SA­CA AL NI­ÑO DE PA­SEO

El País - Tentaciones - - EDITORIAL - Borja Bas - Di­rec­tor de TEN­TA­CIO­NES

La gue­rra de las ga­la­xias es pa­ra ni­ños de 10 a 12 años. Vi que los cha­va­les se ha­bían que­da­do huér­fa­nos de fan­ta­sías co­mo las que te­nía­mos no­so­tros; ya no te­nían pe­lí­cu­las del Oes­te, no te­nían pe­lí­cu­las de pi­ra­tas... ni au­tén­ti­cas pe­lí­cu­las de aven­tu­ras, las de Errol Flynn y John Way­ne. Dis­ney ha­bía ab­di­ca­do de su rei­na­do so­bre el mer­ca­do in­fan­til, y na­da lo ha­bía re­em­pla­za­do. Era el mo­men­to de recuperar ese es­pí­ri­tu". Con es­tas pa­la­bras re­su­mía Geor­ge Lu­cas a Pe­ter Bis­kind, cro­nis­ta de la ge­ne­ra­ción sal­va­je que rein­ven­tó Holly­wood en los se­ten­ta, el ori­gen de la ópe­ra es­pa­cial que lo cam­bió to­do.

Hoy esos ni­ños a los que se di­ri­gía Lu­cas en 1977 tie­nen 50 años (al­gu­nos se que­da­ron en los 10 y an­dan por ahí dis­fra­za­dos de mar­cia­nos en con­ven­cio­nes de cos­play). Y Dis­ney ha res­ti­tui­do su rei­na­do y se ha he­cho con Lu­cas­Film por 3.125 mi­llo­nes de eu­ros. La ex­ci­ta­ción por el in­mi­nen­te es­treno del

Epi­so­dio VII de la sa­ga ga­lác­ti­ca ha­ce olvidar a los fans la fu­ria con la que in­va­die­ron las re­des cuan­do se hi­zo pú­bli­ca la noticia, en 2012, del re­ti­ro de Geor­ge Lu­cas en fa­vor del reino de Mic­key, al que al­gu­nos re­pre­sen­ta­ron sus­ti­tu­yen­do sus ore­jas por dos es­tre­llas de la muer­te. El pa­pá de la le­yen­da ci­ne­ma­to­grá­fi­ca la de­ja­ba en ma­nos de los gran­des es­tu­dios, trai­cio­nan­do la lu­cha de su al­ter ego Han So­lo, aquel re­bel­de con­sa­gra­do a com­ba­tir al ma­ligno Im­pe­rio (lo ha­béis adi­vi­na­do, las mal­va­das ma­cro­cor­po­ra­cio­nes).

Qué más da. Que no pa­re la má­qui­na de ha­cer di­ne­ro. La sa­ga con­ti­núa y la bús­que­da de ale­go­rías en ella tam­bién. Lu­cas lle­vó al ex­tre­mo la má­xi­ma de la cien­cia ficción: to­do lo que ves en pan­ta­lla tie­ne un equi­va­len­te en la reali­dad. Pro­ba­ble­men­te, más ate­rra­dor. El per­so­na­je del Em­pe­ra­dor, co­rrom­pi­do por el po­der, era un so­sias de Ri­chard Ni­xon. Y la tri­lo­gía en­te­ra sir­vió a mu­chos pa­ra ha­cer una lec­tu­ra de la tu­mul­tuo­sa década en la que Lu­cas ma­du­ró: el im­pla­ca­ble Im­pe­rio re­pre­sen­ta­ba a EE UU (o a Holly­wood) y los desas­tra­dos re­bel­des, al Viet­cong (o al Nue­vo Holly­wood de Scor­se­se, Cop­po­la y com­pa­ñía). El úni­co que se li­bró de se­gun­das lec­tu­ras fue Chew­bac­ca: el fiel es­cu­de­ro de Han So­lo le vino a la men­te a Lu­cas mi­ran­do a su pe­rro ejer­cer de co­pi­lo­to en uno de sus tra­yec­tos co­ti­dia­nos en co­che.

El Epi­so­dio VII, a pe­sar del se­cre­tis­mo que pre­ser­va, ya ha pro­ta­go­ni­za­do ver­gon­zan­tes exa­brup­tos so­lo por la sim­bo­lo­gía co­gi­da con pin­zas ex­traí­da del trái­ler: ¿un storm­troo­per ne­gro? –John Bo­ye­ga, a quien, por cier­to, en­tre­vis­ta­mos en nues­tras pá­gi­nas–, ¿una chi­ca con ma­yor re­le­van­cia que los pro­ta­go­nis­tas mas­cu­li­nos? In­clu­so hay quien sub­ra­ya el in­flu­jo de Ap­ple en el di­se­ño del nue­vo an­droi­de en­tra­ña­ble de la sa­ga, BB-8. El re­to an­te tan­tas su­blec­tu­ras qui­zás sea recuperar el sen­ti­do pri­mi­ge­nio al que ape­la­ba Lu­cas: dis­fru­tar la pe­lí­cu­la con la mi­ra­da lim­pia de un ni­ño.

Aquí Chew­bac­ca y un ami­go, des­can­san­do de tan­ta ba­ta­lla in­ter­es­te­lar. El fiel es­cu­de­ro de Han So­lo es­ta­ba ins­pi­ra­do en el pe­rro de Geor­ge Lu­cas, un ma­la­mu­te de Alas­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.