Con dos bas­ta.

Cuan­do J de Los pla­ne­tas te "fi­cha" des­pués de un con­cier­to es que al­go es­tás ha­cien­do bien. Ca­la Ven­to se lo han ga­na­do a ba­se de di­rec­tos enér­gi­cos y un par de dis­cos que en­tran co­mo tra­lla­zos

El País - Tentaciones - - CONTENIDOS - NOELIA FARIÑA ELI­SA SANCHEZ (REA­LI­ZA­DA CON LG G6)

Con gui­ta­rra y ba­te­ría, Ca­la Ven­to se so­bran pa­ra ser la nue­va re­ve­la­ción rock.

Pue­de que la his­to­ria de es­ta ban­da sea de lo más sen­ci­lla: dos uni­ver­si­ta­rios con ga­nas de to­car, mu­chas ho­ras de en­sa­yo y con­cier­tos con­ca­te­na­dos ca­si de for­ma adic­ti­va. Pe­ro de lo que po­cos gru­pos pue­den pre­su­mir es de te­ner una tra­yec­to­ria tan in­ten­sa. "Hoy es­tá­ba­mos es­pe­ran­do pa­ra to­car y nos mi­ra­mos di­cien­do: ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do aquí? ¿Có­mo ha pa­sa­do to­do es­to?", ex­cla­ma Aleix Tu­rón, guitarrista, can­tan­te y cul­pa­ble de es­ta for­ma­ción que, con Ja­pan­droids co­mo re­fe­ren­cia, de­ci­dió pro­bar si una gui­ta­rra y una ba­te­ría eran ins­tru­men­tos su­fi­cien­tes.

No hay que re­mon­tar­se muy lejos pa­ra com­pro­bar que sí. Des­de que ga­na­ron el con­cur­so Ma­ke Noi­se de Converse en 2015, al igual que hi­cie­ron Hinds o The Pa­rrots, su ca­rre­ra si­gue la mis­ma es­te­la. Su pa­so por el fes­ti­val South by South­west de Aus­tin no de­ja de ser anec­dó­ti­co si lo com­pa­ra­mos con el rui­do que es­tán ha­cien­do en la es­ce­na un­der­ground na­cio­nal. Sold out en Ma­drid, do­ble­te en Bar­ce­lo­na y la in­vi­ta­ción for­mal del es­qui­vo lí­der de Los Pla­ne­tas a su pró­xi­ma gi­ra. "Aca­ba­mos el bo­lo en Gra­na­da y Jo­ta se nos acer­ca, nos di­ce que le ha fli­pa­do y que si que­re­mos to­car con ellos. ¡Alu­ci­na!", re­cuer­da Joan Del­ga­do, el ba­te­ría de pe­lo re­bel­de al que aún le re­sul­ta ex­tra­ño que les pi­dan ba­que­tas al ter­mi­nar el con­cier­to. Y es que Ca­la Ven­to es un gru­po de di­rec­to don­de to­do pue­de pa­sar, des­de que rom­pan los am­plis to­can­do o que la Po­li­cía les obli­gue a ha­cer­lo en acús­ti­co por que­jas de los ve­ci­nos. Al­go di­fí­cil pa­ra una ban­da que so­lo sabe to­car con ga­nas. "A ve­ces nos di­cen que cuan­do es­ta­mos to­can­do lo ha­ce­mos pa­ra no­so­tros, y bueno, no po­de­mos evi­tar­lo, es­ta­mos dis­fru­tan­do de nues­tras can­cio­nes", res­pon­den.

