M.I.A. con­tra el sis­te­ma

"¿Por qué no te apun­tas al gim­na­sio?", di­cen. Pe­ro, ¿no va sien­do ho­ra de que ca­da uno ha­ga lo que quie­ra con su cuer­po?

El País - Tentaciones - - SUMARIO - Texto Jo­sé Con­fu­so Ilustración Mons­truo Es­pa­gue­ti

Na­da ani­ma me­jor el día que una bue­na pe­lea twit­te­ra. Es el pa­raí­so de la pro­cras­ti­na­ción. El per­der el tiem­po de to­da la vi­da, va­mos. Ho­ras muer­tas ob­ser­van­do co­mo desconocidos, fa­mo­sos, po­lí­ti­cos o es­tre­llas de la te­le­vi­sión en­tran al tra­po con las men­cio­nes suel­tas y los ca­rac­te­res on fi­re. Vo­yeu­ris­mo en es­ta­do pu­ro. Aun­que, cla­ro, el pe­li­gro de sen­tar­se a ob­ser­var de­ma­sia­do cer­ca del ba­rro es que uno, al fi­nal, pue­de aca­bar sal­pi­ca­do. In­to­xi­ca­do por ese run run —que can­ta­ba Ada Co­lau— que le obli­ga a pen­sar y po­si­cio­nar­se. ¡Có­mo si no tu­vié­se­mos ya su­fi­cien­tes que­bra­de­ros de ca­be­za en la era mi­llen­nial! La mo­der­ni­dad, de ver­dad, es ago­ta­do­ra.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, des­per­ta­ban las re­des so­cia­les de nue­vo en ple­na ba­ta­lla cam­pal por cul­pa del fat sha­ming. Ya sa­ben, esa ten­den­cia tan en au­ge de se­ña­lar con el de­do a las per­so­nas con so­bre­pe­so y cri­ti­car­las de for­ma pú­bli­ca, asu­mien­do que to­dos sus ki­los se de­ben a la com­bi­na­ción de de­ja­dez y co­mer a dos ca­rri­llos. El mo­ti­vo, en aquel mo­men­to, fue la pu­bli­ca­ción del li­bro No

hay ex­cu­sas, de Fran­cesc Gas­có, un vo­lu­men don­de el au­tor cuen­ta qué mo­ti­vó su cam­bio fí­si­co y có­mo lo reali­zó con en­tre­na­mien­to y die­ta, pe­ro bien po­dría ha­ber si­do cual­quier otro. Una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria con una mo­de­lo de ta­llas gran­des, un fa­mo­so que ha co­gi­do pe­so o un ar­tícu­lo en The Guar­dian, uno de los pe­rió­di­cos más con­cien­cia­dos con el te­ma. El mo­ti­vo es lo de me­nos pa­ra de­jar sa­lir la bi­lis twit­te­ra.

La de­mo­ni­za­ción de la lor­za es­tá a la or­den del día. Los par­ti­da­rios del múscu­lo con­tra los de­trac­to­res de la man­cuer­na. Los que con­si­de­ran que es­tos men­sa­jes no son más que una for­ma de mo­ti­var a las per­so­nas con so­bre­pe­so pa­ra que se pon­gan en for­ma —el so­co­rri­do "es por tu sa­lud"— y los que en­tien­den que se tra­ta de otra for­ma de in­cre­men­tar la pre­sión so­cial so­bre los que se ale­jan de los cá­no­nes es­té­ti­cos im­pe­ran­tes —¿y si es­toy con­ten­to con mi cuer­po? ¿Y si es­tos ki­los sí me re­pre­sen­tan?—. El de­ba­te, co­mo ven, pro­me­te. Y no crean que es al­go que vie­ne con las re­des so­cia­les. En el me­tro de Londres lle­ga­ron a re­par­tir­se fo­lle­tos con el le­ma "no es glan­du­lar, es tu glo­to­ne­ría", don­de se "ani­ma­ba" a las per­so­nas con so­bre­pe­so a de­jar de en­gu­llir pa­ra sen­tir­se "del­ga­das, fe­li­ces y en­con­trar una pa­re­ja". Lo­cu­ra en es­ta­do pu­ro.

Ca­da día pro­li­fe­ran co­mo es­po­ras es­tas con­sig­nas des­ti­na­das a que las per­so­nas con so­bre­pe­so —o con un fí­si­co no tan re­ple­to de múscu­los— cam­bien su for­ma de vi­da y abra­cen las bon­da­des del ejer­ci­cio. "Apún­ta­te al gim­na­sio. Te irá bien". Co­mo si unos ab­do­mi­na­les de ace­ro fue­sen la so­lu­ción a to­dos nues­tros pro­ble­mas. Co­mo si el triun­fo en la vi­da de­pen­die­se de un quí­ta­me de aquí es­tos car­bohi­dra­tos. Ol­vi­da­mos que, de­trás de ca­da si­tua­ción, hay un con­tex­to que des­co­no­ce­mos. Que, de­trás de ca­da as­pec­to ex­terno, hay un tras­fon­do psi­co­ló­gi­co que no po­de­mos pre­juz­gar. ¿Y si esa per­so­na a la que le he­mos "re­co­men­da­do" que se suba a la elíp­ti­ca tie­ne pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma que de­be so­lu­cio­nar an­tes de ini­ciar un cam­bio fí­si­co? Tal vez no sea és­ta la me­jor for­ma de ayu­dar­le.

Por su­pues­to que man­te­ner una vi­da ac­ti­va, con die­ta equi­li­bra­da y ejer­ci­cio fí­si­co, es sa­lu­da­ble. Por su­pues­to que el so­bre­pe­so pue­de aca­rrear pro­ble­mas fí­si­cos y de­be­mos evi­tar­lo. Y por su­pues­to que el ejem­plo de al­guien que con­si­de­ra­mos cer­cano pue­de ayu­dar­nos a con­se­guir­lo. Pe­ro, ¿y si cambiamos es­tos co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos que sol­ta­mos con tan­ta li­ge­re­za por al­go más cons­truc­ti­vo? ¿Y si tra­ta­mos de re­du­cir, aun­que sea un po­co, la pre­sión que ejer­ce­mos so­bre los de­más? Igual va sien­do el mo­men­to de de­jar que ca­da uno ha­ga lo que le ape­tez­ca con su cuer­po. De en­ten­der que no he­mos lle­ga­do a 2016 —¿hola? ¿Y las na­ves es­pa­cia­les?— pa­ra se­guir fo­men­tan­do la mis­ma ti­ra­nía de dé­ca­das pa­sa­das. Cam­biar las tor­nas es­tá en nues­tra mano. ¿Tan­to nos cues­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.