Tá­pa­te el cor­pus

Lle­ga la mo­da mon­ja

El País - Tentaciones - - PORTADA -

Las Spi­ce Girls hi­cie­ron mu­cho da­ño en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Va­le, no se pue­de de­cir que Vic­to­ria Beck­ham, con sus bol­sos Her­més mul­ti­co­lor y su pe­lo oxi­ge­na­do, fue­ra el epí­to­me del buen gus­to. Sin em­bar­go, lo cier­to es que la pi­ja más hor­te­ra de Reino Unido si­gue sien­do pi­ja, pe­ro no hor­te­ra. De he­cho, su mar­ca ho­mó­ni­ma, crea­da en 2007, es la más ren­ta­ble de la in­dus­tria de la mo­da de lu­jo: ha cre­ci­do na­da me­nos que un 2900% (es de­cir, ca­si 30 ve­ces) en es­tos ocho años y ha ga­na­do dos ve­ces el pre­mio a la me­jor fir­ma bri­tá­ni­ca. Sí, los looks de las Spi­ce si­guen da­ñán­do­nos el ce­re­bro, pe­ro Vic­to­ria ha es­ca­la­do pues­tos dan­do car­pe­ta­zo a la os­ten­ta­ción de an­ta­ño: aho­ra ni di­se­ña (ni vis­te) un so­lo ves­ti­do por en­ci­ma de la ro­di­lla, abo­rre­ce la ly­cra, los es­tam­pa­dos chi­llo­nes y los es­co­tes. ¡Sor­pre­sa! La se­ño­ra Beck­ham es la rei­na de la mo­da pu­do­ro­sa.

Prin­ci­pos de ju­nio. Le­na Dun­ham cuelga en Ins­ta­gram una cap­tu­ra de pan­ta­lla de una con­ver­sa­ción de what­sapp con Lean­dra Me­di­ne, au­to­ra del blog The Man Re­pe

