La "ca­me­lla" de la mo­da

Aca­ba de lle­gar el úl­ti­mo ta­qui­lla­zo de Net­flix con trans­fon­do de mo­da. Girl­boss na­rra las an­dan­zas, el triun­fo y pos­te­rior de­cli­ve de la mag­na­te Sop­hia Amo­ru­so

El País - Tentaciones - - TENTADERO -

Le­gi­ti­mar un im­pe­rio sur­gi­do de la más pu­ra es­pe­cu­la­ción se­ría al­go des­ca­be­lla­do si de­trás no se es­con­die­ra un fu­tu­ri­ble éxi­to de Net­flix. Me re­fie­ro a la lle­ga­da de Girl­boss, la nue­va se­rie de la pla­ta­for­ma di­gi­tal que ya es­tá dis­po­ni­ble en su pa­rri­lla. Ba­sa­da en el li­bro de tí­tu­lo ho­mó­ni­mo, es­ta se­rie re­la­ta la his­to­ria real de la ca­li­for­nia­na Sop­hia Amo­ru­so. Si tie­nen más de 25 años, son hom­bres y no tra­ba­jan en mo­da, no se alar­men si no sa­ben quién es. Si de­ci­mos que fue la fun­da­do­ra de Nasty Gal, qui­zás les sue­ne un po­co más: creó es­te por­tal de

re­tail es­pe­cia­li­za­do en mo­da pa­ra ado­les­cen­tes (y pa­ra esas fans no tan jó­ve­nes de ese look sa­li­do del Coa­che­lla) que cuen­ta con más de me­dio mi­llón de usua­rios. Al­go que dis­ta mu­cho de sus co­mien­zos: Amo­ru­so abrió una pe­que­ña tien­da en eBay con ro­pa de mar­ca que en­con­tra­ba ti­ra­da de pre­cio en tien­das de se­gun­da mano y la re­ven­día gra­cias a una bue­na se­sión de fo­tos por mi­les de dólares. Cha­ne­les, Dio­res, Mos­chi­nos... Siem­pre a la úl­ti­ma y de bue­ní­si­ma ca­li­dad. To­da una "ca­me­lla" de la mo­da que pro­mo­cio­na­ba sus pro­duc­tos a tra­vés de MySpace y que ter­mi­nó en 2012 con el lan­za­mien­to de su pro­pia lí­nea de ro­pa, ac­ce­so­rios y com­ple­men­tos, y va­rias tien­das fí­si­cas por EE UU. Pe­ro el cuen­to de ha­das ter­mi­nó sien­do el de la le­che­ra: su em­pre­sa va­lo­ra­da en 200 mi­llo­nes de dólares en­tró en ban­ca­rro­ta y tu­vo que ven­der­se por la la dé­ci­ma par­te a otro gi­gan­te

online, BooHoo.com... Y es que en eso del kar­ma, ni tu buen gus­to te sal­va.

To­ño Ca­ña­das es un rea­li­za­dor ma­dri­le­ño que lle­va más de tres lus­tros vien­do el mun­do a tra­vés de un vi­sor. Ha al­ter­na­do su la­bor co­mo rea­li­za­dor con la de fo­tó­gra­fo, y tam­bién ha tra­ba­ja­do co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía. Ac­tual­men­te es­tá vol­ca­do en la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma LG G6 A to­da pan­ta­lla, así que no se nos ocu­rre me­jor per­so­na pa­ra que nos ha­ble de su experiencia usan­do el smartp­ho­ne.

Co­mo rea­li­za­dor, ¿qué tal se desen­vuel­ve el LG G6 pa­ra tra­ba­jar con él en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión?

Fan­tás­ti­ca­men­te. Es un apa­ra­to su­per­pe­que­ño que li­be­ra mu­cho pe­so. Ade­más, per­mi­te gra­bar en mu­chos es­pa­cios sin lla­mar de­ma­sia­do la aten­ción que, pa­ra los que nos de­di­ca­mos a es­to, es al­go muy po­si­ti­vo. Por otro la­do, es muy po­co in­tru­si­vo, so­bre to­do con la gen­te que es­ta­mos en­tre­vis­tan­do, por­que ellos mis­mos es­tán muy acos­tum­bra­dos a usar el mó­vil, y ade­más lo es­tán uti­li­zan­do en el pro­gra­ma.

¿Qué tal es la ca­li­dad de gra­ba­ción?

Tal y co­mo di­cen las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes: es­ta­mos ha­blan­do de un 4k bru­tal, con una ca­li­dad in­creí­ble, y la sa­tu­ra­ción de los co­lo­res de su Dolby Vi­sion es impresionante. Ade­más, la ca­li­dad de gra­ba­ción de au­dio en 24 Bits es muy bue­na.

¿Y a la ho­ra de tra­ba­jar con ese ma­te­rial pa­ra mon­tar­lo, pa­ra edi­tar­lo…?

Fun­cio­na de ma­ne­ra muy có­mo­da por­que tie­ne una com­pren­sión enor­me. Eso es muy prác­ti­co a la ho­ra de tra­ba­jar con él, por­que fun­cio­na muy bien en cuan­to a gra­ba­ción de tar­je­tas, des­car­gas, co­pia­dos, etc. Ade­más se pue­de des­car­gar en cual­quier ti­po de or­de­na­dor y cual­quier pro­gra­ma de edi­ción lo ab­sor­be y lo tra­ba­ja muy bien.

¿Es com­pa­ti­ble con los for­ma­tos te­le­vi­si­vos que se ma­ne­jan ac­tual­men­te?

Com­ple­ta­men­te, por­que ac­tual­men­te se tra­ba­ja en HD o FULL HD, y esa re­duc­ción de la que ha­blá­ba­mos in­clu­so lo me­jo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.