Por­ta­da.

El País - Shopping & Style - - Contest - ES­TI­LIS­MO ANA RO­MÉ MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA VICKY MAR­COS Y PA­BLO ROBLEDO (TEN AGENCY)

La pe­rio­dis­ta Sa­ra Car­bo­ne­ro y el mo­de­lo y ac­tor An­drés Ve­len­co­so protagonizan la cam­pa­ña Los Im­pe­ca­bles, de Cor­te­fiel. Con ellos ha­bla­mos de la mo­da y de aque­llo que lle­na sus vi­das.

SA­RA CAR­BO­NE­RO & AN­DRÉS VE­LEN­CO­SO Am­bos re­sul­tan to­do un ejem­plo de es­ti­lo: por su na­tu­ra­li­dad, su ma­ne­ra de ver la vi­da y por sa­ber ele­gir en ca­da mo­men­to el out­fit más ade­cua­do. No es de ex­tra­ñar que la pe­rio­dis­ta y el mo­de­lo (y aho­ra tam­bién ac­tor) pro­ta­go­ni­cen la nue­va cam­pa­ña de Cor­te­fiel, Los im­pe­ca­bles, ser el me­jor ves­ti­do en cual­quier oca­sión: una au­tén­ti­ca de­cla­ra­ción de prin­ci­pios per­fec­ta pa­ra es­tas na­vi­da­des.

“EN TE­MAS DE ES­TI­LO,

LA CLA­VE ES SER NA­TU­RAL, TE­NER UNA MA­NE­RA COHE­REN­TE DE VI­VIR, QUE NA­DA RE­SUL­TE IMPOSTADO”,

SA­RA CAR­BO­NE­RO

Su­ce­de un año tras otro: que­ra­mos o no, el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño se va co­lan­do por cual­quier rin­cón de nues­tras vi­das, has­ta que nos ve­mos fe­liz­men­te atra­pa­dos en la ce­na de No­che­bue­na, en la co­pa de la em­pre­sa o en la ca­bal­ga­ta de re­yes... Días don­de ha­ce­mos pro­pó­si­tos de ser bue­nos, de re­cu­pe­rar nues­tro al­ter ego in­fan­til. Sa­ra Car­bo­ne­ro (Co­rral de Al­ma­guer, To­le­do, 1984) y An­drés Ve­len­co­so (Tos­sa de Mar, Gi­ro­na, 1978) no es­ca­pan a es­ta lo­cu­ra tran­si­to­ria que su­po­ne la Na­vi­dad. Pa­ra am­bos, es­te es tiem­po de es­tar en fa­mi­lia y de crear re­cuer­dos tan en­tra­ña­bles co­mo los que lle­na­ron su ni­ñez. “Siem­pre ha si­do mi épo­ca fa­vo­ri­ta del año. En mi ca­sa, siem­pre lo he­mos ce­le­bra­do mu­chí­si­mo, con to­da la fa­mi­lia reuni­da”, di­ce la pe­rio­dis­ta. “Aho­ra nos re­par­ti­mos en­tre la mía y la de Iker [su ma­ri­do, el fut­bo­lis­ta Iker Ca­si­llas]. Y si nos te­ne­mos que que­dar en fin de año en Opor­to, don­de vi­vi­mos, nos reuni­mos con ami­gos. Aun­que tam­bién es épo­ca de sau­da­de, por­que ca­si siem­pre fal­ta al­guien... Pe­ro ahí ha­ces un es­fuer­zo por los más pe­que­ños”. Pa­ra el mo­de­lo y ac­tor, la Na­vi­dad si­gue sien­do una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra an­clar­se a sus afec­tos en Tos­sa de Mar, don­de aún si­gue abier­to el res­tau­ran­te cos­te­ro de sus pa­dres. “Son días en los que to­do el mun­do quie­re via­jar, pe­ro a mí me gus­ta es­tar tran­qui­lo allí. La ca­sa y la fa­mi­lia pa­ra mí son muy im­por­tan­tes, me po­nen los pies en la tie­rra, aun­que nun­ca he per­di­do el nor­te por­que el ejem­plo de mis pa­dres ha es­ta­do siem­pre muy pre­sen­te”, re­co­no­ce An­drés Ve­len­co­so. Aho­ra bien, la Na­vi­dad tam­bién es si­nó­ni­mo de mos­trar­nos per­fec­tos en ca­da mo­men­to. Y en ese sen­ti­do, tan­to Sa­ra co­mo An­drés pue­den dar­nos una lec­ción de es­ti­lo. Por eso, la pa­re­ja pro­ta­go­ni­za la nue­va cam­pa­ña de Cor­te­fiel, cu­yo claim no de­ja lu­gar a du­das: “Los im­pe­ca­bles, ser el me­jor ves­ti­do en cual­quier oca­sión”. Un ob­je­ti­vo muy desea­ble que, gra­cias a las nue­vas co­lec­cio­nes de la fir­ma es­pa­ño­la, se con­vier­te en una au­tén­ti­ca reali­dad.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­tar im­pe­ca­ble pa­ra vo­so­tros?

