Ar­te re­ci­cla­do.

Des­cu­brió su pa­sión por crear ob­je­tos con las ma­nos y por re­uti­li­zar ma­te­ria­les. Aho­ra su tra­ba­jo lle­ga del ver­te­de­ro a cual­quier par­te. In­clu­so al es­pa­cio ex­te­rior

El País - Tentaciones - - TENTACIONES - Tex­to Ma­rio Suá­rez Fo­to­gra­fía Fe­li­pe Her­nán­dez

Tom Sachs con­vier­te cual­quier ma­te­rial en ar­te. Es ca­paz has­ta de mon­tar su pro­pia ca­rre­ra es­pa­cial.

En ma­yo de 2012, el pla­ne­ta Mar­te lle­gó al co­ra­zón de Man­hat­tan. Allí lo ate­rri­zó el ar­tis­ta Tom Sachs (Nue­va York, 1966) du­ran­te la fe­ria de ar­te Ar­mory. Fue­ron más de 16.000 me­tros cua­dra­dos de una ins­ta­la­ción con ob­je­tos que re­crea­ban una mi­sión de la Na­sa, con la pe­cu­lia­ri­dad de que to­do el con­te­ni­do era re­ci­cla­do, en­sam­bla­do con sus pro­pias ma­nos. El mon­ta­je ar­tís­ti­co, Spa­ce Pro­gram 2.0.: Mars, ter­mi­na­ba cuan­do en­via­ba a dos fic­ti­cias mu­je­res astronautas al pla­ne­ta ro­jo en bus­ca de la res­pues­ta a una pre­gun­ta ha­bi­tual: ¿Es­ta­mos so­los? Una ma­ne­ra de ha­blar de ba­su­ra do­més­ti­ca que, a su vez, na­rra­ba una historia so­bre otro ti­po de ba­su­ra es­pa­cial o so­cial, y que se na­rró en una pe­lí­cu­la, A spa­ce pro­gram, que ha si­do re­cien­te­men­te ex­hi­bi­da en el fes­ti­val RIZOMA de Ma­drid. Un mun­do ima­gi­na­rio ca­si in­fan­til de un ar­tis­ta que lo mis­mo ha­ce una play­list pa­ra Kan­ye West co­mo per­for­man­ce mu­si­cal que di­se­ña unas za­pa­ti­llas pa­ra Ni­ke.

¿Bri­co­leur? ¿Di­ces que te au­to­de­no­mi­nas bri­co­leur?

Sí, vie­ne de bri­co­la­je, es al­guien que ha­ce ar­ti­lu­gios fun­cio­na­les a par­tir de ma­te­ria­les desecha­dos o en­con­tra­dos, y los con­vier­te en nue­vos ob­je­tos con otros usos no­ve­do­sos. Re­ge­ne­ro así lo que me ro­dea, es un ca­mino os­ci­lan­te de pér­di­da y de ga­nan­cia, pe­ro so­bre to­do es un jue­go. En reali­dad, ha­go es­cul­tu­ras.

Pe­ro ca­si siem­pre rea­li­zas pie­zas con ob­je­tos tec­no­ló­gi­cos re­ci­cla­dos. ¿Tan­ta ma­nía le tie­nes a las má­qui­nas?

Soy una víc­ti­ma más de las má­qui­nas, aun­que pa­so la ma­yor par­te de mi tiem­po ha­cien­do co­sas con mis ma­nos. Vi­vi­mos en un épo­ca do­mi­na­da por los or­de­na­do­res, y yo, co­mo to­do el mun­do, uso mi por­tá­til pa­ra ha­cer com­pras o ver por­no­gra­fía, pe­ro tam­bién ha­go co­sas con ma­de­ra, ce­rá­mi­ca o me­tal.

¿Es una ma­ne­ra de ser crí­ti­co con el uso ma­si­vo de tec­no­lo­gía?

La ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da es te­rri­ble, por­que nos obli­ga a es­tar co­nec­ta­dos to­do el tiem­po y a ac­tua­li­zar nues­tros te­lé­fo­nos con­ti­nua­men­te. Te­ne­mos que ha­cer pro­duc­tos que du­ren más. To­do em­pe­zó des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a par­tir de en­ton­ces algo que ha­ce dos años es­ta­ba bien, aho­ra ya no lo es­tá. To­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra cam­biar des­pués de que pa­se un tiem­po, pe­ro el prin­ci­pio de­be­ría ser cons­truir co­sas du­ra­de­ras. Na­da es pa­ra siem­pre, es cier­to, pe­ro des­pués ese ma­te­rial se pue­de usar pa­ra otras co­sas, y así creas nue­vos ob­je­tos y ge­ne­ras ener­gía.

¿En­ton­ces la ba­su­ra es be­lla?

