DE AF­TER EN EL ELÍ­SEO

El País - Tentaciones - - TENTADERO - Tex­to Víc­tor Parkas Fotos Raúl Ruz

De la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca fran­ce­sa a los clubs hay so­lo un pa­so. Ba­jo el nom­bre de DJ Mo­sey, el hi­jo de Ni­co­las Sar­kozy pa­só de as­pi­ran­te a ra­pe­ro (sin éxi­to) a pin­cha­dis­cos de EDM (con éxi­to). Eso sí, él tam­bién es fan de Car­la Bru­ni

Cuan­do, a mo­do de presentación, le ex­pli­ca­mos a Pie­rre Sar­kozy (Pa­rís, 1985) el ti­po de con­te­ni­dos que se pu­bli­can en TEN­TA­CIO­NES, bro­mea: "Ya me lo ima­gi­na­ba. Por vues­tra ro­pa, quie­ro de­cir". A no­so­tros qui­zás nos de­la­te nues­tro out­fit, de acuer­do, pe­ro el ape­lli­do de Pie­rre re­sul­ta tan diá­fano co­mo nues­tros atuen­dos: es uno de los hi­jos alum­bra­dos du­ran­te el ma­tri­mo­nio de Ma­rie-Do­mi­ni­que Cu­lio­li y, cla­ro, Ni­co­las Sar­kozy. Da la sen­sa­ción, sin em­bar­go, de que es­tos la­zos fa­mi­lia­res so­lo los co­no­ce­mos cin­co per­so­nas en to­do el lo­cal: al res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés Iki­ba­na Sa­rrià le que­dan po­cas ho­ras para ser inau­gu­ra­do, y el ir y ve­nir de téc­ni­cos ("¿Os im­por­ta po­ne­ros en otro si­tio? He de re­vi­sar esas lu­ces"), así co­mo unos mú­si­cos en pleno en­sa­yo an­tes de la aper­tu­ra, ter­mi­nan por con­ver­tir nues­tra entrevista en una ac­ci­den­ta­da yin­ca­na. En po­co más de me­dia ho­ra, cam­bia­mos de me­sa has­ta en tres oca­sio­nes, y Sar­kozy, son­ri­sa de ore­ja a ore­ja, pa­re­ce fe­liz de que na­die mues­tre más de­fe­ren­cia de la ne­ce­sa­ria por él. "Eso siem­pre me preo­cu­pó. Y no por­que me aver­güen­ce ve­nir de don­de ven­go, pues ni me abo­chor­na ni me enor­gu­lle­ce ser un Sar­kozy. Pe­ro sí que­ría ase­gu­rar­me de que la gen­te a mi al­re­de­dor, mis ami­gos, mis pa­re­jas, es­ta­ban ahí por al­go que no fue­sen mis la­zos fa­mi­lia­res", nos con­fie­sa. "Que me re­la­cio­nen con mi pa­dre no lo vi­vo co­mo un pro­ble­ma, pe­ro para pro­bar mi valía real sen­tí que ne­ce­si­ta­ba, por ejem­plo, bus­car­me un nom­bre ar­tís­ti­co con el que ha­cer lo que más me apa­sio­na­ba", ase­gu­ra Pie­rre, tam­bién co­no­ci­do co­mo DJ Mo­sey, que pre­fie­re des­viar el dis­cur­so ha­cia la mú­si­ca.

"De pe­que­ño, gra­ba­ba cin­tas a mis fa­mi­lia­res y ami­gos para com­par­tir con ellos la mú­si­ca que me gus­ta­ba. Re­co­pi­la­ba en ca­se­tes te­mas de Mar­vin Ga­ye, Dia­na Ross o Cur­tis May­field, jun­to a otros de hou­se fran­cés o hip-hop", re­cuer­da. Su pre­co­ci­dad co­mo se­lec­tor de­ri­vó, sie­te años an­tes de que su pa­dre se con­vir­tie­se en pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, en unos pri­me­ros tan­teos den­tro del cam­po de la pro­duc­ción mu­si­cal. "Con 15 años mon­té con ami­gos una ban­da de rap. Pe­ro éra­mos tan ma­los que na­die que­ría pa­sar­nos ba­ses so­bre las que can­tar. Fue en­ton­ces cuan­do, con un pro­gra­ma de or­de­na­dor muy bá­si­co, em­pe­cé a com­po­ner

