La ra­bia del im­pe­rio.

Slea­ford Mods con­vir­tie­ron años de pre­ca­rie­dad la­bo­ral en el so­ni­do ra­bio­so de la wor­king class bri­tá­ni­ca. Aho­ra ya pue­den lle­gar a fin de mes, pe­ro si­guen igual de ca­brea­dos con el sis­te­ma

El País - Tentaciones - - CONTENIDOS - GUI­LLER­MO ARE­NAS DA­MIEN FILLIATRE

Slea­ford Mods tie­nen nue­vo dis­co y mu­cha ma­la ba­ba que ver­ter so­bre la so­cie­dad bri­tá­ni­ca.

Cuan­do Slea­ford Mods pu­bli­ca­ron Di­vi­de and exit, el dis­co que les sa­có de los es­ce­na­rios de pubs ma­lo­lien­tes, su lí­der Ja­son Williamson en­ca­de­na­ba un tra­ba­jo mal pa­ga­do tras otro. "Fui se­gu­ra­ta, de­pen­dien­te de una tien­da de ro­pa, es­tu­ve en una fá­bri­ca…", enu­me­ra es­te cua­ren­tón de Not­ting­ham mien­tras de fon­do se es­cu­chan los llo­ros de su hi­jo de un año. "Tam­bién ten­go una ni­ña de cin­co. Ya ves, full hou­se", aña­de con sor­na.

El éxi­to de aquel ál­bum, una co­lec­ción de ba­ses mi­ni­ma­lis­tas entre el rap y el punk co­ci­na­das por su co­le­ga An­drew Fearn, so­bre las que Wi­lliam­som es­cu­pía bi­lis con la voz de un pre­di­ca­dor en­lo­que­ci­do, le ha per­mi­ti­do dos años des­pués de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a la mú­si­ca. Pe­ro En­glish ta­pas —su nue­vo tra­ba­jo, cu­yo tí­tu­lo to­ma­ron del car­tel de un pub con pre­ten­sio­nes que ofre­cía pe­pi­ni­llos, chips y hue­vos es­co­ce­ses dis­fra­za­dos de exo­tis­mo— no sue­na más com­pla­cien­te por ello. Al con­tra­rio, su dis­cur­so pa­re­ce ca­da vez más de­sen­can­ta­do, aun­que eso no les va a im­pe­dir se­guir cla­man­do con­tra to­do lo que no fun­cio­na. "Las pa­la­bras son lo úni­co que te­ne­mos", ex­pli­ca Ja­son con res­gi­na­ción: "lo... úni­co... que... te­ne­mos".

En los úl­ti­mos dos años, tu vi­da ha cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te a me­jor, pe­ro la si­tua­ción so­cial pa­re­ce ir ca­da vez peor: Trump, el Bre­xit...

Sí, mi vi­da ha cam­bia­do mu­cho. Ade­más del he­cho de que aho­ra ten­go más di­ne­ro, pue­do ha­cer lo que quie­ra con mi vi­da, ha­blar de las co­sas de las que quie­ro ha­blar y crear mú­si­ca con eso. Pe­ro es cier­to,

las co­sas no han cam­bia­do na­da, no. De he­cho, cuan­do sa­lió Di­vi­de and exit ya sos­pe­cha­ba que to­do iba a ir a peor. Y así ha si­do.

En En­glish ta­pas vuel­ves a arre­me­ter con­tra la so­cie­dad bri­tá­ni­ca. ¿Dónde crees que es­tá el ori­gen del pro­ble­ma?

Te­ne­mos mu­chos pro­ble­mas, pe­ro el prin­ci­pal de to­dos ellos es ob­via­men­te el ca­pi­ta­lis­mo. No so­lo no des­apa­re­ce sino que se in­ten­si­fi­ca. Ade­más, en In­gla­te­rra se­gui­mos com­ple­ta­men­te ce­ga­dos por el pa­trio­tis­mo, es­ta­mos con­tro­la­dos por un go­bierno con­ser­va­dor, encadenados a unos tra­ba­jos de los que de­pen­de­mos pa­ra so­bre­vi­vir, y no hay ape­nas es­pa­cio pa­ra coor­di­nar una res­pues­ta. El Bre­xit ha si­do un in­ten­to de ta­par to­do lo que es­tá pa­san­do, y so­lo nos va a oca­sio­nar más pro­ble­mas. Cual­quie­ra que una los con­cep­tos de li­be­ra­lis­mo con pa­trio­tis­mo es un idio­ta. Fuck off!

A pe­sar de ha­blar en tus le­tras so­bre to­dos es­tos pro­ble­mas, siem­pre has re­cha­za­do la idea de que Slea­ford Mods sea una ban­da po­lí­ti­ca, ¿por qué?

