To­do en­ca­ja.

Por fin to­do en­ca­ja: el có­mic Te­tris, el jue­go del que to­dos ha­blan des­ve­la la his­to­ria del pri­mer vi­deo­jue­go que en­ten­die­ron tus pa­dres

El País - Tentaciones - - CONTENIDOS -

La in­creí­ble his­to­ria de có­mo el crea­dor del Te­tris abrió una grie­ta en la URRS, con­ver­ti­da en có­mic.

→ Hu­bo otros vi­deo­jue­gos muy po­pu­la­res an­tes de Te­tris. Sin em­bar­go, nin­guno lo­gró a) una dispu­ta épi­ca entre gi­gan­tes co­mo Nin­ten­do, Ata­ri o Se­ga, b) abrir una grie­ta ca­pi­ta­lis­ta en la URSS y c) que la abue­la de Box Brown se en­gan­cha­se a su ver­sión en Ga­me Boy.

"Mi ya­ya se pa­sa­ba el día ju­gan­do", ex­pli­ca es­te di­bu­jan­te y guio­nis­ta de có­mics de Fi­la­del­fia. A su ma­ne­ra, eso sí: "Po­sa­ba la con­so­la en la me­sa y usa­ba so­lo los de­dos ín­di­ces". Des­pués de su bio­pic so­bre el excéntrico wrestler An­dré el gi­gan­te (As­ti­be­rri), cuen­ta en Te­tris, el jue­go del que to­dos ha­blan (Hé­roes de pa­pel) la ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria de có­mo un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de Mos­cú, Alek­séi Páz­hit­nov, ideó el puz­le de­fi­ni­ti­vo con so­lo seis pie­zas y un

scroll ver­ti­cal. Ah, y sin ver un ru­blo. "Es un au­tén­ti­co ar­tis­ta: otros se que­da­ron con los mi­llo­nes, pe­ro mi­llo­nes com­pro­ba­ron su ta­len­to", opi­na Brown, que tam­bién vio fi­chas ca­yen­do cuan­do ce­rra­ba los ojos. "Es lo que ha­ce especial a Te­tris, que te ha­ce al­go en el ce­re­bro. Es co­mo ha­cer me­di­ta­ción. ¡Yo he lle­ga­do a te­ner alu­ci­na­cio­nes ju­gan­do!".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.