Via­jes.

Vi­va­mos el oto­ño a to­pe, a ser po­si­ble en ple­na na­tu­ra­le­za, con con­cien­cia eco­ló­gi­ca y un es­pí­ri­tu sostenible. Es­tos seis des­ti­nos cum­plen el ob­je­ti­vo con cre­ces.

El País - Shopping & Style - - Contents - Por Te­re­sa Mo­ra­les Gar­cía

Nos va­mos de es­ca­pa­da sostenible.

Via­jar con una con­cien­cia más res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­da con el me­dio am­bien­te no siem­pre es fá­cil. Pe­ro hay des­ti­nos que cum­plen los re­qui­si­tos que los ha­cen idó­neos pa­ra una es­ca­pa­da ver­de, co­mo es­tos que pro­po­ne­mos. To­dos ac­ce­si­bles, ase­qui­bles y sos­te­ni­bles. ¿Cuán­do nos va­mos?

FRI­BUR­GO, LA CIU­DAD VER­DE

Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial es­ta en­can­ta­do­ra ciu­dad ale­ma­na fue des­trui­da y an­te el le­ma “Rein­ven­tar­se o mo­rir”, sus ha­bi­tan­tes op­ta­ron por lo pri­me­ro. Re­cons­tru­ye­ron su pre­cio­so cas­co an­ti­guo me­die­val y con­vir­tie­ron la ciu­dad en una de las más eco­ló­gi­cas del mun­do. Los co­ches no cir­cu­lan por el cen­tro; el ni­vel de rui­do es mí­ni­mo; el trans­por­te pú­bli­co lle­ga a so­lo unos me­tros de ca­si to­das las vi­vien­das; los edi­fi­cios, las pa­ra­das de los tran­vías y has­ta el es­ta­dio del equi­po de fút­bol fun­cio­nan con pla­cas so­la­res, y cual­quier ca­sa o cons­truc­ción que se pre­cie es

LA NA­TU­RA­LE­ZA MÁS ES­PEC­TA­CU­LAR SE UNE CON LAS TRA­DI­CIO­NES, EL RE­CI­CLA­JE, LOS SA­BO­RES DE SIEM­PRE Y EL AR­TE DE VAN­GUAR­DIA PA­RA DIS­FRU­TE DEL VIA­JE­RO

ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te. No de­be­rías per­der­te el ba­rrio de Vau­ban o la es­pec­ta­cu­lar bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad, mues­tra de innovación. Por si fue­ra po­co, dis­fru­ta de sol ca­si to­do el año y es la puer­ta de en­tra­da a la Sel­va Ne­gra. El pa­raí­so del siglo XXI que ha­ce que to­do el que la vi­si­ta fan­ta­see con la idea de vi­vir en ella.

CON­CIEN­CIA AL­TER­NA­TI­VA EN BAR­CE­LO­NA

La ciu­dad ca­ta­la­na pre­pa­ra una gran ci­ta pa­ra to­dos los aman­tes de lo eco­ló­gi­co el 3 y 4 de no­viem­bre: el Po­si­do­nia Green Fes­ti­val. Un mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal con ga­nas de cam­biar con­cien­cias y con­se­guir nue­vos adep­tos pa­ra la cau­sa me­dioam­bien­tal. Y lo lo­gran con un sin­fín de ac­ti­vi­da­des: ar­te con ma­te­rial re­ci­cla­do; ta­lle­res so­bre el plástico pa­ra des­cu­brir su im­pac­to en la na­tu­ra­le­za; jue­gos in­fan­ti­les so­bre los océa­nos; street food eco­ló­gi­ca; pro­yec­cio­nes de do­cu­men­ta­les; con­fe­ren­cias, char­las, ex­po­si­cio­nes fo­to­grá­fi­cas y has­ta un pa­seo guia­do por el Puer­to de Bar­ce­lo­na pa­ra ex­pli­car la im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca de es­te en­cla­ve so­bre la ur­be. Un fin de se­ma­na pa­ra sa­lir con men­ta­li­dad re­no­va­da y re­ci­cla­da.

TROM­SØ: NA­TU­RA­LE­ZA SU­BLI­ME

De­cía Aris­tó­te­les que la na­tu­ra­le­za no ha­ce na­da in­com­ple­to ni na­da en vano, y uno de los má­xi­mos ejem­plos de su gran mis­te­rio es la au­ro­ra bo­real. Trom­sø, la ciu­dad más gran­de del nor­te de No­rue­ga, pre­su­me de ser el me­jor lu­gar pa­ra ob­ser­var es­te fe­nó­meno, de­no­mi­na­do tam­bién co­mo La Da­ma Ver­de. Po­drás ver­la dan­zan­do en el cie­lo des­de la co­mo­di­dad de tu ca­ma en un lav­vo de cris­tal (una ca­ba­ña con el te­cho trans­pa­ren­te). Al­go tan ex­ci­tan­te co­mo otra de las ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles de la zo­na: el avis­ta­mien­to de las or­cas y las ba­lle­nas jo­ro­ba­das du­ran­te los me­ses de no­viem­bre, di­ciem­bre y enero. Pe­ro en Trom­sø hay mu­cho más pa­ra res­pi­rar na­tu­ra­le­za: los pa­seos en mo­to­nie­ve, las ex­cur­sio­nes por los fior­dos, y las ru­tas en tri­neo. No que­rrás vol­ver a ca­sa, ni ale­jar­te nun­ca de la ma­dre na­tu­ra­le­za.

