En bus­ca del cóc­tel clandestino

Los spea­keasy o ba­res se­cre­tos se al­zan co­mo el pun­to de en­cuen­tro más desea­do para el af­ter­work o las ci­tas ex­clu­si­vas. Re­co­rre­mos Nue­va York en bus­ca de los esen­cia­les

El País - Tentaciones - - TENTADERO -

Las coc­te­le­rías clan­des­ti­nas o spea­keasy na­cie­ron en Nue­va York en los años de la ley se­ca y hoy, ca­si un si­glo des­pués, reviven con más fuer­za que nun­ca para quie­nes bus­can una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­cial en bus­ca del cóc­tel per­fec­to. A ve­ces bas­ta con to­car un tim­bre y que to­do un mun­do des­co­no­ci­do (y al­go ca­na­lla) se abra an­te nues­tros ojos. Ejem­plo per­fec­to de ello es el PDT (Plea­se Don’t Tell) una de las me­jo­res coc­te­le­rías de Man­hat­tan, es­con­di­da tras un dis­cre­to lo­cal de pe­rri­tos ca­lien­tes en el East Vi­lla­ge, a la que se ac­ce­de a tra­vés de una puer­ta ocul­ta en una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca vin­ta­ge. O Apot­he­ke, en una an­ti­gua far­ma­cia en Chi­na­town, que cuen­ta has­ta con su pro­pia aca­de­mia de mi­xó­lo­gos.

Muy cer­ca, en Es­sex Street, Beauty & Es­sex trans­mu­ta la plan­ta ba­ja de una tien­da de em­pe­ños en un ex­clu­si­vo club. Otras dos im­pres­cin­di­bles si que­re­mos sen­tir la ex­ci­ta­ción clan­des­ti­na de los lo­cos años vein­te: The Bath Tub Gin, bau­ti­za­do en ho­me­na­je a las gi­ne­bras des­ti­la­das en ba­ñe­ras du­ran­te

Tex­to Car­la Gin la ley se­ca (al­gu­nas ador­nan el lo­cal), y The Camp­bell Apart­ment, ubi­ca­do en la es­pec­ta­cu­lar plan­ta ba­ja de la Grand Cen­tral Sta­tion.

Tam­bién hay se­cre­tos a vo­ces. Lu­ga­res ex­clu­si­vos don­de ver y ser vis­to en la noche neo­yor­qui­na más ex­clu­si­va y ca­na­lla. En el Ro­se Bar te pue­des to­mar un gin fizz jun­to a la chi­me­nea y la me­sa de bi­llar ro­dea­do de obras de Warhol, Bas­quiat o Julian Sch­na­bel. En la mis­ma li­ga jue­ga el Death & Co, con

bar­ten­ders for­ma­dos en au­tén­ti­cos tem­plos co­mo Pe­gu Club y Fla­ti­ron Lounge, que sir­ve cóc­te­les fue­ra de car­ta co­mo el de gi­ne­bra con ab­sen­ta. Y si bus­cas el per­fec­to af­ter­work, de­bes su­bir a lo al­to del ho­tel The Stan­dard. Su Roof Top Bar, con una es­té­ti­ca de­có fu­tu­ris­ta, ofre­ce una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos de Man­hat­tan y el río Hud­son. En él se ce­le­bró el af­ter party de la úl­ti­ma ga­la del MET con ac­tua­ción in­clui­da de Lady Ga­ga. Nue­va York tie­ne es­tas y mu­chas otras sor­pre­sas. Bas­ta con sa­ber a qué puer­tas se­cre­tas lla­mar. •

De Man­hat­tan al mun­do. Los spea­keasy han ate­rri­za­do en Es­pa­ña. En Ma­drid es­tá A de Ar­za­bal (con re­ser­va­dos para so­cios) o El Back (un pi­so al que se ac­ce­de con re­ser­va pre­via). Y en Bar­ce­lo­na, el Spea­keasy, un clá­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.