La be­lle­za tam­bién es­tá en en­con­trar el uso a co­sas que fue­ron be­llas en otros mo­men­tos de su vi­da. Yo es­toy in­tere­sa­do en tra­ba­jar con ma­te­ria­les po­bres o ba­jos y ele­var­los des­pués a algo más gran­de. Un ob­je­to que ha­ce dos me­ses era ba­su­ra, des­pués pue­de ser un bol de ce­rá­mi­ca con mis de­dos im­pre­sos que se ter­mi­na ven­dien­do por 30.000 eu­ros. Es­to es es­pe­cial.

Se­gún es­to, ¿cual­quie­ra pue­de ha­cer ar­te des­de su ca­sa uti­li­zan­do un vie­jo ra­dio­ca­se­te?

Ar­te es to­do. In­clu­so los abo­ga­dos son gran­des ar­tis­tas, por­que pue­den ha­cer un buen jui­cio. Ellos tam­bién son crea­do­res. Tam­bién los po­li­cías pue­den lle­gar a ha­cer ar­te con su tra­ba­jo. Qui­zá un ar­te más te­rri­ble, pe­ro es­tán crean­do en su día a día. En el ar­te sí que se da más uso a otros ma­te­ria­les, los ar­tis­tas usan to­do el tiem­po ele­men­tos usa­dos.

¿La mo­da tam­bién for­ma­ría par­te de ese con­su­mo ma­si­vo que cri­ti­ca?

La mo­da es ge­nial, la amo so­bre to­do cuan­do te ha­cer pa­re­cer sexy, pe­ro no cuan­do pue­de con­tri­buir a en­fer­me­da­des co­mo la anore­xia. Amo la mo­da por­que amo las co­sas bo­ni­tas, pe­ro odio cuan­do es par­te de la ob­so­les­cen­cia, cuan­do te in­ci­ta a com­prar más y más. El show de la mo­da ne­ce­si­ta ge­ne­rar con­ti­nua­men­te di­ne­ro y que ha­ya más gas­to, y ha­ce a la gen­te más po­bre.

UN VI­SIO­NA­RIO DEL CON­SU­MO

De for­ma­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, Tom Sachs tie­ne obra en co­lec­cio­nes de ar­te de im­por­tan­tes pi­na­co­te­cas de Nue­va York co­mo el So­lo­mon R. Gug­gen­heim Mu­seum, Whit­ney Mu­seum of Ame­ri­can Art o el Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art, y

"Siem­pre he en­con­tra­do mi es­ta­do emo­cio­nal per­fec­to cuan­do ha­go co­sas con las ma­nos. Así des­cu­brí que, si ha­ces co­sas con amor, la gen­te aca­ba pa­gan­do por ellas"

fue­ra de su país en el Centre Geor­ges Pom­pi­dou de Pa­rís, en­tre otros. Lle­gó al mun­do del ar­te de ma­ne­ra na­tu­ral, por su ma­nía de dis­traer­se en cla­se ha­cien­do fi­gu­ri­tas con cual­quier ob­je­to que caía en sus ma­nos. El es­pa­cio, el mal uso que se ha­ce de la ba­su­ra y la ico­no­gra­fía pop han mar­ca­do su obra. Du­ran­te su ju­ven­tud lle­gó a tra­ba­jar en una tien­da de di­se­ño de Frank Gehry, e in­clu­so di­se­ñó la ins­ta­la­ción de ador­nos de Na­vi­dad de los gran­des al­ma­ce­nes Bar­neys en 2014. Fue una re­vi­sión con­tem­po­rá­nea de es­tas fies­tas tan po­pu­la­res y con­su­mis­tas en Nue­va York lo que re­ve­ló el in­te­rés del ar­tis­ta por el con­su­mis­mo y có­mo con­ver­tir los ob­je­tos en fe­ti­che. A par­tir de en­ton­ces, se vol­vió más crí­ti­co y ya no hu­bo mar­cha atrás.

Has crea­do es­ce­nas de Na­vi­dad don­de la Vir­gen Ma­ría era He­llo Kitty, los Re­yes Ma­gos Bart Simpson y en el es­ta­blo ha­bía un lo­go de McDo­nald’s. ¿Es im­po­si­ble no creer que tu obra es crí­ti­ca?

Yo soy crí­ti­co, pe­ro mi tra­ba­jo no lo es ne­ce­sa­ria­men­te, por­que lue­go tam­bién tie­ne que es­tar den­tro de una ca­sa. Pa­ra mí, el ar­te es co­mo una agen­da po­lí­ti­ca, tam­bién lla­ma­da pro­pa­gan­da, por­que es­tá tra­tan­do de mos­trar una idea de ma­ne­ra con­ti­nua. Mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co tie­ne éxi­to si des­pués lo­gra mos­trar mis ideas po­lí­ti­cas. Más tar­de, que el pú­bli­co de­ci­da al res­pec­to.