An­drés Ve­len­co­so: Sa­ber que tu look es el ade­cua­do en ca­da si­tua­ción, sin ir over the top, ni tam­po­co muy ti­ra­do. Por ejem­plo, en mi día a día, yo voy có­mo­do, con unos jeans o unos chi­nos y una ca­mi­se­ta; sin em­bar­go, cuan­do voy a un even­to o cuan­do la oca­sión lo re­quie­re, hay que es­tar a la al­tu­ra.

Sa­ra Car­bo­ne­ro: Ir im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­da no es ni ir muy arre­gla­da, ni muy lla­ma­ti­va. Es acer­tar en ca­da si­tua­ción y eso pue­de in­cluir un va­que­ro y una ca­mi­se­ta. Aun­que ¿quién no ha da­do mil vuel­tas has­ta dar con el look que, fi­nal­men­te, va­mos a lle­var? Sa­ra, tú eres re­fe­ren­te de es­ti­lo pa­ra mu­chas mu­je­res. ¿Có­mo lle­vas te­ner esa ca­pa­ci­dad de in­fluir? Es me­jor no pen­sar­lo, por­que si no sen­ti­ría una res­pon­sa­bi­li­dad de­ma­sia­do gran­de. A mí, más que apli­car­me el tér­mino in­fluen­cer, me gus­ta ins­pi­rar. Por­que es­ta pa­la­bra siem­pre en­cie­rra al­go po­si­ti­vo. Siem­pre he si­do así, an­tes in­clu­so de tra­ba­jar en te­le­vi­sión. Mi ma­dre di­ce que de pe­que­ña me en­can­ta­ba la mo­da, que era un po­qui­to pre­su­mi­da, en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra. Eso no tie­ne tru­co, la cla­ve es­tá en ser na­tu­ral y ser creí­ble con to­do lo que vis­tes, con lo que di­ces, ha­ces... es de­cir, te­ner una ma­ne­ra cohe­ren­te de vi­vir. Cuan­do me lle­gó el boom me­diá­ti­co de la te­le y del Mun­dial de Fút­bol de Su­dá­fri­ca, en 2010, me co­gió por sor­pre­sa. Pe­ro, en cues­tión de es­ti­lo, ya ves­tía así, no cam­bié por­que fue­ra un per­so­na­je más o me­nos pú­bli­co. En cuan­to a mi ma­ne­ra de ser, tam­po­co he cam­bia­do: si­go sien­do bas­tan­te tí­mi­da, in­tro­ver­ti­da…

Asus 40 años, An­drés Ve­len­co­so no pa­re­ce te­ner ni un ápi­ce de ti­mi­dez. Es­tá cur­ti­do en mil y una ba­ta­llas. Sa­be des­de ni­ño que na­da se con­si­gue sin es­fuer­zo: tie­ne el ejem­plo de sus pa­dres, due­ños de un bar de cos­ta en Tos­sa de Mar, Ca­sa An­drés, en el que to­da la fa­mi­lia aca­ba­ba echan­do una mano. Tam­po­co lo tu­vo fá­cil cuan­do de­jó sus es­tu­dios de

tu­ris­mo pa­ra pro­bar suer­te en el mun­do de la mo­da en el que, a prio­ri, no aca­ba­ba de cua­drar por su as­pec­to. ¡Qué co­sas, ese mis­mo as­pec­to que le ha con­ver­ti­do en el top es­pa­ñol con ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal! Louis Vuit­ton, Cha­nel, Jean Paul Gaul­tier y otras mu­chas fir­mas han con­fia­do en él a lo lar­go de su exi­to­sa ca­rre­ra. Sin em­bar­go, An­drés, in­quie­to y cu­rio­so, de­ci­dió em­pren­der un nue­vo ca­mino ha­ce seis años: con­ver­tir­se en ac­tor. Y, po­co a po­co, su­ma pun­tos en la in­ter­pre­ta­ción. Tras su de­but en la gran pan­ta­lla con el th­ri­ller Fin, ha pro­ba­do tam­bién la co­me­dia con Se­ñor, da­me pa­cien­cia –que, por cier­to, bien po­dría te­ner una se­gun­da par­te–. Y la fic­ción te­le­vi­si­va tam­bién ha co­bra­do im­por­tan­cia con B&B, Ed­ha y Vel­vet Co­lec­ción, don­de ha da­do vi­da a un em­ba­ja­dor ma­lo ma­lí­si­mo.

