Ar­te con dil­dos.

Des­de Ber­lín, es­te bar­ce­lo­nés desafía las con­ven­cio­nes so­cia­les con co­lla­ges y pe­nes

El País - Tentaciones - - CONTENIDOS - Tex­to Mario Suá­rez

A Ra­yi­toX le di­cen el Banksy es­pa­ñol, pe­ro él tie­ne su pro­pia esen­cia.

Ha­ce unos me­ses re­ci­bí uno de esos ha­bi­tua­les co­rreos elec­tró­ni­cos de la red so­cial la­bo­ral por an­to­no­ma­sia, Lin­ke­dIn, en la que al­guien, ba­jo la ca­te­go­ría ar­tis­ta, me in­vi­ta­ba a es­tar co­nec­ta­dos. Era RallitoX, al que mu­chos, ha­ce unos años, se em­pe­ña­ron en lla­mar el Banksy es­pa­ñol por esa ma­la cos­tum­bre de bus­car se­me­jan­zas in­ter­na­cio­na­les. Acep­té la pro­pues­ta de es­te con­tro­ver­ti­do ar­tis­ta bar­ce­lo­nés e, in­me­dia­ta­men­te, me aler­tó la du­da de có­mo un an­ti­guo gra­fi­te­ro, re­ci­cla­do hoy en uno de los crea­do­res de per­for­man­ces ur­ba­nas más des­ta­ca­dos de Eu­ro­pa, bus­ca­ba tra­ba­jo a tra­vés de una pla­ta­for­ma ha­bi­tual del mar­ke­ting o las fi­nan­zas. ¿Se­ría una bue­na he-

rra­mien­ta pa­ra ex­po­ner? "La pro­bé un día por cu­rio­si­dad, pe­ro la ver­dad es que Lin­ke­dIn, al igual que mu­chas otras re­des so­cia­les, se me es­ca­pa un po­co", cuen­ta RallitoX, que aho­ra re­si­de en Ber­lín. Él es más de Ins­ta­gram (@rallitox), una red que utiliza pa­ra mos­trar sus uni­ver­sos re­ple­tos de pe­nes en la ca­be­za, cru­ces y

co­lla­ges de­mo­ni­za­dos que le han he­cho fa­mo­so. "Que las re­des so­cia­les es­tén en ma­nos de unos po­cos y sean so­me­ti­das a su pro­pia cen­su­ra es un re­to pa­ra to­dos aque­llos que que­re­mos ha­cer lle­gar a un am­plio pú­bli­co nues­tro tra­ba­jo", aña­de el ar­tis­ta que, por los ico­nos se­xua­les que utiliza, en más de una oca­sión ha su­fri­do la de­nun­cia.

La obra de RallitoX ya for­ma par­te del pa­tri­mo­nio de mu­chos co­lec­cio­nis­tas jó­ve­nes de ar­te de Es­pa­ña y ha si­do ex­pues­ta en galerías de Sui­za, Chi­le, Ma­drid, Bar­ce­lo­na o Ber­lín. Siem­pre con la re­cu­rren­te iconografía fá­li­ca: "¿Co­mo pue­de ser que un ór­gano que tie­ne cer­ca de la mi­tad de la hu­ma­ni­dad sea con­si­de­ra­do de mal gus­to? Uti­li­zar el pe­ne en mi tra­ba­jo siem­pre me pa­re­ció un fil­tro pa­ra que aque­llas per­so­nas que co­lec­cio­nan o apo­yan mi obra no lo ha­gan por ra­zo­nes pu­ra­men­te es­té­ti­cas, sino por apo­yar el men­sa­je que lo sus­ten­ta". Lo cier­to es que lo que co­men­zó sien­do un ac­to de pro­tes­ta, aho­ra es un re­cur­so grá­fi­co que le iden­ti­fi­ca. "No lo veo co­mo un ges­to reivin­di­ca­ti­vo, di­bu­jo pe­nes y cru­ces por­que si no lo hi­cie­ra, el pla­ne­ta ex­plo­ta­ría; el ab­sur­do es la úni­ca he­rra­mien­ta real de la que dis­po­ne­mos pa­ra po­der des­es­ta­bi­li­zar un mun­do con­tro­la­do por las men­tes ra­cio­na­les y es­truc­tu­ra­das", sen­ten­cia.

«El ab­sur­do sir­ve pa­ra des­es­ta­bi­li­zar un mun­do con­tro­la­do por lo ra­cio­nal»

Los hom­bres pe­ga­ti­nas

El ab­sur­do del que ha­bla RallitoX tam­bién le ha lle­va­do a rea­li­zar di­fe­ren­tes per­for­man­ces ur­ba­nas que, in­clu­so, pe­rió­di­cos co­mo el ale­mán Bild han re­co­gi­do en sus pá­gi­nas. Su ac­ción más co­no­ci­da, Hu­man stic­ker, se con­vir­tió en vi­ral en 2015. En ella, fi­ja­ba a mo­do de pe­ga­ti­nas a di­fe­ren­tes per­so­nas en las pa­re­des de la ciu­dad, ata­via­das con pe­nes de plás­ti­co en la ca­be­za y men­sa­jes del ti­po "Soy un uni­cor­nio". "Yo con­ci­bo mis per­for­man­ces co­mo una for­ma de ex­ten­der el ar­te ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes ab­sur­das en un mun­do en el que to­do es­tá ex­ce­si­va­men­te re­gla­men­ta­do. Cuan­do reali­zo ac­cio­nes en el es­pa­cio pú­bli­co, la pre­gun­ta que más se re­pi­te es '¿por qué?'. El ciudadano de a pie no es­tá acos­tum­bra­do a que se ha­gan co­sas sin que ha­ya una jus­ti­fi­ca­ción pa­ra ello, pe­ro si les res­pon­des que se tra­ta de ar­te, pa­re­ce co­mo si res­pi­ra­ran ali­via­dos", aña­de.

Es­tas ac­cio­nes es­pon­tá­neas han lle­va­do al ar­tis­ta a po­ner­se en el pun­to de mira de mu­chas galerías y fes­ti­va­les de ar­te ur­bano, una fron­te­ra que mu­chos compañeros del ar­te en la ca­lle creen que no de­be­ría cru­zar­se: "Yo no veo nin­gu­na lí­nea en­tre ar­te ur­bano y ga­le­ría, ca­da cual que ha­ga lo que sien­ta; hay co­sas más im­por­tan­tes de las que ocu­par­se aho­ra mis­mo; el pla­ne­ta se va a pi­que y co­mo no reac­cio­ne­mos pron­to, se­rá ya tar­de". La iconografía de RallitoX, que en cier­tas oca­sio­nes utiliza el ape­lli­do De la Fe, tam­bién vio la luz en un li­bro cer­cano al có­mic, Ma­ni­pu­la­ted so­ciety (2011), en el que se ase­gu­ra que es­ta­mos "apo­llar­da­dos" en nues­tra sociedad. Dis­tin­tos pro­yec­tos, unos con los que acre­cen­tar el dis­cur­so ar­tís­ti­co, otros el Ex­cell de gas­tos do­més­ti­cos, pe­ro to­dos con el mis­mo men­sa­je: "Se­gui­mos vi­vien­do en el pén­du­lo eterno de iz­quier­das o de­re­chas. Qui­zá se­ría el mo­men­to de plan­tear­se que el pue­blo po­dría ha­cer uso del ar­te pa­ra cam­biar el rum­bo de las co­sas". ¡Pon­gá­mo­nos po­llas en la ca­be­za!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.