Aquí hue­le a ochen­tas.

El País - Tentaciones - - CONTENIDOS - Tex­to de Gui­ller­mo Are­nas Fo­tos de Da­río Váz­quez Es­ti­lis­mo de Vic­to­ria Zá­ra­te

Es­tu­vi­mos en Pa­rís con los ni­ños más bus­ca­dos del mun­do, los pro­ta­go­nis­tas de Stran­ger things, y le da­mos vuel­tas a por qué la nos­tal­gia si­gue ven­dien­do.

Son los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie de la que más se ha ha­bla­do en me­ses, y se han con­ver­ti­do en es­tre­llas sin ha­ber al­can­za­do la pu­ber­tad. Nos ci­ta­mos con Ca­leb, Mi­llie y Ga­ten pa­ra in­da­gar por qué la nos­tal­gia si­gue al al­za, y ha­cia dón­de nos pue­de lle­var el re­ci­cla­je con­ti­nuo del pa­sa­do en el ci­ne y la te­le­vi­sión de ma­sas

Guau, es­to es taaaan ochen­tas!". Ga­ten Ma­ta­raz­zo, el ac­tor al que me­dio mun­do ya co­no­ce co­mo Dus­tin de Stran­ger things, na­ció mu­cho des­pués de la dé­ca­da del VHS, los walk­mans y los va­que­ros ne­va­dos. Con­cre­ta­men­te en 2002, pe­ro eso no le ha im­pe­di­do, en ape­nas dé­ci­mas de se­gun­dos, ca­li­fi­car a los ob­je­tos re­par­ti­dos por el set de fo­tos de TEN­TA­CIO­NES co­mo "ochen­te­ros". A su la­do, Ca­leb McLaugh­lin, un año ma­yor que él, se ha en­fun­da­do una ca­mi­se­ta con el re­tra­to de Mi­chael Jack­son y E.T. "¿Te gus­ta?", le pre­gun­ta­mos. "Sí, es guay", con­tes­ta sin de­ma­sia­da con­vic­ción, pe­ro re­co­no­cien­do al ins­tan­te a esos dos ico­nos de una épo­ca que le de­be pa­re­cer his­to­ria an­ti­gua Jun­to a ellos, en esa ates­ta­da ha­bi­ta­ción de ho­tel, Mi­llie Bobby Brown (Mar­be­lla, 2004), Ele­ven en ese fe­nó­meno te­le­vi­si­vo que pi­lló a to­do el mun­do por sor­pre­sa el pa­sa­do ve­rano, no lo tie­ne tan cla­ro. "Es­to qué es?", pre­gun­ta sos­te­nien­do un Su­per Ci­ne­xin sin pa­rar de ges­ti­cu­lar: "¿Es una cá­ma­ra? ¿Una ca­ja sor­pre­sa?". "No, yo lo sé", in­ter­vie­ne Ga­ten. "Es pa­ra pro­yec­tar pe­lí­cu­las". Pre­mio pa­ra él.

Es­ta­mos en Pa­rís, en la úl­ti­ma pa­ra­da de un in­ten­so tour pro­mo­cio­nal que apro­ve­cha la enor­me re­per­cu­sión de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Stran­ger things, y que ser­vi­rá a Net­flix pa­ra pro­lon­gar la ex­pec­ta­ción en torno a la se­rie has­ta que lle­gue la se­gun­da, pre­vis­ta pa­ra 2017. Des­de que se es­tre­na­se el pa­sa­do 15 de ju­lio, la his­to­ria de mis­te­rio, te­rror y fan­ta­sía crea­da por los her­ma­nos Matt y Ross Duf­fer no ha de­ja­do de aca­pa­rar con­ver­sa­cio­nes,

on­li­ne y of­fli­ne, en gran par­te por sus in­di­si­mu­la­das y con­ti­nuas re­fe­ren­cias a to­do lo que hue­la a ochen­tas, ya sea pe­lí­cu­la, can­ción, es­té­ti­ca o es­pí­ri­tu. Ga­ten, Mi­llie y Ca­leb han si­do los ele­gi­dos pa­ra con­ver­tir­se en la ca­ra vi­si­ble de la se­rie, por en­ci­ma de ac­to­res adul­tos co­mo Wi­no­na Ry­der (otro gui­ño al pa­sa­do) o sus com­pa­ñe­ros Noah Sch­napp y Finn Wolf­hard, los res­tan­tes ni­ños de la pro­duc­ción. Y va­ya si lo han si­do.