An­drés, tú sa­bes bien que a tra­vés de la mo­da trans­mi­tes men­sa­jes; aho­ra, co­mo ac­tor, tam­bién trans­mi­tes emo­cio­nes me­dian­te un per­so­na­je.

Los mo­de­los tam­bién lo ha­ce­mos; de he­cho, en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria o en la pa­sa­re­la ha­go dis­tin­tas versiones de Ve­len­co­so: du­ro, sexy, cer­cano...

¿Y qué hi­zo que un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal re­co­no­ci­do, co­mo tú, de­ci­die­ra ser ac­tor? Mu­chas ga­nas de ex­pe­ri­men­tar co­sas nue­vas. Tu­ve unos años de du­das, pe­ro pen­sé que si no lo ha­cía me que­da­ría con las ga­nas. Lo fui ma­du­ran­do y lo de­ci­dí seis me­ses an­tes de ro­dar Fin. No ha­bía es­tu­dia­do na­da, y eso fue un fa­llo, por­que me te­nía que ha­ber pre­pa­ra­do me­ses an­tes de em­pren­der el pro­yec­to. Si no te de­di­cas a la in­ter­pre­ta­ción, no te das cuen­ta de lo di­fí­cil que es y de lo pre­pa­ra­do que de­bes es­tar.

La ca­rre­ra de mo­de­lo pa­re­ce que tie­ne fe­cha de caducidad, no así la de ac­tor. ¿Un top mo­del es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el mo­men­to de des­fi­lar me­nos?

La ver­dad es que no me ima­gino tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo cuan­do ten­ga 60 o 70 años, y de ac­tor sí. Des­pués de 20 años en la pro­fe­sión, te vas pre­pa­ran­do po­co a po­co. No es al­go abrup­to, de un día pa­ra otro, vas de­jan­do de ha­cer unos tra­ba­jos y em­pren­dien­do otros. Di­ga­mos que es una for­ma pro­gre­si­va de evo­lu­cio­nar co­mo per­so­na y co­mo pro­fe­sio­nal.

Di­ces que la ac­tua­ción no es fá­cil, pe­ro tam­po­co lo fue la mo­da y la pu­bli­ci­dad cuan­do co­men­zas­te...

Sí, pe­ro cuan­do tie­nes 20 años, to­do es nue­vo pa­ra ti, tie­nes ener­gía, no te afec­tan tan­to las co­sas. Co­mo mo­de­lo, ha­ces 30 cas­tings a la se­ma­na, así que es im­po­si­ble im­pli­car­te tan­to: cuan­do te di­cen que no, te im­por­ta me­nos. Co­mo ac­tor, cuan­do te es­tá cos­tan­do que tu ca­rre­ra des­pe­gue, cues­ta más en­ca­jar las ne­ga­ti­vas. Qui­zá sea un gol­pe al ego.

D“CO­MO AC­TOR TRANSMITO EMO­CIO­NES A TRA­VÉS DE LOS PER­SO­NA­JES QUE INT ERP5RETO; TAM­BIÉN CO­MO MO­DE­LO, GRA­CIAS A AQUE­LLO QUE LLE­VO PUES­TO”, AN­DRÉS VE­LEN­CO­SO

uran­te nues­tra se­sión de por­ta­da, Sa­ra es­tá pendiente de cual­quier de­ta­lle pa­ra que to­do sal­ga a la per­fec­ción. Ha si­do un día du­ro de tra­ba­jo, pe­ro le ha­ce fe­liz co­mu­ni­car lo que su­po­ne pa­ra ella ser ima­gen de Cor­te­fiel. “Es una fir­ma muy cer­ca­na pa­ra mí, un re­fe­ren­te ya des­de pe­que­ñi­ta por­que siem­pre es­ta­ba pre­sen­te en el ar­ma­rio de mi ma­dre”. Cual­quier pren­da o com­ple­men­to que luz­ca en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, en su blog o en Ins­ta­gram (úni­ca red so­cial don­de par­ti­ci­pa y en la que cuen­ta con dos mi­llo­nes de se­gui­do­res) se con­vier­te en un must. Sin em­bar­go, lo que bus­ca, más que ser pres­crip­to­ra de es­ti­lo, es ser­vir de ins­pi­ra­ción en su mo­do de vi­da, en los li­bros que lee, en los lu­ga­res que co­nec­tan con ella y en dar apo­yo a aque­llas cau­sas so­li­da­rias en las que cree. Con­fie­sa que el año que aca­ba ha es­ta­do re­ple­to de ex­pe­rien­cias gra­tas, y sue­ña con un 2019 igual de po­si­ti­vo. Echa de me­nos el pul­so dia­rio de una re­dac­ción, así que si lle­ga un pro­yec­to en te­le­vi­sión se­rá bien re­ci­bi­do, “siem­pre y cuan­do pue­da re­gre­sar a ca­sa en el día pa­ra es­tar cer­ca de mis ni­ños”. Y, aun­que con­si­de­ra que la li­te­ra­tu­ra son pa­la­bras ma­yo­res, le tien­ta ca­da vez más la aven­tu­ra de es­cri­bir un li­bro. Co­mo di­ce, ci­tan­do a Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, “hay al­mas a las que uno tie­ne ga­nas de aso­mar­se, co­mo a una ven­ta­na lle­na de sol”. La su­ya es una de ellas.

