Well­ness.

Si es­ta­mos de acuer­do en que la na­tu­ra­le­za es sa­bia, se­ría ab­sur­do no ba­sar­nos en ella pa­ra desa­rro­llar to­do ti­po de tra­ta­mien­tos de be­lle­za y cui­da­do cor­po­ral. Lo or­gá­ni­co tam­bién es efi­caz... Y muy pla­cen­te­ro.

El País - Shopping & Style - - Contents - Por Eva Blan­co

Tra­ta­mien­tos eco pa­ra cui­dar ade­cua­da­men­te cuer­po y men­te.

Ave­ces, aun­que so­lo sea por cam­biar la ru­ti­na, ape­te­ce cui­dar­se hu­yen­do de ele­men­tos quí­mi­cos y ar­ti­fi­cia­les y cen­trar­se úni­ca­men­te en lo na­tu­ral. Des­de ba­ñar­se en pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das en las que se ha re­crea­do el agua ma­ri­na, has­ta tum­bar­se a des­can­sar en cuevas de sal que con­tri­bu­yen a me­jo­rar afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias o de la epi­der­mis; des­de ma­sa­jes de lo­do que re­vi­ta­li­zan la piel, has­ta ma­ni­cu­ras ve­ga­nas que se con­vier­ten en una ex­pe­rien­cia mul­ti­sen­so­rial y re­la­jan­te, la na­tu­ra­le­za nos pue­de pro­por­cio­nar gran­des mo­men­tos de pla­cer cor­po­ral.

Mi­mar el cuer­po en ba­ños de mar. El mar co­mo fuen­te prin­ci­pal de re­la­ja­ción, pre­ven­ción de en­fer­me­da­des y cui­da­do ge­ne­ral del cuer­po. Esa es la ba­se so­bre la que se cons­ti­tu­ye la nue­va So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ta­la­so­te­ra­pia (SET). Los ele­men­tos quí­mi­cos del am­bien­te ma­rino se em­plean co­mo “agen­te te­ra­péu­ti­co pa­ra me­jo­rar la sa­lud y el as­pec­to fí­si­co” en tra­ta­mien­tos que, nor­mal­men­te, se ofer­tan en bal­nea­rios. Des­de al­gas –que se usan pa­ra pro­te­ger el cuer­po de vi­rus y bac­te­rias– a planc­ton, que, se­gún la SET, “con­tie­ne vi­ta­mi­nas B y E que evi­tan la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres, de­fien­de con­tra pi­ca­du­ras y apor­ta un plus de nu­tri­ción a la piel”. In­clu­so el fan­go ma­rino, ri­co en mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y pro­teí­nas, se uti­li­za en ma­sa­jes cor­po­ra­les. Sin ol­vi­dar­nos, por su­pues- to, de lo esen­cial: la re­crea­ción, en pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das, del agua del mar, cu­ya com­po­si­ción pre­sen­ta pa­ra­le­lis­mos con la del plas­ma san­guí­neo, lo que ha­ce que los nu­trien­tes se ab­sor­ban me­jor y se apro­ve­chen en be­ne­fi­cio de la sa­lud.

Pues­ta a pun­to in­te­rior en­tre pa­re­des

de sal. Y de la ta­la­so­te­ra­pia a un con­cep­to que po­dría de­cir­se ca­si her­mano: la ha­lo­te­ra­pia. De los ba­ños de mar, a las pa­re­des de sal. “Se tra­ta de una te­ra­pia na­tu­ral com­ple­men­ta­ria, que con­sis­te en re­pro­du­cir el cli­ma que hay den­tro de las mi­nas de sal me­dian­te un dis­po­si­ti­vo –lla­ma­do ha­lo­ge­ne­ra­dor– que ori­gi­na mi­cro­par­tí­cu­las de sal pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio y der­ma­to­ló­gi­cas”, se­ña­lan des­de el cen­tro Sal­tium, en Ma­drid (Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, 204). Es­tá re­co­men­da­do pa­ra po­ten­ciar la be­lle­za y la sa­lud de la piel. ¿Có­mo fun­cio­na? Las mi­cro­par­tí­cu­las se mez­clan con el ai­re de la sa­la y, du­ran­te se­sio­nes que ron­dan la ho­ra, son in­ha­la­das por los asis­ten­tes, que se mue­ven por los es­pa­cios co­mu­nes en ro­pa de ca­lle có­mo­da, o en ba­ña­dor en sa­las in­di­vi­dua­les, pa­ra ex­po­ner tam­bién la piel al con­tac­to con las par­tí­cu­las. Así, la ha­lo­te­ra­pia ayu­da a cal­mar des­de el as­ma a las aler­gias o a di­luir la mu­co­si­dad (¡muy útil pa­ra los res­fria­dos en oto­ño e in­vierno!). “Te­ne­mos clien­tes que lo usan pa­ra po­ten­ciar el ren­di­mien­to de­por­ti­vo y pa­ra hi­dra­tar la piel des­pués del ve­rano”, co­men­ta la di­rec­to­ra, Claudia Aran­go. En 2012 abrie­ron el pri­mer cen­tro de es­te ti­po de Ma­drid y ya cuen­tan con es­pa­cios en To­le­do, San­tan­der, Va­len­cia, Se­vi­lla y Hues­ca. Una de las cau­sas de es­te éxi­to es que a la sal se le une la sen­sa­ción de paz y des­co­ne­xión que pro­vo­ca el re­cos­tar­se en una cue­va ar­ti­fi­cial, con mú­si­ca sua­ve e ilu­mi­na­ción te­nue.

