AL­GO NUE­VO

El País - Shopping & Style - - Reportaje -

¿Por qué el ves­ti­do de bo­da re­sul­ta uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos? Una de las tra­di­cio­nes más arrai­ga­das en asun­tos nup­cia­les es la de lle­var un ves­ti­do y unos za­pa­tos sin es­tre­nar, al­go que, por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, no siem­pre era po­si­ble allá por el siglo XIX, cuan­do se pu­so de mo­da en el mun­do an­glo­sa­jón una can­cion­ci­lla que dic­ta­ba aque­llo de “al­go vie­jo, al­go nue­vo, al­go pres­ta­do, al­go azul… y una mo­ne­da de pla­ta en el za­pa­to”. En­ton­ces, em­pren­der vi­da de ca­sa­da exi­gía ha­cer­lo des­de la pu­re­za vir­gi­nal, y es­tre­nar se con­ver­tía en la me­tá­fo­ra de la con­di­ción se­xual de la mu­jer. Tam­bién era sím­bo­lo de que la no­via de­ja­ba atrás a su fa­mi­lia de na­ci­mien­to pa­ra en­trar en la de su es­po­so co­mo una más.

Por suer­te, los tiem­pos cam­bian, y las fu­tu­ras es­po­sas no tie­nen que ren­dir cuen­tas de su vi­da pa­sa­da, ni rom­per víncu­los afec­ti­vos des­pués de dar el sí, quie­ro. Sin em­bar­go, el ritual de lu­cir al­go nue­vo el día de la bo­da per­ma­ne­ce. Por eso, los tra­jes nup­cia­les se con­vier­ten en el se­cre­to me­jor guar­da­do; tam­bién en cen­tro de to­das las mi­ra­das. De­ben ser pro­lon­ga­ción de la per­so­na­li­dad de la no­via y ha­cer, que den­tro de él, se sien­ta se­gu­ra y res­plan­de­cien­te.

Es­ta tem­po­ra­da, las gran­des fir­mas, co­mo Pro­no­vias, apues­tan por di­se­ños que se adap­tan a ca­da fi­gu­ra. Es­co­tes pro­nun­cia­dos y es­pal­das abier­tas co­bran pro­ta­go­nis­mo en los tra­jes mi­ni­ma­lis­tas. ¿Có­mo­da sin per­der ele­gan­cia? Tus alia­dos son las man­gas ex­tra­íbles, los ves­ti­dos cor­tos, los de dos pie­zas, las fal­das cru­za­das y los di­se­ños cus­to­mi­za­bles. En cuan­to a te­ji­dos, triun­fan la ga­sa y el tul, el fa­vo­re­ce­dor en­ca­je o gui­pur, el cre­pé pa­ra tra­jes de si­lue­ta si­re­na, mien­tras que el mi­ka­do y la or­gan­za se re­ser­van al cor­te prin­ce­sa.

En cuan­to a los za­pa­tos, re­cuer­da que de­ben re­sul­tar siem­pre có­mo­dos (con­vie­ne “do­mar­los” en ca­sa an­tes de la bo­da), de for­ma y ta­cón con los que te sien­tas a gus­to (pien­sa que el gran día se­rá muy lar­go) y no ne­ce­sa­ria­men­te en co­lor blan­co. ¿Un to­que de fan­ta­sía? Ve más allá de los clá­si­cos sti­llet­tos: eli­ge san­da­lias, peep-toes y bai­la­ri­nas con apli­ques de pe­dre­ría o en ma­te­ria­les de fies­ta co­mo el ra­so.

Pág. an­te­rior, Au­drey Hep­burn, be­llí­si­ma de no­via, bai­la con Fred As­tai­re en la pe­lí­cu­la Funny Face. San­da­lia de fan­ta­sía con de­co­ra­ción de per­las, de Jimmy Choo. Re­loj de oro V-Fla­re, de Ver­sa­ce. Bol­so­jo­ya de Da­niel Es­pi­no­sa Je­we­llery. Re­cor­ta­bles vin­ta­ge Wed­ding Party.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.