los úl­ti­mos me­ses, los he­mos vis­to en los pre­mios Emmy, re­par­tien­do bo­ca­di­llos de cre­ma de ca­cahue­te mon­ta­dos en sus bi­cis o can­tan­do el Up­town funk de Bruno Mars pa­ra co­par ti­tu­la­res y tuits. Han pa­sa­do por to­do la­te night show es­ta­dou­ni­den­se que se pre­cie y han si­do in­vi­ta­dos a la se­de de Goo­gle en Moun­tain View. Tam­bién he­mos sa­bi­do que Ga­ten su­fre una ra­ra en­fer­me­dad, dis­pla­sia clei­do­cra­neal, que afec­ta al cre­ci­mien­to del crá­neo y los dien­tes, y que el ce­ceo que mues­tra en la se­rie lo co­rri­ge en la vi­da real con una den­ta­du­ra pos­ti­za. Po­co des­pués de es­ta se­sión de fo­tos irán a co­no­cer a Ni­co­las Ghes­quiè­re, di­rec­tor crea­ti­vo de Louis Vuit­ton, y a de­jar una prue­ba de ese en­cuen­tro en Ins­ta­gram. Y un par de se­ma­nas más tar­de, a char­lar con Ba­rack Oba­ma en la Ca­sa Blanca. Es ca­si im­po­si­ble abrir una red so­cial y no en­con­trar­se con sus ca­ras. Son, sin lu­gar a du­das, los ni­ños más fa­mo­sos del pla­ne­ta en es­tos mo­men­tos. Y eso can­sa.

Cuan­do lle­ga el tiem­po que nos co­rres­pon­de con ellos den­tro de una agen­da ates­ta­da y cro­no­me­tra­da al má­xi­mo, se les no­ta ago­ta­dos. Han te­ni­do que pa­sar las úl­ti­mas se­ma­nas via­jan­do y res­pon­dien­do a las más in­só­li­tas so­li­ci­tu­des de la pren­sa, que ha (he­mos) per­di­do la ca­be­za con ellos. Ga­ten tie­ne que ha­cer es­fuer­zos por evi­tar la ca­ra de can­san­cio y Ca­leb, cu­yo pa­dre es­pe­ra en el pa­si­llo, ver­ba­li­za sus ga­nas de vol­ver a ca­sa de una vez. So­lo Mi­llie pa­re­ce te­ner va­rios pun­tos más de ener­gía que sus com­pa­ñe­ros. Mo­men­tos an­tes, ha­bía irrum­pi­do en el set po­san­do de ma­ne­ra es­pon­tá­nea mien­tras los dos chi­cos se pro­ba­ban ro­pa, in­tere­sán­do­se por la mo­da ("qué guay eso que lle­vas", le pre­gun­ta a la es­ti­lis­ta) y pi­dién­do­le la cá­ma­ra pres­ta­da a nues­tro fo­tó­gra­fo. Cuan­do se le pre­gun­ta qué es­pe­ra de su per­so­na­je en la pró­xi­ma tem­po­ra­da, se sa­le por la tan­gen­te: "Que se mu­de a Los Ángeles". En per­so­na, no pue­de ser más opues­ta a su per­so­na­je: una ni­ña con la ca­be­za ra­pa­da que sir­ve de co­ba­ya pa­ra ex­pe­ri­men­tos si­nies­tros y que, en los ocho ca­pí­tu­los de la pri­me­ra tem­po­ra­da, emi­te un to­tal de 246 pa­la­bras.

Ese y muchos otros de­ta­lles los co­no­ce­mos de­bi­do la fie­bre que ha desata­do Stran­ger things, y que se ha tra­du­ci­do en cien­tos de ví­deos que com­pa­ran es­ce­nas de la se­rie con tí­tu­los clá­si­cos de los 80. Tam­bién, en in­nu­me­ra­bles mues­tras de fan art, en apli­ca­cio­nes que nos per­mi­ten es­cri­bir el men­sa­je que que­ra­mos en la ti­po­gra­fía de su lo­go —la mis­ma que uti­li­za una mar­ca de co­mes­ti­bles es­pa­ño­la, so­lo que en ver­sión neón ro­jo; otro da­to pro­por­cio­na­do por la red— o uti­li­zar el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción ba­sa­do en unas lu­ces de Na­vi­dad que idea el per­so­na­je de Wi­no­na Ry­der pa­ra co­mu­ni­car­se con su hi­jo per­di­do. Una ca­ta­ra­ta de da­tos y co­ne­xio­nes que, co­mo no po­día ser de otra for­ma,

Ellos son los ni­ños más fa­mo­sos del pla­ne­ta aho­ra mis­mo. Y eso can­sa

tam­bién ha le­van­ta­do odios y har­taz­gos. Es­pe­cial­men­te por­que, si bien el uso de la nos­tal­gia y las re­fe­ren­cias a la cultura pop son una cons­tan­te en la pro­duc­ción au­dio­vi­sual ac­tual, Stran­ger things las ha lle­va­do a co­tas ca­si irres­pi­ra­bles.

