Aquí, su­frien­do

La ima­gen vir­tual, re­fle­ja­da en la pan­ta­lla, ya pue­de mos­trar lo que quie­ra. En­fren­te, en la vi­da real, lo es­ta­mos ha­cien­do to­do mal

El País - Tentaciones - - SUMARIO - Tex­to Juan So­to Ivars Ilus­tra­ción Mons­truo Es­pa­gue­ti

Cuan­do los veo tan son­rien­tes ob­ser­vo lo que pa­sa des­pués y me da por reír. Es­ce­nas co­mo la que voy a des­cri­bir se re­pro­du­cen ca­da día en la ciu­dad don­de vi­vo, en ca­da ca­lle, cuan­do voy a com­prar el pan o a por ta­ba­co en el chino de ur­gen­cia. Bar­ce­lo­na es un es­tu­dio de fo­to­gra­fía ca­lle­je­ro. Ria­das de car­ne, en­tre­ga­das a la ta­rea de son­reír an­te la cá­ma­ra, es­ti­ran el pa­lo que les ha ven­di­do un pa­quis­ta­ní en la pla­zue­la y es­ti­ran más to­da­vía los múscu­los fa­cia­les o mues­tran el sím­bo­lo de la vic­to­ria.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de ha­cer la foto las ca­ras se po­nen se­rias, las son­ri­sas se des­va­ne­cen en re­ce­lo, los ojos son sa­té­li­tes es­pía al­re­de­dor de las ór­bi­tas. Ame­na­zan­tes, ro­dean el te­lé­fono y es­cru­tan la pan­ta­lla, fis­ca­li­zan si el sel­fie hace jus­ti­cia a la idea de un via­je apa­sio­nan­te. Ne­go­cian en­tre sí. Es fun­da­men­tal que to­dos los con­tac­tos de Fa­ce­book rom­pan a sa­li­var de en­vi­dia cuan­do vean la foto. So­por­tar la san­gría he­dion­da, la pae­lla de con­tra­cha­pa­do, las es­ta­fas de chi­rin­gui­to, las pi­ca­du­ras de los in­sec­tos, to­do eso es par­te de la cam­pa­ña de mar­ke­ting vi­tal, del ro­da­je. Una aven­tu­ra fa­bu­lo­sa en la ciu­dad más lo­ca del Me­di­te­rrá­neo.

No les im­por­ta la ex­pe­rien­cia sino la re­com­pen­sa in­tan­gi­ble, la res­pues­ta in­me­dia­ta pla­ga­da de smi­les y co­ra­zon­ci­tos, el gua­pa-gua­pa co­mo de se­ño­ras que ven pa­sar a la in­fan­ta. Ti­ra­ni­za­dos por su Íta­ca, arras­tran por to­do el pe­ri­plo sus ma­mas ex­haus­tas en una yin­ca­na pe­ga­jo­sa, em­ba­dur­na­dos de cre­ma de pro­tec­ción so­lar que en reali­dad es un me­jun­je lu­bri­can­te para pe­ne­trar en la po­pu­la­ri­dad.

I gual cuan­do van a restaurantes y sa­can la foto de la co­mi­da que van a me­ter­se en­tre pe­cho y es­pal­da con el ges­to des­an­ge­la­do y la mi­ra­da per­di­da. Ro­bots que se ali­men­tan y ali­men­tan al mis­mo tiem­po el es­tó­ma­go inago­ta­ble de la ce­le­bra­ción vir­tual. ¿As­pi­ran a lle­nar la pan­za de los de­más? No, in­ten­tan nu­trir su ima­gen pú­bli­ca, que es una obe­sa, y por eso los ve­rás me­ter­se en la bo­ca la co­mi­da que han fo­to­gra­fia­do mien­tras re­pa­san, mó­vil jun­to al pla­to, el ban­que­te de re­tuits y de fe­li­ci­ta­cio­nes. Ojo, si el pri­mer pla­to tu­vo po­ca re­per­cu­sión ha­brá que co­lo­car­le al se­gun­do un fil­tro de Instagram di­fe­ren­te, otro ade­re­zo, un po­co más de pi­mien­ta o de sal.

Co­mer y ser co­mi­do al mis­mo tiem­po. Or­quí­dea fan­tas­ma en lo más apar­ta­do de la jun­gla. Ma­na­da de se­res hu­ma­nos, "aquí, su­frien­do", co­mo san­tos con un es­tig­ma de plás­ti­co y gra­feno. Obli­gar­los a vi­vir sin el te­lé­fono se­ría con­de­nar­los a una vi­da pe­li­gro­sa, pe­ro lo más alu­ci­nan­te es que an­tes y des­pués de la foto lo es­tán ha­cien­do to­do mal. Cuan­do se aca­ba la ba­te­ría se ter­mi­na el oxí­geno de la na­ve es­pa­cial.

A ve­ces se le po­ne a un ru­bio la mi­ra­da lo­ca y co­lo­ca el li­bro en­ci­ma de las pier­nas para que la pla­yi­ta apa­rez­ca en se­gun­do plano en la foto, o de­ja que el he­la­do se de­rri­ta por­que no ha con­se­gui­do una bue­na to­ma a la pri­me­ra, o ta­po­na la sa­li­da del ae­ro­puer­to por­que quie­re apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de ha­cer­se una foto en la que se vea cla­ra­men­te el car­tel de Ma­drid Adol­fo Suá­rez.

Lo que cuen­to, es­te pro­ce­so de lo­cu­ra co­lec­ti­va, se in­ten­si­fi­ca con el ca­lor del ve­rano. In­fi­ni­tos cor­púscu­los se apro­xi­man a nues­tras ciu­da­des para ha­cer­lo to­do mal. Gam­be­rro mal, na­die se cree esa ca­ra de ra­pe­ro que po­nes; si­ba­ri­ta mal, ni si­quie­ra sa­bes lo que es­tás co­mien­do; fes­ti­va­le­ro mal, que la mú­si­ca no aca­lle tus ga­nas de des­ta­car; enamo­ra­do mal, has mi­ra­do más mi­nu­tos a tu chi­ca por la pan­ta­lla que a tra­vés de los ojos del amor.

Un día to­dos va­mos a ser vie­jos. Los mo­men­tos que nos se­cues­tró la cá­ma­ra se ha­brán po­dri­do co­mo flo­res de li­rio en­tre las pá­gi­nas de un best se­ller ba­ra­to. Al­gu­na vez nos pre­gun­ta­re­mos qué ha­cía­mos mien­tras se iba la vi­da por las re­des y no que­da­rá na­die en Twit­ter que nos pue­da res­pon­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.