BAC­TE­RIA CHIC

El País - Tentaciones - - LO ÚLTIMO - Tex­to

He­mos vis­to el fu­tu­ro. Allí, plan­ta­re­mos ves­ti­dos al la­do de los to­ma­tes o los ge­ra­nios. El cham­pi­ñón se­rá el nue­vo al­go­dón, la cer­ve­za la nue­va se­da y el té sus­ti­tui­rá al po­liés­ter. ¿No te lo crees? Pues aquí tie­nes las re­ce­tas. ¡Es­to sí que es mo­da or­gá­ni­ca!

Le­ti­cia Gar­cía Cuan­do se le pre­gun­ta a un di­se­ña­dor de mo­da por sus crea­cio­nes, sue­le res­pon­der al­go pa­re­ci­do a “he uti­li­za­do mu­se­li­nas es­tam­pa­das pa­ra crear un efec­to óp­ti­co con la caí­da de las pren­das” o “to­do es­tá con­fec­cio­na­do con tin­tes na­tu­ra­les y bor­da­do a mano”. Cuan­do le pre­gun­ta­mos a Erin Smith por su úl­ti­mo di­se­ño, un tra­je de no­via, con­tes­ta: “Es­tá he­cho de mi­ce­lio, o sea, de las re­des de fi­la­men­tos que com­po­nen el cuer­po de los hon­gos. Cre­ció en mi jar­dín du­ran­te vein­te días, más o me­nos”. Smith to­da­vía no ha lo­gra­do que bro­te di­rec­ta­men­te con el es­co­te pa­la­bra de ho­nor y esa so­bre­fal­da al es­ti­lo grie­go, pe­ro sí que es­te te­ji­do, pu­ri­to cham­pi­ñón sil­ves­tre, re­sis­tie­ra el aje­treo de su bo­da. “So­lo du­ra un par de días en buen es­ta­do, pe­ro mu­chas ve­ces nos com­pra­mos co­sas pa­ra po­nér­nos­las una vez”, di­ce. Afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez es­ta­mos más con­cien­cia­dos acer­ca del uso de fi­bras or­gá­ni­cas y pro­ce­sos sos­te­ni­bles. Pe­ro a al­gu­nos no les bas­ta. “Nos es­ta­mos que­dan­do sin agua pa­ra re­gar las plan­ta­cio­nes de al­go­dón y sin pe­tró­leo pa­ra la pro­duc­ción de po­liés­ter”, ex­pli­ca vía e-mail Gary Cass, di­rec­tor de la com­pa­ñía quí­mi­ca Bioa­lloy. Él pre­fie­re uti­li­zar una ma­te­ria pri­ma de la que va­mos so­bra­dos: la cer­ve­za. “A di­fe­ren­cia del vino, es co­mo­dí­si­ma”, ase­gu­ra es­te in­ves­ti­ga­dor, quien, cons­cien­te de que su ex­pe­ri­men­to es po­co ha­bi­tual, fir­ma sus co­rreos co­mo Crazy Scien­tist (cien­tí­fi­co lo­co). La idea no re­si­de so­lo en uti­li­zar ele­men­tos or­gá­ni­cos, sino en lle­var el man­tra ‘haz­lo tú mis­mo’ has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. ¿Quién ne­ce­si­ta un Za­ra en su ba­rrio cuan­do pue­de plan­tar ves­ti­dos en la te­rra­za?

1. Me aprie­ta el cham­pi­ñón. Tran­qui­lo, les pa­sa a to­dos, in­cluí­da a Erin Smith, la fun­da­do­ra de Gro­wa­ble Gowns, una mar­ca ma­de in su jar­dín y fa­bri­ca­da con hon­gos. “La tex­tu­ra es un po­co incómoda, y se de­sin­te­gra en me­nos de un día”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, es muy ba­ra­ta (“bas­ta con plan­tar la raíz en una zo­na fér­til y cre­ce­rá una es­pe­cie de ca­pa blan­ca”) y su­pera en ra­pi­dez a cual­quier Za­ra: “En una se­ma­na hay ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra pro­du­cir un ves­ti­do”, ex­pli­ca es­ta pe­cu­liar em­pren­de­do­ra que, ade­más, es­tá con­ven­ci­dí­si­ma de que la re­vo­lu­ción tex­til es­ta­rá lle­na de se­tas: “Re­quie­ren tan po­ca agua y tan po­ca ener­gía, que aca­ba­rán tar­de o tem­prano col­gan­do de nues­tros ar­ma­rios”.rma­rios”. Has­ta que lle­gue ese mo­men­to, lo me­jor es em­pe­zar a prac­ti­car con al­go más sen­ci­llo. ¿Qué tal un co­llar de nís­ca­los?

