, que no sea al­go fá­cil. Pe­ro no creo que ya lo se­pa ha­cer to­do, más bien, es­toy apren­dien­do. Me gus­ta la sen­sa­ción de ex­pe­ri­men­tar, tam­bién en lo per­so­nal. Es una bue­na te­ra­pia me­ter­te en la piel de otras per­so­nas y ha­cer co­sas que, de otro mo­do, no ha­rías. Tie­nes 31 años y te que­da mu­chí­si­mo por ha­cer. ¿Qué desea­rías que fue­ra lo pró­xi­mo? Tal vez no sea al­go con­cre­to, pe­ro sí al­go di­fe­ren­te: un pro­yec­to de te­rror, un mu­si­cal… Por­que creo que, cuan­do no es­tás tra­ba­jan­do, te gus­ta mu­cho ha­cer mú­si­ca. Sí, me gus­ta can­tar. En ca­sa ten­go mi­cró­fono y me­si­ta de mez­clas y ha­go co­vers de can­cio­nes a ni­vel per­so­nal. En al­gún tra­ba­jo co­mo ac­triz he can­ta­do, pe­ro no me veo pre­pa­ra­da co­mo pa­ra de­di­car­me a la mú­si­ca. La pin­tu­ra es otro de tus ta­len­tos más ocul­tos. No te creas que es un ta­len­to, lo que ocu­rre es que soy muy in­quie­ta. Pe­ro no ten­go pa­cien­cia pa­ra me­jo­rar. Me da por pin­tar y me pa­so dos me­ses ha­cién­do­lo, pe­ro co­mo me cues­ta, veo la guitarra y me pon­go a to­car­la, o a ha­cer gan­chi­llo… ¿Có­mo te ves den­tro de 20 años? ¡No lo sé, no mi­ro tan a lar­go pla­zo! Que­rría pen­sar que se­gui­ré sien­do ac­triz, que se­gui­ré ha­cien­do lo que real­men­te me gus­ta. ¿No en­tra en tus pla­nes di­ri­gir? Pues ten­go que con­fe­sar­te que sí; de he­cho, a ni­vel hobby, ten­go unas ca­ma­ri­tas y gra­bo co­sas con ami­gos o so­la… To­do lo que sea ar­tís­ti­co me atrae. ¿Y có­mo es esa Mi­che­lle que el pú­bli­co co­no­ce me­nos? Yo me veo una chi­ca muy nor­mal. No ocul­to na­da. Mi tra­ba­jo es co­mo es, pe­ro voy al súper, sa­co los pe­rros, leo, sal­go con mis ami­gos… co­mo to­do el mun­do. Vas a aca­bar el año con el es­treno de una co­me­dia ro­mán­ti­ca, Mia­mor­per­di­do. No­so­tros lo he­mos pa­sa­do muy bien ha­cién­do­la. Es la his­to­ria de una pa­re­ja que se quie­re, pe­ro que lle­ga un mo­men­to en el que tam­bién se em­pie­za a in­cor­diar. Eso sí, con­ta­do des­de el hu­mor más ab­so­lu­to. Y en el mun­do en que vi­vi­mos, reír siem­pre es­tá bien.

Mi­che­lle po­sa con un va­po­ro­so ves­ti­do de ga­sa en tono fre­sa, de Ca­ro­li­na He­rre­ra New York.¿Un an­tí­do­to pa­ra pie­les can­sa­das? Lif­tac­tiv Do­sis An­tio­xi­dan­te y An­ti­fa­ti­ga, con un 15% de Vi­ta­mi­na C pu­ra y áci­do hia­lu­ró­ni­co: tra­ta­mien­to in­ten­si­vo de 10 días pa­ra un as­pec­to jo­ven y ra­dian­te, piel fir­me, lí­neas de ex­pre­sión re­du­ci­das y ul­tra-lu­mi­no­si­dad.

(1) En el ro­da­je de La som­bra de la ley, con su di­rec­tor, Da­ni de la To­rre. (2) Su ma­dre, un re­fe­ren­te vi­tal. (3) La ac­triz ado­ra a los ani­ma­les. (4) Nues­tro con­se­jo de be­lle­za, Lif­tac­tiv Hya­lu-Fi­ller Mask, de la ga­ma Lif­tac­tiv Spe­cia­list, de Vichy: mas­ca­ri­lla de fór­mu­la con­cen­tra­da con tex­tu­ra gel y de efec­to re­lleno in­me­dia­to. Con áci­do hia­lu­ró­ni­co y le­va­du­ra de ága­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.