Por­que de­cir eso de "mi ban­da es po­lí­ti­ca" es con­des­cen­dien­te y pre­ten­cio­so. Yo no quie­ro con­ver­tir­me en eso. Mu­chos de los ar­tis­tas que se con­si­de­ran "po­lí­ti­cos" suel­tan unos es­lo­gans y des­pués de ba­jar del es­ce­na­rio se ol­vi­dan de ellos. Yo no quie­ro te­ner una ban­da po­lí­ti­ca, so­lo una ban­da. Ade­más, la vi­da de to­dos no­so­tros ya es­tá de­fi­ni­da por la po­lí­ti­ca. Si no pue­des ver eso es que eres es­tú­pi­do. La ver­da­de­ra re­sis­ten­cia es silenciosa, no es­tá en el ojo pú­bli­co.

Iggy Pop se re­fi­rió a Slea­ford Mods co­mo "la ma­yor ban­da de rock 'n' roll del pla­ne­ta", pe­ro no sé si vo­so­tros os iden­ti­fi­cais con esa idea de "rock".

Iggy di­jo eso por­que él per­te­ne­ce a esa épo­ca, era su ma­ne­ra de de­cir que so­mos una bue­na ban­da. Pe­ro el rock an­tes so­lía avi­var la ima­gi­na­ción de la gen­te, y aho­ra mis­mo ya no cum­ple esa fun­ción. Eso no quie­re de­cir que el rock sea inú­til, pue­de se­guir sien­do ge­nial, pe­ro creo que su mo­men­to y su lu­gar pa­sa­ron ha­ce tiem­po. No creo que el rock aho­ra mis­mo nos ha­ble de lo que nos es­tá su­ce­dien­do.

An­tes de Slea­ford Mods pa­sas­te por va­rias ban­das de rock. ¿Por qué te de­sen­can­tas­te del es­te­reo­ti­po roc­ke­ro?

Dios, al fi­nal aca­bé odián­do­lo. Era al­go de­ca­den­te y es­tú­pi­do, y es­te no es un mo­men­to pa­ra ha­cer al­go de­ca­den­te. Aho­ra mis­mo, no creo que eso no fun­cio­ne pa­ra na­da. Hay gen­te que to­da­vía ne­ce­si­ta esa ima­gen de fan­ta­sía, pe­ro al fi­nal es al­go tre­men­da­men­te su­per­fi­cial. De to­das ma­ne­ras, esa gen­te no es de­ma­sia­do in­te­li­gen­te.

¿Crees que la mú­si­ca si­gue sien­do un vehícu­lo ca­paz de cam­biar a la gen­te?

No, no... El pro­ble­ma es que las gran­des fi­gu­ras que po­drían lle­gar a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas son to­dos unos idio­tas cor­po­ra­ti­vos: Tay­lor Swift, Kan­ye West… ese ti­po de gen­te. Con ellos to­do es po­der, di­ne­ro, fies­ta y se­xo.

¿Man­tie­nes al­gu­na es­pe­ran­za de que las co­sas pue­dan cam­biar, es­pe­cial­men­te pa­ra la cla­se tra­ba­ja­do­ra?

Sí, tie­nes que con­ser­var cier­ta es­pe­ran­za, aun­que aho­ra mis­mo no ha­ya mu­chos mo­ti­vos pa­ra man­te­ner­la. Tie­nen que lle­gar un pun­to en el que la gen­te se le­van­te, es­pe­ro. Es­te ni­vel de abu­so, de tor­tu­ra y de in­di­fe­ren­cia no pue­de du­rar pa­ra siem­pre. La po­bla­ción del pla­ne­ta es ca­da vez ma­yor, y la gen­te que con­tro­la to­do ca­da vez me­nor. En al­gún mo­men­to es­to tie­ne que cam­biar, no pue­den se­guir in­ven­tán­do­se nue­vas for­mas de con­tro­lar­nos pa­ra siem­pre. Pe­ro tam­bién en­tien­do que ha­ya gen­te pa­ra la que sea de­ma­sia­do di­fí­cil re­be­lar­se. Yo mis­mo: ten­go 46 años y dos hi­jos. ¿Qué voy a ha­cer? ¿Sa­lir a la ca­lle y ro­bar­le una pis­to­la a al­guien?

En­glish ta­pas se pu­bli­ca el 3 de mar­zo. Slea­ford Mods ac­túan en Pri­ma­ve­ra Sound.

Ja­son Wi­lliam­son y An­drew Fearn: dos chavs dis­pues­tos a no pa­sar ni una.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.