2. Bo­te­llón to­tal look. En la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal 2015 (en Mi­lán has­ta el 31 de oc­tu­bre) exis­te un pa­be­llón bau­ti­za­do co­mo Tex­tiFood y es jus­to eso: res­tos de co­mi­da con­ver­ti­dos en te­las. Hay tra­jes de ca­fé o ca­mi­sas te­ji­das con fi­bras de na­ran­ja, pe­ro una in­ven­ción des­ta­ca: el ves­ti­do de no­che a ba­se de cer­ve­za. Mu­cho más fun­cio­nal que el de cham­pi­ño­nes y qui­zá me­nos con­cep­tual que el de té, pe­ro mu­cho más fun­cio­nal. “Tar­da dos se­ma­nas en bro­tar de mi pa­tio”, ase­gu­ra Gary Cass, su crea­dor. Por­que, sí, tam­bién se plan­ta. “Se po­ne un re­ci­pien­te con la be­bi­da y se aña­de ace­to­bac­ter, un ti­po de bac­te­ria no pa­tó­ge­na. Tam­bién se pue­de ha­cer con vino, pe­ro se rom­pe en­se­gui­da”. Ya sa­bes: a re­gar con bo­te­lli­nes.

2-4-5-6. ¡Hay una cha­que­ta den­tro de mi té! Bue­na no­ti­cia pa­ra los afi­cio­na­dos a las in­fu­sio­nes. Con un par de li­tros de té ver­de, unas diez cu­cha­ra­di­tas de azú­car (no, con sa­ca­ri­na no fun­cio­na) y una ex­tra­ña ma­sa com­pues­ta por un pu­ña­do de le­va­du­ra y un par de cien­tos de mi­cro­or­ga­nis­mos lla­ma­dos Me­du­somy­ces gi­se­vi sa­len va­rios me­tros de te­la. Y pen­sa­réis, ¿dón­de com­pro yo aho­ra cuar­to y mi­tad de bac­te­rias? Pues re­sul­ta que es­te me­jun­je de bi­chi­tos y le­va­du­ra ya se ven­de pre­pa­ra­do. Se lla­ma Kom­bu­cha y se pue­de en­con­trar en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to de ali­men­ta­ción chi­na. En teo­ría, sir­ve pa­ra ali­viar los do­lo­res gás­tri­cos y me­jo­rar la di­ges­tión, pe­ro a Suzanne Lee, una in­ves­ti­ga­do­ra cen­tra­da en el cam­po de la in­no­va­ción tex­til, se le ocu­rrió (no sa­be­mos muy bien en qué cir­cuns­tan­cias) que es­te re­me­dio na­tu­ral tam­bién po­día uti­li­zar­se pa­ra ha­cer ves­ti­dos. ¡Y te­nía ra­zón! “La mez­cla tar­da más o me­nos una se­ma­na en fer­men­tar­se y con­ver­tir­se en un te­ji­do com­ple­ta­men­te re­sis­ten­te”, ex­pli­ca. Em­pe­zó a lle­nar su co­ci­na de pis­ci­nas de té y fun­dó Bio­cou­tu­re, una con­sul­to­ría que ayu­da a mar­cas de mo­da a fa­bri­car sus pro­pias ma­te­rias pri­mas con bac­te­rias. Va­le, el as­pec­to final no es muy fa­vo­re­ce­dor (tie­ne más que ver con la tex­tu­ra de una pan­de­re­ta que con la de una ca­mi­sa) pe­ro po­der de­cir ‘ es­te ves­ti­do lo co­ci­né el do­min­go pa­sa­do’ es­tá por en­ci­ma de cual­quier ho­rror es­té­tic es­té­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.