Co­mo en E.T., hay un per­so­na­je ex­tra­ño que un gru­po de ni­ños de­ci­de ocul­tar; co­mo en Los Goo­nies, los pro­ta­go­nis­tas son in­adap­ta­dos que su­fren el aco­so de los chi­cos malos del co­le­gio; co­mo en

Alien, hay un mons­truo ate­rra­dor y, co­mo en Cuen­ta con­mi­go, la amis­tad de un gru­po de ni­ños se po­ne a prue­ba a tra­vés de una aven­tu­ra. En me­dio de to­do eso, Mi­llie, Ca­leb y Ga­ten es­tán per­so­ni­fi­can­do la in­fan­cia de los es­pec­ta­do­res que na­cie­ron en los 80, y que aho­ra mi­ran a la pan­ta­lla, ya sea pa­ra de­jar­se lle­var por la año­ran­za o pa­ra cri­ti­car con sa­ña los tru­cos de la nos­tal­gia de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. Es­tán atra­pa­dos en los re­cuer­dos de una épo­ca que no es la su­ya, y a ve­ces eso ca­si se ol­vi­da en su pre­sen­cia.

Pe­ro no, ellos no es­tu­vie­ron allí, y su reali­dad es otra. En los tiempos muer­tos, com­ba­ten el abu­rri­mien­to can­tan­do. De he­cho, Ga­ten y Ca­leb se co­no­cie­ron an­tes de la se­rie, mien­tras par­ti­ci­pa­ban en pro­duc­cio­nes de Broadway. Mi­llie en­to­na co­mo una con­cur­san­te de un ta­lent show una me­lo­día fa­mi­liar. "¿Qué can­ción es esa?", le pre­gun­ta­mos en un in­ten­to de en­ta­blar con­ver­sa­ción. Ella mi­ra con ca­ra de "có­mo-no-pue­des-sa­ber­lo" y res­pon­de es­cue­ta­men­te: "All of me". Cla­ro, John Le­gend. Cuan­do Ga­ten con­fie­sa que echa de me­nos a sus com­pa­ñe­ros, ya que ca­da uno es­tá en una ciu­dad dis­tin­ta, le pre­gun­ta a Mi­llie si ella aho­ra vi­ve en Lon­dres. "Pue­de. O pue­de que no", res­pon­de ella en­co­gién­do­se de hom­bros.

Por to­do eso, cuan­do se aca­ba el tiem­po acor­da­do y nos de­jan con mu­chas pre­gun­tas en la bo­ca, pa­re­ce ca­si lo me­jor que po­dría pa­sar. Pue­den ser fa­mo­sos y aca­pa­rar nues­tros ti­me­li­nes, pe­ro ni si­quie­ra les ha da­do tiem­po a lle­gar a la ado­les­cen­cia. De­be­rían es­tar en otro lu­gar, vi­vien­do su pro­pio tiem­po.

El pa­sa­do nun­ca se aca­ba

Uti­li­zar am­bien­ta­cio­nes y re­fe­ren­cias a una épo­ca pre­té­ri­ta en la fic­ción, ya sea en ci­ne o en te­le­vi­sión, no es ni mu­cho me­nos al­go nue­vo. Pe­ro, en los úl­ti­mos tiempos, no pa­ra­mos de ver có­mo se re­to­man tra­mas y per­so­na­jes del pa­sa­do, en for­ma de re­ma­kes o spin-offs. Las sa­gas de Star wars y Star trek se re­nue­van con des­plie­gues mul­ti­mi­llo­na­rios, pe­ro las re­cu­pe­ra­cio­nes ca­da vez acor­tan más el tiem­po; la úl­ti­mas en lle­gar son las ver­sio­nes te­le­vi­si­vas de Ma­cGy­ver y Ar­ma le­tal. El ca­so de Stran­ger things, sin em­bar­go, es dis­tin­to: no es una adap­ta­ción ni re­cu­pe­ra­ción, pe­ro es­tá idea­da al mi­lí­me­tro pa­ra atraer a to­do aquel que cre­ció vien­do el ci­ne fan­tás­ti­co y de aven­tu­ras de los 80, o lo des­cu­brió años des­pués en te­le­vi­sión o VHS. Y no lo ocul­ta en nin­gún mo­men­to.