ller: “Ho­la, gua­pa. Aquí Le­na: Jen­ni quie­re sa­ber por qué aho­ra mis­mo lo más es ves­tir co­mo un ju­dío or­to­do­xo”. Res­pues­ta: “Dos pa­la­bras cor­tas, dos chi­cas ba­ji­tas: The Row”. Pa­ra pro­fa­nos en es­tas li­des, The Row es una mar­ca crea­da y ges­tio­na­da por las Ol­sen. Sí, las ge­me­las que pa­sa­ron de ni­ñas pro­di­gio de la te­le­vi­sión a ico­nos del es­ti­lo ‘va­ga­bun­do chic’. Es­ta fir­ma, es, des­pués de la de la se­ño­ra Beck­ham, la que más ha cre­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años. Y lo ha he­cho ven­dien­do sa­yos, co­mo los me­die­va­les pe­ro de se­da, cue­llos al­tos y abri­gos que arras­tran por el sue­lo. Y, mien­tras las pa­sa­re­las (con sus dos gran­des pres­crip­to­ras a la ca­be­za, Cé­li­ne y Pra­da) pro­po­nen cu­brir­se es­te ve­rano con ves­ti­dos lar­gos, ca­mi­sas to­tal­men­te abro­cha­das y cue­llos de be­bé, el pú­bli­co en­cum­bra a dos ce­le­bri­da­des que po­co tie­nen que ver con las transparencias rihan­nes­cas o las cur­vas de la Kar­das­hian: Lor­de y Tay­lor Swift. La pri­me­ra se ocul­ta ba­jo ce­rra­dos ves­ti­dos ne­gros pa­ra com­ba­tir la co­si­fi­ca­ción fe­me­ni­na en la in­dus­tria mu­si­cal. La se­gun­da, pe­se a lu­cir mi­ni­fal­da y top, ex­plo­ta el as­pec­to ano­dino y clá­si­co de una bi­blio­te­ca­ria. Has­ta Ca­ro­li­na He­rre­ra ha he­cho un lla­ma­mien­to a ta­par­se. An­te es­te pa­no­ra­ma, pa­re­ce que han pa­sa­do si­glos des­de que Mi­ley se pu­so un tan­ga de cha­rol pa­ra en­se­ñar­le al mun­do lo que era el twer­king. O des­de que Nic­ki Mi­naj hi­cie­ra de su cu­lo el me­jor re­cla­mo de su sin­gle Ana­con­da. Pe­ro, ¿y si es­ta so­bre­ex­po­si­ción de car­ne fue­ra la que nos ha lle­va­do a en­cum­brar el pu­dor, la dis­cre­ción y to­das las pren­das lar­gas y hol­ga­das? El ca­so es que to­dos, del sec­tor más un­der­ground al más co­mer­cial, es­tán re­cha­zan­do la trans­pa­ren­cia y en­co­men­dán­do­se a lo que se ha bau­ti­za­do co­mo ‘la nue­va mo­des­tia’. Clean, la lí­nea más ex­pe­ri­men­tal de la mar­ca es­pa­ño­la Kling, ba­sa su co­lec­ción del pró­xi­mo oto­ño en las pren­das que usan a dia­rio las mon­jas mer­ce­da­rias. En el otro es­pec­tro del mercado se en­cuen­tra la di­se­ña­do­ra Gra­ce Wales Bonner, una de las jó­ve­nes crea­do­ras bri­tá­ni­cas más lau­rea­das. “Mis ami­gas y yo ves­ti­mos co­mo no­vi­cias por­que es el es­ti­lo del mo­men­to. No me gus­ta en­se­ñar el cuer­po por­que creo que el ves­ti­do no tie­ne que sig­ni­fi­car se­xua­li­dad. En ve­rano me vis­to co­mo Je­su­cris­to: san­da­lias, va­rias ca­pas, un cin­tu­rón...”, de­cla­ra­ba re­cien­te­men­te es­ta gu­rú de Hack­ney. Una vez más, el que crea que es­ta ten­den­cia es co­sa de crea­ti­vos y ami­gos del lle­var la con­tra­ria, se equi­vo­ca. Si el pu­dor es el nue­vo ne­gro es, pre­ci­sa­men­te, por­que la ca­lle (o la so­cie­dad, si lo pre­fe­rís) ha de­ci­di­do que ta­pa­di­tos es­ta­mos más gua­pos. ¿Por qué, si no, ha ga­na­do La Voz

Ita­lia la her­ma­na Cris­ti­na? Una mon­ja que, di­cho sea de pa­so, ha al­can­za­do el éxi­to con una ver­sión de Li­ke a vir

gin, de Ma­don­na. Ca­sua­li­dad o no, su vic­to­ria coin­ci­dió con la ges­ta­ción de las co­lec­cio­nes mo­des­tas que he­mos vis­to pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Que se lo di­gan a Va­len­tino. Na­da más pro­pio que res­ca­tar es­te es­ti­lo en el año en que ce­le­bra­mos el quin­to cen­te­na­rio de San­ta Te­re­sa de Je­sús. Una par­te del pú­bli­co res­pon­de apo­yan­do el pu­dor. “Vi que las tien­das de mo­da se es­ta­ban con­vir­tien­do en lo­ca­les de es­ti­lo de vi­da en­fo­ca­dos a una co­mu­ni­dad con­cre­ta:

hips­ters, tom­boys, eco­lo­gis­tas... y en­ton­ces pen­sé que las mu­je­res que te­ne­mos un es­ti­lo ba­sa­do en la mo­des­tia tam­bién me­re­cía­mos nues­tro es­pa­cio”, cuen­ta Zahra Al­ja­bri,

fun­da­do­ra de Mo­de-sty, un si­tio on­li­ne mul­ti­mar­ca pa­ra clien­tas que no quie­ren in­si­nuar cen­tí­me­tros de piel. Zahra

