Mu­cha Noo­mi.

Ha si­do Lis­beth Sa­lan­der y ha lu­cha­do con­tra los aliens, pe­ro aho­ra Noo­mi Ra­pa­ce se en­fren­ta a su ma­yor re­to: in­ter­pre­tar a sie­te her­ma­nas en la pe­lí­cu­la What hap­pe­ned to mon­day?

El País - Tentaciones - - TENTACIONES - BEA­TRIZ MAR­TÍ­NEZ

Ha si­do Lis­beth Sa­lan­der, ha ma­ta­do aliens y aho­ra se mul­ti­pli­ca por 7.

Es­tá acos­tum­bra­da a trans­for­mar­se en ca­da pa­pel. Noo­mi Ra­pa­ce no tie­ne mie­do a desatar su es­pí­ri­tu ca­ma­leó­ni­co y con­si­de­ra ca­da uno de los re­tos pro­fe­sio­na­les a los que se en­fren­ta co­mo una opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­se a sí mis­ma. La co­no­ci­mos gra­cias a su en­car­na­ción de la he­roí­na hac­ker Lis­beth Sa­lan­der en la adap­ta­ción del bes­tse­ller Mi­llen­nium, una tri­lo­gía que no so­lo la lan­zó a la fa­ma, sino que ci­men­tó su ima­gen de mu­jer fuer­te e in­do­ma­ble ca­paz de desafiar las nor­mas de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to con una so­la mi­ra­da.

Aho­ra se en­fren­ta a uno de los re­tos más com­pli­ca­dos de su ca­rre­ra: in­ter­pre­tar sie­te per­so­na­jes (sie­te her­ma­nas idén­ti­cas) en What hap­pe­ned to mon­day?, la nue­va apues­ta de la ca­de­na Net­flix. "Ca­da una de ellas te­nía que iden­ti­fi­car­se e in­di­vi­dua­li­zar­se cla­ra­men­te sin re­cu­rrir al cli­ché. No bas­ta­ba con po­ner­se una pe­lu­ca y ac­tuar de for­ma di­fe­ren­te, te­nía que en­con­trar la fre­cuen­cia en la que se mo­vían y do­tar­las de per­so­na­li­dad. El re­to era con­se­guir que al fi­nal to­das fue­ran dis­tin­tas ver­sio­nes de mí mis­ma", nos cuen­ta Noo­mi al otro la­do del te­lé­fono.

La ac­triz re­co­no­ce que fue un pro­ce­so que la de­jó ex­haus­ta. ¿Más que lu­char con­tra Alien en Pro­met­heus? "Pues sí, ¡mu­cho más! Ima­gi­na la pa­ra­do­ja de en­fren­tar­te a la muer­te de tu per­so­na­je y te­ner que se­guir in­ter­pre­tán­do­lo, tras­mi­tien­do ira, pe­na, tris­te­za y mie­do a tra­vés de mis otras ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas".

En la pe­lí­cu­la, una gran cor­po­ra­ción, al fren­te de la que en­con­tra­mos a una pér­fi­da Glenn Clo­se, apro­ve­cha el pro­ble­ma de la so­bre­po­bla­ción mun­dial pa­ra ha­cer­se con el con­trol de na­ta­li­dad y, al mis­mo tiem­po, ejer­cer un po­der opre­sor en­tre los ha­bi­tan­tes. "Es cier­to que es una dis­to­pía, pe­ro hay al­gu­nos de­ta­lles que se acer­can pe­li­gro­sa­men­te a la reali­dad. Nos en­con­tra­mos en un mo­men­to muy con­vul­so. La lle­ga­da de Trump, el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, tan­ta vio­len­cia y co­rrup­ción... Pa­re­ce que to­do se va­ya a des­mo­ro­nar en cual­quier mo­men­to, pe­ro in­ten­to con­ser­var la fe en la ra­za hu­ma­na".

Tam­bién man­tie­ne la es­pe­ran­za en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Su hi­jo de ca­tor­ce años la con­ven­ció pa­ra que com­pra­ra un co­che eléc­tri­co por­que es me­jor pa­ra el me­dio am­bien­te. "Creo que hay que en­con­trar la ma­ne­ra de no des­tro­zar tan­to. En el fon­do, la pe­lí­cu­la con­tie­ne un men­sa­je po­lí­ti­co cla­ro: la ne­ce­si­dad de ha­cer una vi­da más sos­te­ni­ble y ha­bi­ta­ble pa­ra to­dos. Es la úni­ca ma­ne­ra de lu­char con­tra la des­hu­ma­ni­za­ción que nos ro­dea".

