Cla­se crea­ti­va

En DIS Ma­ga­zi­ne te es­tán va­ci­lan­do

El País - Tentaciones - - SUMARIO - Tex­to Ma­rio Ca­nal Fo­to Sa­bi­ne Reit­maier

Es un pre­fi­jo y tam­bién un nom­bre. Y un ad­je­ti­vo. Y una pá­gi­na web y un co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co ra­di­ca­do en Nue­va York y for­ma­do por los trein­ta­ñe­ros Lau­ren Boy­le, Da­vid To­ro, So­lo­mon Cha­se y Mar­co Ro­so, es­pa­ñol es­te úl­ti­mo a quien con­se­gui­mos se­cues­trar pa­ra es­ta en­tre­vis­ta du­ran­te la se­ma­na de aper­tu­ra de la 9ª Bie­nal de Ber­lín, de la que han si­do co­mi­sa­rios y que se pue­de vi­si­tar has­ta el 18 de sep­tiem­bre. Por su­pues­to, DIS tam­bién son los

in­fluen­cers más in­flu­yen­tes del pa­no­ra­ma cul­tu­ral de­no­mi­na­do pos­tin­ter­net, en cu­yo seno se mez­clan las prác­ti­cas de ar­tis­tas, pen­sa­do­res y crea­do­res que o bien son na­ti­vos de In­ter­net o bien han adop­ta­do lo di­gi­tal di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te co­mo ins­pi­ra­ción. Una ge­ne­ra­ción de la que na­die ha­bla­ba y que com­par­tían in­tere­ses con los miem­bros de DIS, que per­te­ne­cían a la in­dus­tria crea­ti­va de Nue­va York y que, al per­der sus tra­ba­jos por la cri­sis del 2008, de­ci­die­ron unir­se. "To­do sur­gió de una for­ma muy ca­sual y naíf", ex­pli­ca el bar­ce­lo­nés Mar­co Ro­so, "bá­si­ca­men­te fue un ges­to muy mo­des­to que in­me­dia­ta­men­te, gra­cias a las re­des so­cia­les, se ex­pan­dió y, pa­ra nues­tra sor­pre­sa, la au­dien­cia em­pe­zó a cre­cer".

De­di­ca­ción, pa­sión y el po­ten­cial vi­ral de los con­te­ni­dos e imá­ge­nes ra­di­cal­men­te nue­vas que ma­ne­ja­ban hi­zo el res­to. Sus pu­bli­ca­cio­nes en re­des co­mo Fa­ce­book con­ta­ban mi­les de li­kes y cien­tos de co­men­ta­rios "en los que se mez­cla­ban amas de ca­sa, es­tu­dian­tes de ar­te y red­necks de la amé­ri­ca pro­fun­da", re­la­ta Ro­so, di­ver­ti­do. "Fun­cio­na­mos co­mo una tram­pa. Atrae­mos al lec­tor me­dian­te con­te­ni­dos de una car­ga vi­sual muy fuer­te y des­pués de­ja­mos que la pro­fun­di­dad del con­te­ni­do se in­fil­tre. No so­mos una re­vis­ta aca­dé­mi­ca pe­ro sí que man­te­ne­mos una es­truc­tu­ra teó­ri­ca muy fuer­te, mien­tras bus­ca­mos un pu­bli­co di­ver­so ge­ne­ran­do pro­yec­tos e imá­ge­nes don­de rei­na la con­fu­sión: '¿Es ar­te, no es ar­te, es fas­hion, qué es es­to?'. Que­re­mos des­con­cer­tar". Y con­ti­núa: "A no­so­tros, con los pro­duc­tos que di­se­ña­mos o nues­tro tra­ba­jo ar­tís­ti­co, don­de nos en­can­ta­ría es­tar es en Bed, Bath and Be­yond que es un po­co co­mo El Cor­te In­glés. Ac­ce­der a una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria", re­ma­ta. DIS, que en in­glés es un pre­fi­jo que ne­ga­ti­vi­za tér­mi­nos co­mo des- lo ha­ría en es­pa­ñol (des­con­ten­to, des­agra­da­ble, des­gra­cia­do), plan­tea­ba un po­si­cio­na­mien­to del co­lec­ti­vo a la con­tra del or­den crea­ti­vo es­ta­ble­ci­do, "pe­ro des­pués nos di­ji­mos que tam­bién ha­bía que ce­le­brar las co­sas, ya que es­to in­tro­du­ce un as­pec­to mu­cho más am­bi­guo res­pec­to a lo que mos­tra­mos". Es de­cir, que el clá­si­co '¿se-es­tán-que­dan­do-con­mi­go?' pue­de te­ner un po­ten­cial más des­es­ta­bi­li­za­dor que un her­mé­ti­co en­sa­yo so­bre la-ra­di­ca­li­dad-de-la-na­da. Y esa fór­mu­la de tra­ba­jo, que se ba­sa en apos­tar por lo que te in­co­mo­da en lu­gar de por aque­llo que sim­ple­men­te te gus­ta/ no te gus­ta, les co­lo­ca por de­lan­te in­clu­so del ad­je­ti­vo que su nom­bre evo­ca. Por­que, si tú crees que al­go es muy DIS, pro­ba­ble­men­te ellos ya es­tán en otra co­sa.

"Que­re­mos des­con­cer­tar". Mar­co Ro­so (con go­rra) y sus com­pin­ches quie­ren que te pre­gun­tes '¿qué es es­to?' ca­da vez que veas su tra­ba­jo en DIS Ma­ga­zi­ne. Y que les veas to­do el pí­xel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.