Vi­ves con tu ma­ri­do y con tus dos hi­jos en Opor­to, pe­ro es­tás en un ir y ve­nir con­ti­nuo, con la ma­le­ta siem­pre he­cha. ¿Có­mo lo so­bre­lle­vas?

Lo lle­vo bien por­que es­ta­mos a una ho­ra de avión y eso ha­ce que sea lle­va­de­ro. Ven­go unas dos ve­ces al mes y siem­pre in­ten­to vol­ver a ca­sa pa­ra dor­mir; en es­pe­cial, des­de que ten­go a los pe­ques, que aho­ra tie­nen cua­tro y dos años. Por3suer­te, hay un vue­lo es­tu­pen­do a úl­ti­ma ho­ra del día que me per­mi­te re­gre­sar y es­tar con ellos. La ma­ter­ni­dad es ma­ra­vi­llo­sa y la es­toy dis­fru­tan­do mu­cho, pe­ro ne­ce­si­to mis es­pa­cios.

¿Có­mo te ha cam­bia­do la vi­da ser ma­dre?

Po­dría es­tar dos ho­ras con­tán­do­te lo que ha su­pues­to pa­ra mí. Me ha per­mi­ti­do co­no­cer­me a mí mis­ma mu­cho me­jor, me ha en­se­ña­do dón­de es­tán mis lí­mi­tes, mi pa­cien­cia… Des­de que soy ma­dre, re­co­noz­co que soy más mie­do­sa. ¡Soy muy dra­ma queen! Pien­so en las en­fer­me­da­des que pue­dan te­ner, en sus re­la­cio­nes en el co­le­gio… So­lo de­seo que es­tén bien y sa­nos por­que hay mu­chas co­sas im­por­tan­tes en mi vi­da, pe­ro na­da co­mo ellos. Con to­do, si po­ne­mos to­do en una ba­lan­za, ga­na lo po­si­ti­vo. Ser ma­dre ha­ce que re­la­ti­vi­ces mu­cho, que apren­das a es­ta­ble­cer prio­ri­da­des. Sin­ce­ra­men­te, creo que es lo me­jor que te pue­de pa­sar en la vi­da.

¿Y có­mo vi­vís la fa­ma en una ciu­dad pe­que­ña?

Es ma­ra­vi­llo­so por­que no exis­tes, no hay pa­pa­raz­zi, no hay pro­gra­mas del co­ra­zón… Los afi­cio­na­dos que se acer­can a Iker son muy ca­ri­ño­sos; ese ti­po de fa­ma nun­ca nos ha im­por­ta­do, que la gen­te te de­mues­tre su ca­ri­ño es fe­no­me­nal. Tam­bién ten­go que de­cir que me gus­ta mu­cho la cul­tu­ra por­tu­gue­sa: el rit­mo en Ma­drid es tre­pi­dan­te, más im­per­so­nal, pe­ro en Opor­to es to­do pu­ra slow li­fe, que es lo que me gus­ta. Allí hay muy bue­na ca­li­dad de vi­da, es co­mo un pue­blo gran­de y, pa­ra mí, que soy de un pue­blo de To­le­do, es co­mo es­tar en ca­sa. Ade­más, nun­ca ha­bía vi­vi­do al la­do del mar, y aho­ra mi ca­sa es­tá mi­ran­do al Atlán­ti­co, y es es­tu­pen­do. Es ver­dad que echa­mos en fal­ta a nues­tra gen­te. Y tam­bién mi ru­ti­na de la te­le, pe­ro ha to­ca­do así y re­co­noz­co que es­toy dis­fru­tan­do es­ta eta­pa un mon­tón. Creo que la re­cor­da­ré con sau­da­de cuan­do ter­mi­ne.

El Sa­lón de Es­pe­jos, en el He­ri­ta­ge Ma­drid Ho­tel, es lu­gar de en­cuen­tro con los ami­gos. Ve­len­co­so lle­va jer­sey de cue­llo cis­ne, pan­ta­lón de pin­zasy za­pa­tos de cor­do­nes, to­do de Cor­te­fiel. Sa­ra, es­mo­quin de sa­tén, de Cor­te­fiel, y sti­let­tos, de Jimmy Choo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.