Ma­chis­mo de ba­ja in­ten­si­dad

Le­gi­ti­ma­mos las ac­ti­tu­des se­xis­tas co­mo lo ha­ce­mos con la co­rrup­ción. Por­que to­dos so­mos cóm­pli­ces al to­le­rar­lo

El País - Tentaciones - - INTRO EL HOMBRE CONFUSO - Tex­to Jo­sé Con­fu­so Ilus­tra­ción Mons­truo Es­pa­gue­ti

Tú que crees que el len­gua­je in­clu­si­vo es una cho­rra­da in­ne­ce­sa­ria. Que con­si­de­ras que lo de la pa­ri­dad en el tra­ba­jo no es más que una ex­cu­sa pa­ra pro­mo­cio­nar a gen­te que no lo va­le. Que uti­li­zas fra­ses co­mo 'las mu­je­res son las más crí­ti­cas con las mu­je­res'. Que pre­su­mes de ayu­dar en ca­sa por­que es 'al­go que nos to­ca ha­cer a to­dos'. Que ca­li­fi­cas de pa­dra­zo a cual­quier hom­bre que lle­ve al par­que a sus hi­jos. Que con­si­de­ras que un po­co de tri­pa da per­so­na­li­dad pe­ro que esas car­tu­che­ras son ho­rri­bles. Que les com­pras pe­lo­tas de fút­bol a los ni­ños y mu­ñe­cas a las ni­ñas. Que le di­ces a tu pa­re­ja que se arre­gle un po­co y se ma­qui­lle 'que así es­tá más gua­pa'. Que cri­ti­cas el abu­so del bó­tox en las fa­mo­sas. Que crees que las de­nun­cias fal­sas por vio­len­cia de gé­ne­ro es­tán a la or­den del día. Que reivin­di­cas la ne­ce­si­dad de un Or­gu­llo he­te­ro. Tú, sí, tú tam­bién has ele­gi­do ma­chis­mo. Igual va sien­do ho­ra de asu­mir­lo.

El ma­chis­mo de ba­ja in­ten­si­dad —esas ac­ti­tu­des apa­ren­te­men­te inofen­si­vas que no ha­cen más que per­pe­tuar el es­tig­ma— cam­pa a sus an­chas por la so­cie­dad. Es el gran fra­ca­so de nues­tros úl­ti­mos cua­ren­ta años de con­vi­ven­cia. No he­mos sa­bi­do ar­ti­cu­lar un en­gra­na­je edu­ca­ti­vo ca­paz de con­se­guir una nue­va ge­ne­ra­ción de ciu­da­da­nos li­bres de dis­cri­mi­na­ción. Los jó­ve­nes sa­len de co­le­gios e ins­ti­tu­tos con unos ni­ve­les de in­glés acep­ta­bles y una vi­sión cen­tra­da en ele­gir la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria con más sa­li­das. Pe­ro, ¿y los va­lo­res? Des­te­rra­mos to­do lo que hue­la a di­ver­si­dad de los pla­nes de es­tu­dios y nos sor­pren­de­mos cuan­do nos en­con­tra­mos en­cues­tas que aler­tan de un re­pun­te del ma­chis­mo en los me­no­res de 16 años. ¿Qué es­pe­rá­ba­mos? ¿Que el pro­ble­ma se so­lu­cio­na­se ce­rrán­do­les los ojos a la reali­dad? La cen­su­ra no ha fun­cio­na­do. Va­ya chas­co.

La dic­ta­du­ra del mi­cro­ma­chis­mo se ha con­ver­ti­do en nues­tro pan de ca­da día. Es­tá ahí es­pe­rán­do­nos, aga­za­pa­da, con­fian­do en nues­tra na­tu­ra­le­za bon­da­do­sa. 'Las ma­más no co­gen ba­jas', re­za­ba ha­ce po­co el anun­cio de un an­ti­gri­pal. Pe­que­ñas agu­jas que se cla­van en nues­tro ce­re­bro y nos di­cen que el cui­da­do de los ni­ños es co­sa de las mu­je­res —tu­vie­ron que cam­biar­lo e in­cluir tam­bién a 'los pa­pás'—. Aho­ra a ver quién es el gua­po que le da la vuel­ta. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na se sin­ce­ra en un ac­to y na­rra una si­tua­ción de aco­so que su­frió es­tan­do ya en el car­go. Al mi­nu­to, re­des so­cia­les lle­nas de crí­ti­cas ha­cia su ac­ti­tud y, de pa­so, ha­cia su fí­si­co. Pro­gra­mas de te­le­vi­sión de co­ci­na que re­pren­den el com­por­ta­mien­to de un ni­ño cuan­do di­ce que la lim­pie­za es co­sa de mu­je­res —¡ejem! ¿dón­de lo ha­brá es­cu­cha­do?—, pe­ro rea­li­zan ba­rri­dos de pies a ca­be­za a las con­cur­san­tes que con­si­de­ran se­xis. Ver­ba­li­zar­lo es­tá mal. Mos­trar­lo, no tan­to. Se­rá que a al­guien le ha­rá gra­cia se­me­jan­te chus­que­ría.

Le­gi­ti­ma­mos a los ma­chis­tas co­mo ha­ce­mos con la co­rrup­ción. Les reí­mos las gra­cias y de­ja­mos que se en­va­len­to­nen. ¿Que Ber­tín Os­bor­ne se en­fa­da en

pri­me ti­me por­que no pue­de con­tar chis­tes de ma­ri­qui­tas y le pre­gun­ta a un fut­bo­lis­ta que si su mu­jer co­ci­na bien? No pa­sa na­da. Dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y lí­der de au­dien­cia. ¡Có­mo va­mos a con­cien­ciar a na­die si no­so­tros mis­mos ter­mi­na­mos ca­yen­do en la tra­ma! Vi­vi­mos en pleno si­glo XXI y con­ti­nua­mos tro­pe­zan­do en las mis­mas pie­dras que en si­glo XX —o XIX—. Pu­bli­ci­da­des que se di­ri­gen en fe­me­nino a sus clien­tes cuan­do ha­blan de pro­duc­tos adel­ga­zan­tes y cam­bian al mas­cu­lino cuan­do to­ca ven­der co­ches. Pa­re­ce que no pa­sa na­da, pe­ro es­tá ahí. Y to­dos so­mos cóm­pli­ces de to­le­rar­lo.

Tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to de mi­rar­nos un po­co el om­bli­go y qui­tar­nos las pe­lu­sas. Erra­di­car es­tos com­por­ta­mien­tos de­pen­de de no­so­tros. Bas­ta con ac­tuar en con­se­cuen­cia y de­cir­le no al ma­chis­mo —tan­tas dé­ca­das y se­gui­mos con lo mis­mo, ¡qué cruz!—. Se lla­ma res­pon­sa­bi­li­dad. Igual es­cue­ce un po­co, pe­ro no due­le. Se lo ga­ran­ti­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.