La de­mo­ni­za­ción de la lor­za

Ni el crea­dor de Fa­ce­book se li­bra del ro­bo ma­si­vo de con­tra­se­ñas en las re­des so­cia­les

El País - Tentaciones - - SUMARIO -

Mu­chos ha­ce­mos lo mis­mo. Eso de te­ner una con­tra­se­ña pa­ra ca­da si­tio, con ma­yús­cu­las y nú­me­ros, es un en­go­rro. Pe­ro si eres el crea­dor de la red so­cial más po­de­ro­sa del pla­ne­ta, que­da mal que te ro­ben tu password co­mo a cual­quier min­dun­di. Más to­da­vía si se des­cu­bre que tu pa­la­bra segura es "da­da­da". A Mark Zuc­ker­berg le hac­kea­ron así sus cuen­tas de Lin­ke­dIn (¿de ver­dad la ne­ce­si­ta?), Twit­ter y Pinterest. Si hu­bie­se caí­do la de Fa­ce­book, ha­bría si­do de tra­ca. Al me­nos no le ro­ba­ron sus sel­fies des­nu­do, co­mo a Scar­lett Johans­son (por se­gun­da vez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.