Adió­sa las re­des so­cia­les

El País - Tentaciones - - INTERNET -

Que­ri­dos lectores del año 2030, ve­ni­mos en son de paz des­de el pa­sa­do. En con­cre­to des­de el re­mo­to 2016, cuan­do Pa­blo Igle­sias to­da­vía no do­mi­na­ba la Vía Lác­tea y Mark Zuckerberg no ha­bía com­pra­do Ma­ri­na d’Or. Nues­tra mi­sión es tras­cen­den­tal: con­tar có­mo evo­lu­cio­na­rán las re­des so­cia­les. Ojalá os en­tre la ri­sa flo­ja al leer­nos por­que, si acer­ta­mos, ¡la co­sa da mie­di­to! He­mos con­sul­ta­do os­cu­ros pa­pi­ros y ha­bla­do con fi­ló­so­fos, ana­lis­tas, pro­fe­tas e in­clu­so con un adi­vino vir­tual de la es­tir­pe de Zol­tar (pe­ro no nos ha sa­ca­do de du­das). Aquí van nues­tros au­gu­rios

1. Twit­ter se que­da­rá vie­juno (y de­cir vie­juno tam­bién)

Có­mo lo pe­ta­ban Nets­ca­pe, Ly­cos y Ozú, ¿eh? ¿No sa­béis de qué ha­blo? Sois unos yo­gu­ri­nes. Hu­bo un tiem­po en que esos nom­bres lo eran to­do en In­ter­net. ¿Qué pa­sa­rá con las re­des so­cia­les que aho­ra pa­re­cen eter­nas? "Twit­ter y Fa­ce­book no se­rán de­ma­sia­do im­por­tan­tes, co­mo Yahoo!, Mi­cro­soft o AOL". Lo di­ce Evan Hens­haw-Plath por Sky­pe, y sa­be de lo que ha­bla. Co­fun­da­dor de Twit­ter, su pri­mer tuit da­ta del 21 de mar­zo de 2006: "Just

set­ting up my twttr". Lo mis­mo es­cri­bió otro de los pa­dres de la cria­tu­ra, el mul­ti­mi­llo­na­rio Jack Dor­sey. Jus­to an­tes de que la com­pa­ñía mul­ti­pli­ca­ra su va­lor en Bol­sa, Evan ven­dió sus ac­cio­nes por unos 6.000 eu­ros y se com­pró un co­che de se­gun­da mano. No tu­vo mu­cho ojo, pe­ro aho­ra afi­na más: "Con ca­da cam­bio hay una trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, y Twit­ter y Fa­ce­book no van a po­der adap­tar­se a lo nue­vo. Por eso com­pran What­sApp, Ocu­lus, Pe­ris­co­pe… ne­ce­si­tan nue­vas pla­ta­for­mas por­que sa­ben que no pue­den adap­tar­se por sí mis­mas". Fren­te a Snap­chat o Instagram, por ejem­plo, Fa­ce­book y Twit­ter em­pie­zan a an­qui­lo­sar­se. ¿Qué se­rá lo nue­vo? Na­ta­lia Flo­res, 'ci­ru­ja­na di­gi­tal' de la agen­cia Es­tá Pa­san­do, arries­ga un par de nom­bres. El ano­ni­ma­to y lo efí­me­ro ga­nan pro­ta­go­nis­mo: "En Whis­per el prin­ci­pal en­gan­che es co­ti­llear y com­par­tir se­cre­tos de for­ma anó­ni­ma; y Ga­la­xia hace po­si­ble crear múl­ti­ples per­fi­les se­gún las dis­tin­tas fa­ce­tas de tu iden­ti­dad que quie­res mos­trar". •

2.

Con­tex­tua­li­za, que al­go que­da

So­mos po­li­fa­cé­ti­cos (y al­gu­nos, re­na­cen­tis­tas): afi­cio­nes, via­jes, fies­tas, tra­ba­jo, fa­mi­lia, es­tu­dios, juer­ga… Las re­des so­cia­les se adap­ta­rán a nues­tros 'yoes'. "El con­tex­to es re­le­van­te: si en la vi­da real pre­sen­ta­mos di­fe­ren­tes ca­ras se­gún el ám­bi­to en el que nos mo­ve­mos, en la vi­da vir­tual de­be­ría­mos po­der ha­cer lo mis­mo", apun­ta Flo­res. Ten­dre­mos una iden­ti­dad di­gi­tal gra­dual, des­de la más glo­bal (para tra­tar los pro­ble­mas del mun­do), pa­san­do por lo lo­cal y lle­gan­do a lo más ín­ti­mo. En esa gra­da­ción de iden­ti­da­des, la dis­tan­cia se­rá lo de me­nos. Ni glo­bal, ni lo­cal: glo­cal. Lo ex­ten­so se­rá in­ten­so, y vi­ce­ver­sa. Y to­do eso hay que con­tar­lo a los cua­tro vien­tos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.