Los her­ma­nos Duf­fer, crea­do­res de Stran­ger things, es­tán aho­ra in­mer­sos en el pro­ce­so de es­cri­tu­ra de la se­gun­da tem­po­ra­da, pe­ro lo­gra­mos arran­car­les al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes so­bre su obra. Ellos asu­men sin re­pa­ros de dón­de na­ce su his­to­ria. "Nues­tras dos ma­yo­res re­fe­ren­cias son los dos Step­hens: King y Spiel­berg", ex­pli­ca Matt. "Mien­tras cre­cía­mos, es­tá­ba­mos ob­se­sio­na­dos con los libros de Step­hen King y las pe­lí­cu­las de Spiel­berg por­que nos pa­re­cía que tra­ta­ban so­bre gen­te que po­día­mos co­no­cer, o so­bre no­so­tros mis­mos". "Con Stran­ger things que­ría­mos re­unir a va­rias ge­ne­ra­cio­nes", pro­si­gue su her­mano ge­me­lo Ross. "Que, si tie­nes 12 años, pue­das iden­ti­fi­car­te con los ni­ños, si eres ado­les­cen­te pue­das ha­cer­lo con los per­so­na­jes ado­les­cen­tes o, si eres adul­to, con los de Wi­no­na Ry­der o Da­vid Har­bour".

Tam­bién ad­mi­ten sin ta­pu­jos la na­tu­ra­le­za hí­bri­da de su obra, y ellos mis­mos apun­tan a sus re­fe­ren­cias. "Una de las co­sas más di­ver­ti­das de Stran­ger things es la mez­cla de to­nos", ex­pli­ca Matt. "En un mo­men­to es­tás en una pe­li de John Car­pen­ter, en otro en Pol­ter­geist y, en el si­guien­te, en otra pe­lí­cu­la. To­dos esos ti­pos dis­tin­tos de fil­mes y gé­ne­ros hi­lan muy bien jun­tos". Tam­bién, por su­pues­to, hay un po­ten­te fac­tor del pro­pio pa­sa­do. "La idea de que es­tos ni­ños no ten­gan te­lé­fo­nos mó­vi­les, por ejem­plo, nos ha­ce re­cor­dar esa épo­ca", aña­de Ross. "Es co­mo cuan­do eras pe­que­ño, mi­ra­bas más allá de tu ca­sa y sen­tías que po­día ha­ber una his­to­ria ahí afue­ra. Nos en­can­ta la idea de que es­tos chi­cos co­jan sus bi­cis, pe­da­leen y se en­cuen­tren con esas gran­des aven­tu­ras, co­mo las de Cuen­ta con­mi­go".

¿Te acuer­das de to­do lo de an­tes?

Pe­ro no to­do el mun­do pien­sa en co­ger esa bi­ci de re­gre­so a un tiem­po pa­sa­do de una ma­ne­ra tan cándida (y con­ve­nien­te) co­mo los her­ma­nos Duf­fer. Tam­bién hay una co­rrien­te que hu­ye de lo nos­tál­gi­co co­mo de una en­fer­me­dad con nom­bre de ape­lli­do ale­mán, iden­ti­fi­cán­do­lo con lo obvio, lo con­ser­va­dor e, in­clu­so, lo per­ju­di­cial pa­ra la crea­ción. "Te­ner nos­tal­gia me pa­re­ce tris­te y fá­cil, da igual que ten­gas 20 o 40 años", nos cuen­ta Bor­ja Co­bea­ga, di­rec­tor de pe­lí­cu­las co­mo Ne­go­cia­dor y

No con­tro­les, y co-guio­nis­ta de Ocho ape­lli­dos vas­cos y su se­cue­la ca­ta­la­na. "No creo que ten­ga que ver con el pe­ter­pa­nis­mo, sino más con un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, de te­ner al­go en co­mún con los de­más cuan­do te em­bo­rra­chas y can­tas por la ca­lle Dra­go­nes y maz­mo­rras. Pe­re­zo­so y con­ser­va­dor". De igual ma­ne­ra que el sen­ti­mien­to de re­cu­pe­rar lo an­te­rior se ha ins­ta­la­do ya en

«Nues­tras re­fe­ren­cias son los dos Step­hens: King y Spiel­berg» - Matt Duf­fer

Mi­llie Bobby Brown es Ele­ven, la ni­ña con su­per­po­de­res que la CIA re­tie­ne en el pro­gra­ma ul­tra­se­cre­to. Ga­ten Ma­ta­raz­zo es Dus­tin, el ni­ño cu­yos dien­tes de le­che se han que­da­do por el ca­mino, su­frien­do el aco­so de los abu­so­nes.

Ca­leb McLaugh­lin in­ter­pre­ta a Lu­cas, uno de los cua­tro ni­ños de la pan­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.