De­co­ra­ción.

Si lu­ci­mos las me­jo­res ga­las en las fies­tas, ¿por qué no ha­cer lo mis­mo con nues­tro ho­gar? El ries­go es que es­ta Na­vi­dad nues­tros ami­gos no quie­ran sa­lir de nues­tra ca­sa.

El País - Shopping & Style - - Contest - Por Ro­sa Al­va­res

Pre­pa­ra tu ca­sa pa­ra Na­vi­dad. El pe­li­gro es que no quie­ras sa­lir de ella…

Ha­ga­mos el ejer­ci­cio de ima­gi­nar una Na­vi­dad can­tan­do vi­llan­ci­cos, or­ga­ni­zan­do ce­nas con los nues­tros o abrien­do re­ga­los… pe­ro sin el más mí­ni­mo ras­tro de es­tre­llas, re­nos, abe­tos y flo­res de pas­cua. Des­de lue­go, pa­re­ce­ría me­nos Na­vi­dad. Por­que eso que lla­ma­mos es­pí­ri­tu na­vi­de­ño se in­ten­si­fi­ca si crea­mos el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra ce­le­brar­lo. “Di­fí­cil­men­te se con­ci­be es­ta épo­ca sin el tra­di­cio­nal ár­bol, los cen­tros de me­sa o las co­ro­nas. Sí, la de­co­ra­ción y am­bien­ta­ción de los di­fe­ren­tes es­pa­cios con­tri­bu­ye a po­ten­ciar ese es­pí­ri­tu na­vi­de­ño”, ase­gu­ra el in­terio­ris­ta Jo­sé Arroyo.

Aho­ra bien, ¿có­mo con­ver­tir nues­tra ca­sa en ese lu­gar de en­cuen­tro con la fa­mi­lia, con las tra­di­cio­nes y la ilu­sión de es­tas fe­chas sin tras­pa­sar la fron­te­ra del buen gus­to? Pri­me­ra lec­ción: ¡adiós es­pu­mi­llón cu­tre, bo­las kitsch y abe­tos des­pe­lu­cha­dos! Nues­tros in­vi­ta­dos me­re­cen sen­tir­se es­pe­cia­les. ¡Y no­so­tros tam­bién! El ex­per­to ase­gu­ra que no hay ra­zón pa­ra de­jar­se in­fluen­ciar por ten­den­cias ni mo­das ya que, al fin y al ca­bo, ca­da uno tie­ne su pro­pia idea de lo que re­pre­sen­ta la Na­vi­dad: pa­ra al­gu­nos, se­rá ex­ce­so y de­rro­che; pa­ra otros, mi­ni­ma­lis­mo y con­ten­ción. La atem­po­ra­li­dad y el em­pleo de ma­te­ria­les no­bles son un buen pun­to de par­ti­da: “To­do ello arro­pa­do con pie­zas que apor­ten ca­lor y emo­ción”. Arroyo jue­ga con tex­tu­ras y ma­te­ria­les tan di­fe­ren­tes co­mo la ma­de­ra y el vi­drio, y los mez­cla con ele­men­tos na­tu­ra­les, co­mo las plan­tas y flo­res, que no de­be­rían fal­tar en nues­tras pro­pues­tas de­co­ra­ti­vas na­vi­de­ñas. “Hay que acer­car la na­tu­ra­le­za a ca­sa. Sa­lir en fa­mi­lia a pa­sear, re­co­ger pi­ñas, ho­jas se­cas… y crear cen­tros de me­sa y rin­co­nes es­pe­cia­les”, re­co­mien­da. ¿Plan­tas na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les? “De­pen­de de las ne­ce­si­da­des y de lo que se pre­ten­da, aun­que hay po­cas co­sas tan pla­cen­te­ras co­mo el aro­ma a pino, tie­rra mo­ja­da o flor re­cién cor­ta­da”.

Ra­mas de ace­bo, ve­las en­cen­di­das… y lu­ces es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­das. Por­que el gran alia­do de la de­co­ra­ción na­vi­de­ña es una ilu­mi­na­ción que re­sal­te aque­llas zo­nas ha­cia las que desea­mos atraer las mi­ra­das. Es­pe­cial mi­mo de­be­mos po­ner en real­zar el es­pa­cio de­di­ca­do a la me­sa en torno a la que nos re­uni­re­mos: “Im­pres­cin­di­bles los man­te­les de hi­lo y de­co­ra­das de for­ma ba­rro­ca. In­cluir co­lo­res tra­di­cio­na­les de la Na­vi­dad (ro­jo, ver­de, do­ra­do y pla­ta) es siem­pre una bue­na op­ción. Y no ol­vi­de­mos que los de­ta­lles siem­pre mar­can la di­fe­ren­cia: re­ga­los en­vuel­tos de for­ma es­pe­cial, men­sa­jes con bue­nos de­seos… To­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer de es­tos días los más es­pe­cia­les del año”.

1

2

7

6

4

5

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.