Se­ro o no ser (del si­glo XXI)

¿Es­tás ma­yor pa­ra Snap­chat?

El País - Tentaciones - - SUMARIO - Tex­to Nés­tor Pa­rron­do

Me­jor que Fa­ce­book. Más di­ná­mi­ca que Ins­ta­gram. Y mu­cho más di­ver­ti­da que Twit­ter (¡dón­de va a pa­rar!). Es la red so­cial ideal pa­ra con­tar his­to­rias. Es el nue­vo Lin­ke­dIn pa­ra los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les y las em­pre­sas de tec­no­lo­gía. Y, por su­pues­to, es la ma­ne­ra per­fec­ta pa­ra lle­gar a esos es­cu­rri­di­zos mi­llen­nials.

To­do es­to se ha di­cho de Snap­chat en los úl­ti­mos me­ses, y lo cier­to es que es­tos ti­tu­la­res bom­bás­ti­cos em­pu­jan a la des­car­ga de es­ta app gra­tui­ta que en­sal­za lo efí­me­ro, lo vo­lá­til y lo fú­til. Por­que aquí los con­te­ni­dos se van, de­sa­pa­re­cen. Las fo­tos y ví­deos en­via­dos es­tán dis­po­ni­bles so­lo du­ran­te 24 ho­ras y pue­den ver­se un má­xi­mo de 10 se­gun­dos (lo cual tie­ne sus ven­ta­jas si uno se pa­sa con el uso de esos fil­tros snap­cha­te­ros que te con­vier­ten en pe­rri­to, mo­ni­to o cria­tu­ra lo­ve­craf­tia­na). Un re­cien­te es­tu­dio con­fir­ma que es la red so­cial que más fe­li­ci­dad apor­ta a sus usua­rios, así que to­do ani­ma a abrir­se una cuen­ta. Pe­ro el que lo ha­ga (so­bre to­do si tie­ne más de 30 años) es muy pro­ba­ble que se lle­ve un chas­co: aque­llo que se su­po­ne ma­ra­vi­llo­so y rompe­dor pue­de re­sul­tar inin­te­li­gi­ble.

¿Có­mo com­pren­der lo in­com­pren­si­ble? Pri­me­ro, va­mos a las ci­fras. Snap­chat fue lan­za­da en 2011 y tie­ne 125 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos, de los cua­les el 82% tie­ne eda­des com­pren­di­das en­tre 13 y 34 años. Seis de ca­da diez usua­rios de smartp­ho­nes de esa fran­ja de edad re­si­den­tes en EE UU es­tán re­gis­tra­dos; pe­ro esas ci­fras tan es­can­da­lo­sas se fre­nan ahí, por­que los más ta­llu­di­tos pa­san de la app: so­lo un 12% de sus usua­rios es­tá por en­ci­ma de los 35. ¿Por qué?

Pe­dro Am­ple, Exe­cu­ti­ve Crea­ti­ve Director de la agen­cia de mar­ke­ting di­gi­tal So­cial Noi­se, ex­pli­ca que Snap­chat es un pro­duc­to esen­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra jó­ve­nes: "La na­tu­ra­li­dad con la que ellos uti­li­zan la tec­no­lo­gía per­mi­te que es­tén más abier­tos a co­sas tan di­fe­ren­tes co­mo las que pro­po­ne es­ta red so­cial. Ade­más, el con­su­mo en píl­do­ras au­dio­vi­sua­les es idó­neo pa­ra su me­nor ca­pa­ci­dad de aten­ción, pro­vo­ca­da, en­tre otras co­sas, por la in­fo­xi­ca­ción (la so­bre­car­ga in­for­ma­ti­va pro­ce­den­te de In­ter­net)".

Con Snap­chat se pue­den gra­bar ví­deos, ha­cer fo­tos y unir los dos ele­men­tos en un mis­mo men­sa­je que se lan­za a los se­gui­do­res, que lo pue­den ver sin apor­tar nin­gún ti­po de re­tro­ali­men­ta­ción al emi­sor. Pa­ra el crea­ti­vo, jus­to ahí ra­di­ca el pro­ble­ma ge­ne­ra­cio­nal: "Snap­chat tie­ne un mon­tón de cua­li­da­des que per­mi­ten una co­ne­xión mu­cho más per­so­nal y au­tén­ti­ca, pe­ro la gran ba­rre­ra es­tá en que los trein­ta­ñe­ros he­mos acep­ta­do el uso de las re­des so­cia­les con más dis­tan­cia y sen­sa­ción de con­trol". Se­gún él, la ori­gi­na­li­dad de Snap­chat res­pec­to a otras pla­ta­for­mas aña­de una ca­pa de di­fi­cul­tad pa­ra su uso: "No tie­ne gran­des he­ren­cias ad­qui­ri­das de otras pla­ta­for­mas. Es muy di­fe­ren­te, pe­ro esa di­fe­ren­cia, bien en­ten­di­da, pue­de ser tam­bién muy atrac­ti­va".

CUÉN­TA­ME MÁS

A quien pa­re­ce no im­por­tar­le ni la fal­ta de re­tro­ali­men­ta­ción, ni la dis­tan­cia, ni la sen­sa­ción de con­trol es a Juan­ma Ri­ve­ro. Es­te mar­be­llí de 21 años es youtu­ber, es­cri­tor, in­fluen­cer, vlog­ger, ins­ta­gra­mer y por su­pues­to, snap­chat­ter. En la app del fan­tas­mi­ta es juan­ma­sau­rus y tie­ne 20.000 ami­gos, lo que le con­vier­te en uno de los más po­pu­la­res en nues­tro país. Él pre­fie­re com­par­tir su vi­da en es­ta red so­cial por las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce a la ho­ra de mez­clar for­ma­tos: "El ví­deo es­tá muy guay si lo unes con el for­ma­to his­to­ria. En Vi­ne no pue­des crear his­to­rias y en Twit­ter si po­nes más de dos tuits se­gui­dos in­va­des mu­cho tu ti­me­li­ne con in­for­ma­ción es­cri­ta. Por eso, a la ho­ra de co­mu­ni­car, Snap­chat es lo me­jor del mun­do. Una de las des­ven­ta­jas que le veo es no po­der com­par­tir un snap en otra red so­cial, pe­ro tam­po­co es pa­ra tan­to".

Al igual que ocu­rre con Twit­ter —Ins­ta­gram es más de­mo­crá­ti­co—, los per­fi­les más se­gui­dos son los de fa­mo­sos. Kim Kar­das­hian, Lady Ga­ga, Rihan­na o la prác­ti­ca­men­te per­fec­ta en to­do lo 2.0 Chia­ra Fe­rrag­ni ac­tua­li­zan a dia­rio mos­tran­do su vi­da. En nues­tro país, la ac­triz Mi­riam Gio­va­ne­lli tam­bién. A sus 27 años —una edad si­tua­da en esa del­ga­da lí­nea ro­ja ge­ne­ra­cio­nal de Snap­chat—, no tu­vo pro­ble­mas a la ho­ra de em­pe­zar a snap­pear: "La in­ter­ac­ción es di­fe­ren­te a la del res­to de re­des so­cia­les. El pro­ce­so has­ta 'ha­cer­te con ella' me re­cuer­da a cuan­do cam­bias de mar­ca de te­lé­fono. Una vez que te acos­tum­bras, es siem­pre 1+1, con la no­ve­dad de que siem­pre va­ría de­bi­do a la cons­tan­te re­no­va­ción de sus fil­tros".

La po­si­bi­li­dad que ofre­ce Snap­chat de que los men­sa­jes se au­to­des­tru­yan en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.