Noo­mi Ra­pa­ce es una ac­triz atí­pi­ca den­tro del en­gra­na­je de Holly­wood. No le gus­ta sen­tir­se ata­da a sus ser­vi­dum­bres, qui­zás por­que siem­pre ha te­ni­do la ne­ce­si­dad de ser li­bre, al igual que el ave que eli­gió co­mo su ape­lli­do ar­tís­ti­co. Tam­bién por el ca­rác­ter pa­sio­nal que le otor­ga su san­gre gi­ta­na, ya que su pa­dre fue bai­laor de fla­men­co. Se fue de ca­sa muy jo­ven pa­ra bus­car­se la vi­da y des­de en­ton­ces no se ha ame­dren­ta­do an­te na­da. Le gus­ta in­ter­pre­tar a mu­je­res con ca­rác­ter, va­lien­tes y lu­cha­do­ras. "No nos que­da más re­me­dio que ser fuer­tes. Es el mo­men­to de to­mar el con­trol de nues­tras vi­das, pre­gun­tar­nos qué que­re­mos ha­cer, qué que­re­mos ser e ir a por to­das. Si quie­res ser la mu­jer de al­guien o por el con­tra­rio crear tu pro­pia vi­da. Es algo que siem­pre he te­ni­do cla­ro".

Qui­zás por eso la ac­triz ha de­ci­di­do in­vo­lu­crar­se en la pro­duc­ción de al­gu­nos pro­yec­tos, en­tre ellos Stock­holm, th­ri­ller so­bre el fa­mo­so atra­co con rehe­nes que da­ría lu­gar al tér­mino Sín­dro­me de Es­to­col­mo. "Me gus­ta ha­cer co­sas, ge­ne­rar­las. Me de­ses­pe­ra que ten­gan que ve­nir a mí", con­fie­sa. Pe­ro no siem­pre ha si­do así. Ha te­ni­do que pa­sar por lar­gos cas­tings (algo que de­tes­ta) pa­ra in­ter­pre­tar a per­so­na­jes tan co­di­cia­dos co­mo el de Lis­beth Sa­lan­der o el de la di­va Ma­ría Ca­llas. "En Holly­wood que­da mu­cho por ha­cer. Hay que lu­char por la igual­dad, pe­ro tam­bién te­ner con­trol so­bre nues­tro tra­ba­jo y que los hom­bres nos de­jen con­tar nues­tras his­to­rias". Por eso, pa­ra su se­gun­da pe­lí­cu­la co­mo pro­duc­to­ra ha ele­gi­do la historia de una mu­jer guar­daes­pal­das, por­que nor­mal­men­te se des­es­ti­man es­te ti­po de pa­pe­les pa­ra el gé­ne­ro fe­me­nino.

Noo­mi Ra­pa­ce pien­sa que to­do es­tá cam­bian­do den­tro de la in­dus­tria y que es el mo­men­to de no que­dar­se atrás. En cuan­to a la po­lé­mi­ca de Net­flix en el Fes­ti­val de Can­nes, re­co­no­ce que hay que se­guir pro­te­gien­do el ci­ne en pan­ta­lla gran­de, pe­ro tam­bién ge­ne­rar con­te­ni­dos de ca­li­dad pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. "Se tra­ta de su­mar, no de res­tar. Y Net­flix tie­ne algo muy de­mo­crá­ti­co. Re­unir en tu ca­sa a un gru­po de ami­gos pa­ra ver una pe­lí­cu­la tie­ne algo má­gi­co. Es tiem­po de com­par­tir co­sas en­tre to­dos".

«En Holly­wood hay que lu­char pa­ra que los hom­bres nos de­jen con­tar nues­tras his­to­rias»

Aquí es so­lo una, pe­ro en What Hap­pe­ned to mon­day apa­re­cen sie­te Noo­mis, ca­da una con sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Eso es ga­nar­se el suel­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.