Suél­ta­lo, suél­ta­lo

El País - Tentaciones - - SUMARIO - Bor­ja Bas - Di­rec­tor de TEN­TA­CIO­NES

Sea­mos ho­nes­tos: que Dis­ney con­vier­ta a El­sa, la pro­ta­go­nis­ta de Fro­zen, en una prin­ce­sa abier­ta­men­te les­bia­na es un sue­ño irrea­li­za­ble. Ya es­ta­réis al tan­to de la po­lé­mi­ca: hace unas se­ma­nas, una fan de la pe­li pro­po­nía que para la se­cue­la (que lle­ga­rá a los cines en 2018), Dis­ney de­rri­ta el co­ra­zón de hie­lo de El­sa con una no­via. El hash­tag, #Gi­veEl­saAGirl­friend, pren­dió co­mo la pól­vo­ra su­man­do tan­tos par­ti­da­rios co­mo de­trac­to­res. A po­cos se nos es­ca­pó en su mo­men­to que aquel can­to de la "rei­na en un reino de ais­la­mien­to y so­le­dad" re­cha­za­da por ser di­fe­ren­te (re­cor­de­mos, el fa­mo­so "suél­ta­lo, suél­ta­lo, no lo pue­do ya re­te­ner…") ser­vía co­mo me­tá­fo­ra per­fec­ta de una sa­li­da del ar­ma­rio. Un va­lor que su­mar al fi­nal di­fe­ren­cial de la cin­ta más exi­to­sa de la his­to­ria de Dis­ney, que pa­sa­ba por al­to al prín­ci­pe con­quis­ta­dor en fa­vor del amor ver­da­de­ro en­tre dos her­ma­nas.

To­do tan ideal y tan fe­mi­nis­ta que se­ría inocen­te pensar que la ma­cro­cor­po­ra­ción de en­tre­te­ni­mien­to in­fan­til se atre­va a ir más allá, por mu­cho que ten­ga tam­bién le­gio­nes de se­gui­do­res en la co­mu­ni­dad LGBTI (les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les, tran­se­xua­les, in­ter­se­xua­les). ¿Para qué au­to­sa­bo­tear la ta­qui­lla plan­tean­do un dis­cur­so tan osa­do e in­clu­si­vo en una cin­ta fa­mi­liar? ¿Os ima­gi­náis la pas­ta que per­de­rían so­lo en la caí­da de ven­tas por mer

chan­di­sing? ¿La can­ti­dad de pa­dres te­me­ro­sos de la de­vo­ción de sus hijas por El­sa que evi­ta­rían esa mu­ñe­ca les­bia­na en el ca­jón de los ju­gue­tes? Son con­ta­dí­si­mos los ejem­plos en los que la ani­ma­ción para el gran pú­bli­co va des­co­rrien­do la puer­ta del ar­ma­rio. El más so­na­do, qui­zás, ver­ba­li­zar la ho­mo­se­xua­li­dad de Smit­hers, el la­ca­yo del se­ñor Burns en Los Sim­pson (ejem, 27 tem­po­ra­das des­pués). Y ca­si siem­pre van di­ri­gi­dos al pú­bli­co adul­to, ca­paz de pi­llar­le el chis­te.

Al­go tan anec­dó­ti­co co­mo la se­xua­li­dad de una he­roí­na Dis­ney pue­de trans­for­mar­se en la me­jor ar­ma para plan­tar ca­ra a lo he­te­ro­nor­ma­ti­vo (es de­cir, la asun­ción de lo he­te­ro­se­xual co­mo úni­co mo­de­lo so­cial­men­te acep­ta­ble) y a la ho­mo­fo­bia. Hace unos días, la aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal por los de­re­chos de los gays ILGA, re­cor­da­ba que las re­la­cio­nes en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo si­guen sien­do to­da­vía de­li­to en 75 paí­ses, y que en sie­te de ellos es­tán con­de­na­das a muer­te. Por eso sorprende que ha­ya tan­ta re­sis­ten­cia en un am­plio sec­tor de la so­cie­dad por edu­car en el res­pe­to a la di­ver­si­dad se­xual.

No me re­fie­ro a esa to­le­ran­cia de bo­qui­lla que pue­de es­gri­mir has­ta el más reac­cio­na­rio en un mo­men­to de aprie­to. Sino a evi­tar que en nues­tro país un pro­fe­sor abier­ta­men­te gay ten­ga que rea­li­zar un pe­re­gri­na­je por es­cue­las ex­po­nien­do su ca­so para evi­tar que se ha­ga bull­ying a com­pa­ñe­ros de cla­se "di­fe­ren­tes". O a que ár­bi­tros de fút­bol que se ani­men a sa­lir del ar­ma­rio (de fut­bo­lis­tas me­jor ni ha­ble­mos) aca­ben di­mi­tien­do por­que has­ta los cha­va­les, de la mano de sus pa­dres, les lla­men "ma­ri­cón" en el cam­po. Así que, señores de Dis­ney, por fa­vor, pien­sen en la opor­tu­ni­dad que tie­nen de ha­cer his­to­ria de ver­dad (no só­lo nú­me­ros) an­tes de plan­tar­le a El­sa un prín­ci­pe pe­cho pa­lo­mo al la­do, por mu­cho en­vol­to­rio gay­friendly que le pon­gan.

La prin­ce­sa El­sa, de Fro­zen, an­te una atí­pi­ca tar­ta nup­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.