es mu­sul­ma­na y, ob­via­men­te, su re­li­gion mar­ca la pau­ta del có­di­go in­du­men­ta­rio. Pe­ro eso no quie­re de­cir que sus clien­tes de­ban com­par­tir creen­cias. “Hay to­da una co­mu­ni­dad muy di­ver­sa al­re­de­dor de es­te es­ti­lo”, ex­pli­ca, “gra­cias a al­gu­nas blo­gue­ras, que lo han vi­si­bi­li­za­do de­mos­tran­do que se pue­de ves­tir de acuer­do a cier­tos va­lo­res y se­guir es­tan­do a la mo­da”. Una de las pio­ne­ras fue Sum­mer Al­bar­cha, más co­no­ci­da por su apo­do di­gi­tal, Hips­ter Hi­ja­bis. Sus es­ti­lis­mos, que po­seen a día de hoy 93.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram, mez­clan el ve­lo is­lá­mi­co con cha­que­tas de cue­ro y esas ca­mi­sas de cua­dros tan que­ri­das por los mo­der­nos de ma­nual. Le gus­ta lo que a to­do el mun­do, es de­cir, com­pra en Za­ra, pe­ro tam­bién en tien­das co­mo Mi­mu Ma­xi, una mar­ca neo­yor­qui­na (con se­de en el mo­derno ba­rrio de Crown Heights) ba­sa­da en el có­di­go de pu­dor de los ju­díos or­to­do­xos; ni ro­di­llas ni co­dos al des­cu­bier­to. Pe­ro lo real­men­te fuer­te es que, gra­cias al au­ge de la es­té­ti­ca mo­des­ta, la mo­da ha con­se­gui­do lo que no han lo­gra­do dé­ca­das de po­lí­ti­ca: que Al­bar­cha, lí­der del es­ti­lo jo­ven mu­sul­mán, sea la ima­gen de las cam­pa­ñas de una mar­ca ju­día. A su la­do, pro­li­fe­ra una tri­bu de mu­sul­ma­nes, mor­mo­nes, ju­díos o ca­tó­li­cos que rei­vin­di­can (ca­si siem­pre vía blog) que la fe no tie­ne que es­tar re­ñi­da con la mo­der­ni­dad. In­clu­so tie­nen li­bros de­di­ca­dos a la cau­sa, co­mo Hips­ter

Ch­ris­tia­nity. When church and cool co­lli­de (al­go así co­mo Cris­tia­nis­mo hips­ter: cuan­do la igle­sia se cho­ca con lo guay).

Y, re­pe­ti­mos, no de­man­dan nin­gu­na lo­cu­ra: no so­lo por­que las pa­sa­re­las (ag­nós­ti­cas) se­cun­dan su op­ción re­ca­ta­da; tam­bién, y so­bre to­do, por­que sus pro­cla­mas mue­ven mu­cho. Y a mu­chos: mien­tras en Flo­ri­da se lle­va ce­le­bran­do una Se­ma­na de la Mo­da Cris­tia­na des­de ha­ce ca­si cin­co años, la agen­cia Bloom­berg es­ti­ma que la mo­da mu­sul­ma­na mue­ve al año 96.000 mi­llo­nes de eu­ros. Cin­co ve­ces más que, por ejem­plo, la ro­pa de ta­llas gran­des. “Aho­ra, ade­más, las ten­den­cias apun­tan a ca­mi­sas ce­rra­das y par­tes de aba­jo más lar­gas, así que es fá­cil en­con­trar mo­da mo­des­ta”, ase­gu­ra Al­ja­bri. La ra­zón, más allá de creen­cias, tal vez re­si­da en el ci­clo mis­mo de una in­dus­tria que siem­pre se mue­ve por opues­tos y que lle­va­ba va­rias tem­po­ra­das ex­plo­tan­do el top om­bli­gue­ro y el short de en­ca­je. En cual­quier ca­so, y pa­ra los más in­cré­du­los, he aquí los da­tos apor­ta­dos por el Goo­gle fashion trends re­port: de to­das las pren­das bus­ca­das en los úl­ti­mos cua­tro me­ses, la fal­da por de­ba­jo de la ro­di­lla se en­cuen­tra en el ter­cer pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.