Tra­zo orien­tal.

Pa­ge Tsou es el úl­ti­mo ilus­tra­dor orien­tal que sal­ta a las gran­des ga­le­rías de ar­te. Aho­ra ex­po­ne en Ma­drid

El País - Tentaciones - - TENTACIONES - Por Ma­rio Suá­rez

Pa­ge Tsou es uno de los ilus­tra­do­res que es­tá con­si­guien­do que su tra­ba­jo lle­gue a los gran­des mu­seos.

En 2015, una obra del ar­tis­ta ja­po­nés Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi se subas­tó por cer­ca de 429.000 eu­ros. Era un cua­dro de es­té­ti­ca pop, muy cer­cano al có­mic, con la fi­gu­ra de Lio­nel Mes­si. Una ci­fra di­fí­cil de ima­gi­nar ha­ce algo más de una dé­ca­da, cuan­do la ilus­tra­ción era con­si­de­ra­da un ar­te me­nor den­tro de las van­guar­dias. Hoy, su obra for­ma par­te de mu­seos y co­lec­cio­nes pri­va­das de to­do el mun­do, li­de­ran­do un cam­bio en el mer­ca­do y en la for­ma de en­ten­der las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas del ar­te.

Son po­cos los crea­do­res que cru­zan es­ta fron­te­ra pe­ro, los que lo ha­cen, con­si­guen ele­var su tra­ba­jo al lu­gar del que nun­ca tu­vo que ba­jar­se. Uno de los úl­ti­mos en lle­gar es Pa­ge Tsou (Tai­wán, 1978), un au­tor de literatura in­fan­til, ha­bi­tual co­la­bo­ra­dor de fir­mas co­mo Guc­ci, Montblanc o Johnny Wal­ker, que aho­ra ex­po­ne por pri­me­ra vez en Es­pa­ña en el Mu­seo ABC de Di­bu­jo e Ilus­tra­ción (Ma­drid). "En al­gu­nos ca­sos, el ar­te con­tem­po­rá­neo pa­re­ce una ilus­tra­ción, con nom­bres co­mo Da­vid Sh­ri­gley o el pro­pio Mu­ra­ka­mi, pe­ro tam­bién pa­sa al re­vés, que la ilus­tra­ción es­tá cer­ca­na al ar­te; lo

mains­tream y lo un­der­ground han co­men­za­do a mez­clar­se, la fron­te­ra en­tre la ilus­tra­ción y el ar­te es­tá di­fu­mi­na­da, y al fi­nal to­do es lo mis­mo, un con­cep­to o un con­jun­to de his­to­rias que quie­re el ar­tis­ta con­tar de ma­ne­ra vi­sual", cuen­ta Tsou. Con in­fluen­cias del có­mic ja­po­nés, el ar­te ur­bano y la pin­tu­ra tra­di­cio­nal orien­tal, el tra­ba­jo de es­te ar­tis­ta ya for­ma par­te de im­por­tan­tes co­lec­cio­nes y cen­tros de ar­te co­mo el Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Tai­péi o la Fun­da­ción Con­ran (Reino Uni­do), en­tre otros.

"In­ter­net ha crea­do mul­ti­tud de nue­vas pla­ta­for­mas y opor­tu­ni­da­des a los ilus­tra­do­res, com­pa­ra­do con los vie­jos tiem­pos. Aho­ra es más fá­cil di­fun­dir tu obra", re­la­ta el ar­tis­ta que, ra­re­zas de su sec­tor, ca­re­ce de re­des so­cia­les. Ad­mi­ra­dor de Banksy, Da­mien Hirst o Mar­tin Creed, lle­ga a nues­tro país con una ex­po­si­ción ti­tu­la­da Hi­de-and-seek [el jue­go del es­con­di­te] don­de ex­pe­ri­men­ta, con una lí­nea pre­ci­sa, con el ac­to de ocul­tar y bus­car, pe­ro tam­bién ha­bla de gue­rra y vio­len­cia, con un es­ti­lo le­jano a la ilus­tra­ción in­fan­til que le ha he­cho fa­mo­so y le lle­vó a ga­nar el Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Ilus­tra­ción Fe­ria de Bo­lo­nia (2011), el más im­por­tan­te de su sec­tor. "An­tes de que un ar­tis­ta se con­vier­ta en maes­tro es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar su pro­pio es­ti­lo, pa­ra al fi­nal des­cu­brir cuál le gus­ta más y dón­de es­tá más có­mo­do. Si mi­ras a Pi­cas­so o Mi­ró, tam­bién des­cu­bres que cam­bia­ron bas­tan­te de mo­do de tra­ba­jar", aña­de. No es­pe­re­mos, en­ton­ces, en su mues­tra có­di­gos naïf ni co­lo­res pas­tel.

Aba­jo, dos pie­zas de la se­rie The and. Su ex­po­si­ción se pue­de vi­si­tar en el Mu­seo ABC de ilus­tra­ción has­ta el 15 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.