Hi­gie­ne fa­cial sin sa­lir de lo na­tu­ral. Siem­pre han exis­ti­do per­so­nas in­tere­sa­das en po­ten­ciar la be­lle­za sin te­ner que re­cu­rrir a quí­mi­cos ar­ti­fi­cia­les. Es el ca­so de Ginebra Mo­reno, la pro­pie­ta­ria del cen­tro Na­tu­ral Ka­ram, tam­bién en Ma­drid (An­to­nio To­le­dano, 36). En él se rea­li­zan tra­ta­mien­tos fa­cia­les, que van des­de las clá­si­cas lim­pie­zas e hi­dra­ta­cio­nes a técnicas an­ti­edad o de ilu­mi­na­ción del cu­tis. “En las gran­des ciu­da­des es­ta­mos ex­pues­tos a ele­va­dos ni­ve­les de po­lu­ción, por lo que se acon­se­ja rea­li­zar­se lim­pie­zas con una cier­ta fre­cuen­cia. Mien­tras que en otros si­tios se sue­le tra­ba­jar des­de fue­ra ha­cia den­tro, con pro­duc­tos su­per­fi­cia­les que, mu­chas ve­ces, con­tie­nen pe­tró­leo, no­so­tros uti­li­za­mos pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, ela­bo­ra­dos con bio­tec­no­lo­gía, que tra­ba­jan mu­cho me­jor a ni­vel ce­lu­lar”, se­ña­la Mo­reno. Así, es muy im­por­tan­te re­la­jar el sis­te­ma ner­vio­so pa­ra que el clien­te es­té más re­cep­ti­vo. “Otra co­sa cu­rio­sa que su­ce­de es que, tras unos cin­co me­ses de tra­ta­mien­to, mu­chas de nues­tras clien­tas op­tan por de­jar de ma­qui­llar­se, o ma­qui­llar­se me­nos. A fin de cuen­tas, cuan­do tie­nes un cu­tis bo­ni­to y lu­mi­no­so no ne­ce­si­tas po­ten­ciar­lo con una ba­se. Te pin­tas un po­co los la­bios y es­tás per­fec­ta”.

Ma­ni­cu­ra or­gá­ni­ca, to­do un

ritual. Fren­te a los mu­chos lo­ca­les de ma­ni­cu­ra low cost de re­cien­te aper­tu­ra que han pro­li­fe­ra­do en las ciu­da­des, en los que el am­bien­te es­tá car­ga­do de un fuer­te olor a quí­mi­cos, las ma­ni­cu­ras rea­li­za­das con es­mal­tes na­tu­ra­les y ve­ga­nos se per­fi­lan co­mo una gran al­ter­na­ti­va. “Em­pe­za­mos ha­ce dos años y me­dio a em­plear pin­tau­ñas or­gá­ni­cos en nues­tro sa­lón y, has­ta aho­ra, la res­pues­ta ha si­do bas­tan­te po­si­ti­va: las clien­tas sien­ten que es­tán cui­dan­do más sus ma­nos. No­tan la su­per­fi­cie de la uña más fuer­te y una me­jo­ra en las cu­tí­cu­las”, se­ña­la Patricia Me­nén­dez, pro­pie­ta­ria de Les­sen­tia Or­ga­nic Well­ness, en Bar­ce­lo­na (Bal­mes, 250 y Diagonal, 511), uno de los cen­tros que se ofer­tan en la app Treat­well. Lo que di­fe­ren­cia es­tos es­mal­tes de los tra­di­cio­na­les es que son 7

free, es de­cir, se les han qui­ta­do sie­te com­po­nen­tes quí­mi­cos (co­mo al­can­for o pa­ra­be­nos) por­que, a la lar­ga, aca­ban da­ñan­do y re­se­can­do la uña, o ha­cien­do que su su­per­fi­cie pier­da co­lor. Ade­más, son es­mal­tes ve­ga­nos, es de­cir, no han in­ter­ve­ni­do ani­ma­les en nin­gún mo­men­to de su ela­bo­ra­ción. Eso sí, to­da­vía se es­tá tra­ba­jan­do en la du­ra­ción (en torno a una se­ma­na), que es me­nor a la de un es­mal­ta­do nor­mal. “Lo que ha­ce­mos es en­fo­car la ma­ni­cu­ra co­mo una ex­pe­rien­cia que se com­ple­men­ta con aro­ma­te­ra­pia y la apli­ca­ción de acei­tes esen­cia­les. Así to­do el pro­ce­so se con­vier­te en una ex­cu­sa pa­ra un ra­to de re­lax y mi­mos”, re­ma­ta Me­nén­dez.

HAY PER­SO­NAS IN­TERE­SA­DAS EN PO­TEN­CIAR LA BE­LLE­ZA, LA RE­LA­JA­CIÓN COR­PO­RAL O LA PRE­VEN­CIÓN DE EN­FER­ME­DA­DES CON ELE­MEN­TOS NA­TU­RA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.