GOR­BEIA, VUEL­TA A LOS ORÍ­GE­NES

Po­cos lu­ga­res de la Pe­nín­su­la pre­sen­tan aún tan­ta tra­di­ción vi­va con la po­si­bi­li­dad no so­lo de ver, sino tam­bién de ha­cer. En to­da la zo­na que com­pren­de el Par­que Na­tu­ral del Gor­beia (que ocu­pa par­te de Viz­ca­ya y Ála­va) es po­si- ble vi­si­tar el ca­se­río de los Az­koa­ga, en Orozko, y apren­der

in si­tu có­mo se ha­ce el pan a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal; lla­mar a las puer­tas de la ca­sa de una pas­to­ra en Ole­ta pa­ra com­prar un que­so ex­cep­cio­nal, el de At­xe­ta, o in­clu­so li­diar per­so­nal­men­te con un re­ba­ño de ove­jas en la que­se­ría Ipi­ña­bu­ro; co­no­cer de pri­me­ra mano el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de la si­dra artesanal en la Si­dre­ría Itu­rrie­ta, en Ara­maio, y has­ta par­ti­ci­par en un ta­ller de al­fa­re­ría tí­pi­ca en el Mu­seo de la Al­fa­re­ría Vas­ca en Elo­su. Ade­más de ca­mi­nar por la mon­ta­ña y sus in­creí­bles bos­ques.

TRA­DI­CIÓN CON SA­BOR POR­TU­GUÉS

Con me­nos de mil ha­bi­tan­tes, el pe­que­ño pue­blo por­tu­gués de Alcaide, cer­ca de Fun­dão, con­si­gue desa­rro­llar to­dos los años uno de los ma­yo­res, más co­lo­ri­dos y com­ple­tos fes­ti­va­les de mi­co­lo­gía. Sor­pren­de gra­ta­men­te la di­ver­ti­da de­co­ra­ción de to­das las ca­lles del pue­blo, con fal­sas se­tas gi­gan­tes y mi­nús­cu­las; tours guia­dos pa­ra apren­der a di­fe­ren­ciar y co­ger se­tas por los bos­ques de la sie­rra de Gar­dun­ha; cla­ses de co­ci­na y de­gus­ta­ción de las di­fe­ren­tes va­rie­da­des, y la de­mos­tra­ción en vi­vo de dan­zas tí­pi­cas y ar­te­sa­nías tra­di­cio­na­les, in­clu­so en las pro­pias ca­sas de los lu­ga­re­ños. Una ex­pe­rien­cia en­tra­ña­ble con to­do el sa­bor y el aro­ma de un oto­ño muy eco­ló­gi­co (del 16 al 18 de no­viem­bre).

CÁ­CE­RES PA­RA AVENTUREROS

Es­ta épo­ca es per­fec­ta pa­ra or­ga­ni­zar una vi­si­ta a las dehe­sas ex­tre­me­ñas. Con el ho­tel Bar­ce­ló Cá­ce­res V Cen­te­na­rio co­mo cuar­tel ge­ne­ral –un em­ble­má­ti­co alo­ja­mien­to en la ciu­dad que aca­ba de ser to­tal­men­te re­no­va­do (www. barcelo.com/es)–, po­de­mos acer­car­nos a pa­ra­jes úni­cos, co­mo la fin­ca Mon­te­vie­jo, del ga­na­de­ro Vic­to­rino Mar­tín. Ade­más de la pre­cio­sa na­tu­ra­le­za, en Cá­ce­res la ex­ce­len­te gas­tro­no­mía es­tá ase­gu­ra­da. Tam­bién des­cu­bri­re­mos uno de los es­pa­cios ex­po­si­ti­vos más cu­rio­sos, el Vos­tell Mal­par­ti­da, si­tua­do en Los Ba­rrue­cos: un pai­sa­je ex­cep­cio­nal que cau­ti­vó al ar­tis­ta ale­mán Wolf Vos­tell (1932-1998) pa­ra eri­gir allí un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo, hoy re­fe­ren­te de van­guar­dia bien con­ju­ga­da, in­clu­so al ai­re li­bre, con lo tra­di­cio­nal, lo pas­to­ril y lo tras­hu­man­te. Ade­más, allí mis­mo es­tá ubi­ca­do el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de las Vías Pe­cua­rias y la his­to­ria del La­va­de­ro de La­nas. To­do un des­cu­bri­mien­to pa­ra ur­ba­ni­tas.

Pág. an­te­rior: Trom­sø, en ple­na vi­si­ta de la Da­ma Ver­de, co­mo es co­no­ci­da la au­ro­ra bo­real. Iz­da.: una de las pin­to­res­cas ca­lles de la ciu­dad de Fri­bur­go. Al la­do, ci­güe­ñas en el Par­que de Los Ba­rrue­cos, Cá­ce­res. Arri­ba: los bos­ques de Gor­beia, co­mo sa­ca­dos de cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.