Una idea muy ro­mán­ti­ca…

Yo es­toy ce­le­bran­do la vi­da, no el con­su­mo ma­si­vo. Quie­ro sen­tir sa­tis­fac­ción con mi tra­ba­jo, no con el di­ne­ro que es­to ge­ne­re. Co­nec­to con lo que ha­go por­que lo ha­go con amor. Mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co ha­bla de co­sas con­cre­tas, pe­ro tam­bién de ce­le­brar la pro­pia evi­den­cia del in­di­vi­duo, y es­to… es la me­jor co­sa del mun­do. Tam­po­co creas que ha­go mi tra­ba­jo pa­ra los de­más, lo ha­go pa­ra mí y pa­ra mi co­mu­ni­dad, y esa co­mu­ni­dad es to­do el mun­do que se acer­que a mi tra­ba­jo.

¿Has con­se­gui­do la fe­li­ci­dad?

Des­cu­brí que que­ría ser ar­tis­ta con 20 años. Ha­bía es­tu­dia­do en Londres pe­ro pa­sa­ba par­te de mi tiem­po ha­cien­do co­sas con las ma­nos. Siem­pre en­con­tra­ba mi es­ta­do emo­cio­nal per­fec­to cuan­do usa­ba las ma­nos, cuan­do ha­cía es­cul­tu­ras. Fue así cuan­do des­cu­brí el se­cre­to de la vi­da: que cuan­do ha­ces algo con amor otra gen­te pue­de ter­mi­nar pa­gan­do por ello. No ha si­do fá­cil lle­gar has­ta aquí, pe­ro es­toy con­ten­to de ha­ber­lo con­se­gui­do.

¿Y en qué pun­tos con­cre­tos del día en­cuen­tras ese es­ta­do de bie­nes­tar?

Por las ma­ña­nas, cuan­do me des­pier­to, to­mo mi ca­fé en una ta­za de por­ce­la­na. Ol­vi­do los co­rreos elec­tró­ni­cos y to­das esas mal­di­tas co­sas que di­ce Trump a dia­rio, y con­si­go que se que­den atrás. No quie­ro pa­sar los pri­me­ros mi­nu­tos de mi día con in­for­ma­ción tó­xi­ca del ex­te­rior, hay que pro­te­ger­se de esas ma­las no­ti­cias al me­nos cuan­do uno des­pier­ta. Cuan­do uno sa­le de la ca­ma, es el mo­men­to de me­di­tar, de bai­lar, de pen­sar en ti mis­mo, y lue­go ya sa­les fue­ra y co­mien­zas a en­ten­der el mun­do real.

Por lo que pa­re­ce, eres de te­ner mu­chos ri­tua­les.

Sí, ten­go mu­chos, con los años ca­da vez soy más ma­niá­ti­co. Siem­pre in­ten­to no de­jar pro­ble­mas no re­suel­tos en mi es­tu­dio [tie­ne 12 per­so­nas tra­ba­jan­do con él] pa­ra el pró­xi­mo día, quie­ro lle­gar a ca­sa y dor­mir con to­do en paz, pa­ra que pue­da es­tar por la ma­ña­na en ar­mo­nía. No pa­sa na­da si se co­men­ten erro­res, pe­ro creo que hay que so­lu­cio­nar­los en el mo­men­to.

¿Y no tie­nes mú­si­cos o ar­tis­tas a los que ad­mi­ras?

¡Bas­tan­tes! Ja­mes Brown, Bob Mar­ley, Louis Arms­trong… me gus­ta la mú­si­ca ne­gra. Y tam­bién mu­chos otros ar­tis­tas de la diáspora afri­ca­na. En el ar­te me gus­ta El Bos­co, Pi­cas­so, Cal­der, Do­nald Judd…

¿Crees en el uso de ani­ma­les pa­ra ha­cer obras de ar­te?

Amo los ani­ma­les, y sé que hay mu­cha gen­te que los uti­li­za en tra­ba­jo ar­tís­ti­co. Es­to ha ge­ne­ra­do mu­chas pro­tes­tas de di­fe­ren­tes gru­pos pro­tec­cio­nis­tas, y la ver­dad es que no en­tien­do por qué. Creo que no es­tá mal usar ani­ma­les en el ar­te, in­clu­so yo ten­go dos pie­zas de ví­deo con dos po­llos que res­ca­té, los crié y da­ban hue­vos pa­ra el desa­yuno.

¿En­ton­ces, es­tás a fa­vor de con­si­de­rar los to­ros co­mo ar­te? ¿Has vis­to al­gu­na vez al­gu­na co­rri­da?

Los to­ros es una ma­ra­vi­llo­sa tra­di­ción, pe­ro es muy cruel a la vez. Re­co­noz­co que los to­re­ros son ar­tis­tas, pe­ro no me gus­ta esa cruel­dad. No pue­do de­ci­dir al res­pec­to, pe­ro sí que he vis­to al­gu­na co­rri­da de to­ros en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.