beats para po­der ra­pear en­ci­ma", re­me­mo­ra, cuan­do le pre­gun­ta­mos por sus ini­cios. Lo que em­pe­zó co­mo una ne­ce­si­dad ter­mi­na­ría, años más tar­de, cris­ta­li­zan­do en pro­yec­tos tan am­bi­cio­sos co­mo el ál- bum Peace maker del ar­tis­ta hip-hop Doc Gy­né­co, don­de Pie­rre pu­so bom­bo y ca­ja co­mo pro­duc­tor. "Aun­que hace tiem­po que no pro­duz­co dis­cos de rap, si vie­nes a una de mis se­sio­nes ve­rás que to­da esa in­fluen­cia si­gue ahí, mez­cla­da con EDM que yo mis­mo edi­to en ca­sa an­tes de ca­da pin­cha­da". Po­déis co­rro­bo­rar las pa­la­bras de Sar­kozy des­de ca­sa: en el Sound­Cloud de DJ Sub Zero en­con­tra­réis Two Soul Fools, su mes­ti­za­da co­la­bo­ra­ción con es­te pin­cha­dis­cos de Miami: "Ahí me­ti­mos de to­do: hip hop, soul, hou­se… ". Aun­que em­pe­zó con 20 años en el

un­der­ground, tra­tan­do de man­te­ner su iden­ti­dad ocul­ta, des­de que se dio a co­no­cer Mo­sey-Sar­kozy se ha con­ver­ti­do en re­cla­mo para fies­tas ex­clu­si­vas de Mi­lán a Nue­va York. "En­tre pin­char y pro­du­cir, me que­do con pin­char al­go que yo mis­mo ha­ya mez­cla­do. De­di­car­te a la mú­si­ca só­lo co­bra sen­ti­do cuan­do com­par- tes el tra­ba­jo fi­nal con la gen­te". Po­cas ho­ras des­pués de es­ta entrevista, las do­tes co­mo disc­joc­key de DJ Mo­sey se­rían pues­tas a prue­ba en el mis­mo res­tau­ran­te don­de tu­vo lu­gar nues­tro en­cuen­tro. Para el pos­te­rior ma­ña­neo, eso sí, me­jor no con­tar con él. "Des­pués de po­ner mú­si­ca en una fies­ta ten­go dis­pa­ra­da la adre­na­li­na. Es co­mo si aún es­tu­vie­ra en la dis­co­te­ca, ¿sa­bes? Para re­ba­jar to­do eso, sue­lo vol­ver a mi ho­tel y po­ner­me un par­ti­do que me ha­ya per­di­do, una pe­lí­cu­la, o una se­rie". Vinyl, la pro­duc­ción de Mar­tin Scor­se­se y Mick Jag­ger so­bre la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca en los 70, le fli­pa, có­mo no. Y Car­la Bru­ni, por si os lo es­ta­bais pre­gun­tan­do, tres cuar­tos de lo mis­mo. "Es evi­den­te que su tra­ba­jo no tie­ne na­da que ver con el mío, pe­ro eso no qui­ta para que apre­cie el va­lor poé­ti­co de sus can­cio­nes", di­ce de la pri­me­ra da­ma de Fran­cia du­ran­te el man­da­to de su pa­dre. "Es una le­tris­ta es­tu­pen­da, sin im­por­tar el idio­ma que es­co­ja para es­cri­bir. Por no ha­blar de su voz. Po­drías re­co­no­cer­la en­tre mil", de­cla­ra sin atis­bo de que­rer ser di­plo­má­ti­co. No en vano, la pro­mo­to­ra de Pie­rre es Fa­ma Niang, an­ti­gua di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la pro­duc­to­ra que fi­chó a Bru­ni. La di­plo­ma­cia, no en vano, es un ne­go­cio fa­mi­liar del que – a di­fe­ren­cia de su her­mano Jean Sar­kozy– no ha que­ri­do ha­cer­se car­go. Y es que, ¿quién la ne­ce­si­ta te­nien­do una me­sa de mez­clas?

«No me aver­güen­za ser un Sar­kozy, pe­ro no quie­ro que la gen­te es­té con­mi­go por mis la­zos fa­mi­lia­res»

No va de in­cóg­ni­to; él es así. Pie­rre Sar­kozy po­sa ho­ras an­tes de pin­char en Bar­ce­lo­na con ca­za­do­ra La­cos­te, ca­mi­sa de Wran­gler, ga­fas Ray-Ban y za­pa­ti­llas Ree­bok.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.