La mis­ma ur­gen­cia con la que cie­rran fe­chas tam­bién se re­fle­ja en su dis­co­gra­fía. Ni un año ha pa­sa­do des­de que BCo­re pu­bli­có su ál­bum ho­mó­ni­mo, un con­jun­to de can­cio­nes di­rec­tas que di­na­mi­tan las ba­rre­ras ge­ne­ra­cio­na­les y so­ni­dos in­fluen­cia­dos por la mú­si­ca

in­die que es­cu­cha­ban en su ado­les­cen­cia. "Ar­ctic Mon­keys, Bloc Party, Stro­kes, Red Hot Chi­li Pep­pers… con eso se ha cons­trui­do nues­tro back­ground",

apun­ta Aleix. Pe­ro si de al­go pre­su­men am­bos es de afian­zar su so­ni­do en el nue­vo dis­co. Fru­to Pa­no­ra­ma es un tra­ba­jo de on­ce cor­tes que re­su­me to­do lo que han vi­vi­do es­te año, una reali­dad de­cons­trui­da en es­tri­bi­llos pe­ga­di­zos y cam­bios de rit­mo enér­gi­cos. "Nues­tras can­cio­nes siem­pre van de co­sas que nos han pa­sa­do". Así, hablan de su gi­ra en Nue­ve to­ros, se po­nen tier­nos en Fe­tén y reivin­di­ca­ti­vos en la con­tes­ta­ria 6.000.000.000, ins­pi­ra­da en la cri­sis de re­fu­gia­dos. A la ho­ra de ele­gir sus fa­vo­ri­tas, Aleix lo tie­ne cla­ro: An­tes de él. "La re­ci­cla­mos pa­ra el se­gun­do dis­co y me ape­te­cía dar­le una vuel­ta a la le­tra". Mien­tras que Joan di­fe­ren­cia: "Ten­go can­cio­nes fa­vo­ri­tas de to­car y de es­cu­char. Dis­fru­to mu­cho es­cu­chan­do En cue­ros, pe­ro to­can­do no tan­to, por­que ten­go que can­tar y no es­toy tan acos­tum­bra­do".

Res­pec­to a la gra­ba­ción, pa­ra es­te dis­co, mu­cho más re­po­sa­do y ma­du­ro, han vuel­to a con­tar con Èric Fuen­tes (The Un­fi­nis­hed Sim­pathy). "Quien co­no­ce su dis­co­gra­fía ya sabe lo que apor­ta, es un má­qui­na de ha­cer hits y siem­pre mo­la con­tar con esa vi­sión ex­ter­na, la mú­si­ca ad­quie­re otra di­men­sión", de­fien­de Aleix. De he­cho, si al­go no fa­lla a la ho­ra de cla­si­fi­car las can­cio­nes de Ca­la Ven­to es la mul­ti­tud de pun­tos de vis­ta. Se ga­na­ron la co­ro­na de los re­yes del po­wer pop, la ca­te­go­ría de hard­co­re naif, emo punk, o la úl­ti­ma que más les ha sorprendido, crowd rock. Ellos pa­san de las eti­que­tas con na­tu­ra­li­dad, por­que si al­go tie­nen cla­ro es por qué ha­cen mú­si­ca. "Lo que nos mue­ve y lo que nos mo­ti­va es ha­cer bue­nas can­cio­nes y que cuan­do nos po­ne­mos el dis­co nos pon­ga la piel de ga­lli­na", ex­pli­can. Tam­po­co tie­nen re­pa­ros a la ho­ra de re­cla­mar el pa­pel de los gru­pos no­ve­les en la es­ce­na mu­si­cal. "He­mos ido co­no­cien­do a ban­das co­mo Bay­wa­ves que es­tán apor­tan­do mu­chí­si­mo más que otros ban­das tí­pi­cas de in­die español. To­das son una co­pia de to­das, va­rían las vo­ces y po­co más", apun­ta Aleix. "Mo­la­ría que los fes­ti­va­les se arries­ga­ran más. Tie­nen el po­der de mos­trar a gru­pos que ha­cen co­sas in­tere­san­tes y que na­die los co­no­ce", con­clu­ye Joan. Ca­la Ven­to ac­túan en el fes­ti­val To­ma­vis­tas (Ma­drid, 19 a 21 de ma­yo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.