ESPAÑA SE ES­TRE­NA EN EL MUNDIAL BA­JO UNA PRE­SIÓN INES­PE­RA­DA.

La Roja, tras el inau­di­to cis­ma con Lopetegui, ape­la al fút­bol en su es­treno an­te la cru­da Por­tu­gal, la cam­peo­na de Eu­ro­pa que ca­pi­ta­nea Cristiano

El País (Valencia) - - PORTADA - / O. ANDERSEN (AFP)

La se­lec­ción es­pa­ño­la de­bu­ta hoy en el Mundial de Ru­sia an­te Por­tu­gal (en So­chi, a las 20.00), su ri­val más di­fí­cil de la pri­me­ra fa­se. El equi­po afron­ta el en­cuen­tro dos días des­pués de que una in­só­li­ta cri­sis lle­va­ra a sus­ti­tuir al se­lec­cio­na­dor Lopetegui por Hie­rro (en la fo­to, en el en­tre­na­mien­to de ayer).

España afron­ta­rá des­de hoy (20.00, Te­le­cin­co) su 15º Mundial tras las jor­na­das más de­li­ran­tes de sus 98 años de vi­da. Ho­ras des­pués de que di­mi­tie­ra un mi­nis­tro del ra­mo que se jac­ta de odiar el de­por­te y fue­ra des­pe­di­do un se­lec­cio­na­dor por flir­tear a es­con­di­das con el Real Madrid, la Roja ten­drá que me­dir­se con la cru­da Por­tu­gal, la cam­peo­na de Eu­ro­pa que ca­pi­ta­nea Cristiano Ronaldo. Pa­ra España, un re­to que ya era ma­yúscu­lo se ha con­ver­ti­do aho­ra en una si­tua­ción ex­tre­ma. Tan­to por la for­ta­le­za de la hue­su­da Por­tu­gal co­mo por los enig­mas de una se­lec­ción con un pa­no­ra­ma inau­di­to. Por mu­cho que Fer­nan­do Hie­rro y Ser­gio Ra­mos tra­ta­ran ayer en vano de dar pa­so al ba­lón y ol­vi­dar lo inol­vi­da­ble: el cis­ma es­per­pén­ti­co ocu­rri­do en los cuar­te­les de Kras­no­dar des­de que el Madrid se cru­za­ra en el ca­mino de Lopetegui a es­pal­das de la fe­de­ra­ción.

El ca­pi­tán es­pa­ñol y ma­dri­dis­ta se es­for­zó sin éxi­to: “No ha si­do un epi­so­dio agra­da­ble, pe­ro España de­be es­tar por en­ci­ma de cual­quier nom­bre pro­pio. Hie­rro es idó­neo y na­da de­be des­cen­trar­nos, na­da cam­bia­rá nues­tra ilu­sión”.

Ra­mos no ne­gó lo evi­den­te. Él es­ta­ba al corriente de lo que pla­nea­ban en si­gi­lo Lopetegui y el Real Madrid. Con una son­ri­sa en­vol­ven­te di­jo: “Cuan­do eres ca­pi­tán te to­ca sa­ber un po­co más de la cuen­ta en si­tua­cio­nes de ma­yor re­per­cu­sión”. El an­da­luz no com­par­tió su in­for­ma­ción con el res­to de ca­ma­ra­das, al me­nos con los no mi­li­tan­tes ma­dri­dis­tas. ¿Ello ha pro­vo­ca­do grie­tas en el ves­tua­rio? “Ca­da uno so­mos de un pa­dre y una ma­dre, pe­ro la idea co­lec­ti­va de ir a por el Mundial se man­tie­ne”.

Tan ex­tra­va­gan­te es es­te arran­que es­pa­ñol en Ru­sia que Lopetegui se pre­sen­tó ayer con el Madrid, emocionado y de­fi­nién­do­se co­mo “al­guien leal”, so­lo una ho­ra des­pués de que su im­pro­vi­sa­do su­ce­sor, Fer­nan­do Hie­rro, die­ra en la tó­rri­da y hú­me­da So­chi su pri­me­ra rue­da de pren­sa ofi­cial an­te los me­dios in­ter­na­cio­na­les. Por más que las cir­cuns­tan­cias le ha­yan obli­ga­do a acep­tar el car­go de for­ma or­to­pé­di­ca, Hie­rro no es un ca­de­te. So­lo ha di­ri­gi­do al Ovie­do, una tem­po­ra­da y en Se­gun­da, pe­ro su fa­mi­lia­ri­dad con los Mun­dia­les es ex­tra­or­di­na­ria. Ru­sia 2018 es su oc­ta­va ci­ta, tras cua­tro co­mo ju­ga­dor, uno co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo y dos con car­go en la FIFA.

La mis­ma idea

So­bre sus pla­nes an­te Por­tu­gal, Hie­rro fue con­se­cuen­te: “Es im­po­si­ble cam­biar al­go en dos días, pe­ro ten­go con­fian­za ple­na en la idea so­bre la que he­mos tra­ba­ja­do du­ran­te los úl­ti­mos dos años y se ve­rá la España re­co­no­ci­ble”. Una co­sa es el guion, in­to­ca­ble pa­ra el ma­la­gue­ño, y otra sus in­tér­pre­tes. Si se pre­vé una España con el mis­mo es­que­le­to, otra co­sa es lo que de­ci­da Hie­rro so­bre al­gu­nos pues­tos que han bai­la­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Sin Car­va­jal, de­be­rá de­ci­dir en­tre Odrio­zo­la y Na­cho. Tam­po­co pa­re­cía que Lopetegui tu­vie­ra se­lla­do quién acom­pa­ña­ría a Bus­quets, con Ko­ke y Thia­go co­mo prin­ci­pa­les can­di­da­tos. Y hay que ver có­mo re­suel­ve el nue­vo se­lec­cio­na­dor el nu­do del arie­te. Su pre­de­ce­sor se in­cli­na­ba por Cos­ta, pe­ro la pu­jan­za de Iago As­pas ha si­do evi­den­te.

Y en­fren­te, Por­tu­gal. El equi­po que en­tre­na Fer­nan­do San­tos lle­ga li­be­ra­do de car­gas his­tó­ri­cas tras en­tro­ni­zar­se en Fran­cia 2016, la pri­me­ra cum­bre de la se­lec­ción lu­sa. Un tí­tu­lo que, de al­gu­na ma­ne­ra, ali­via la pre­sión so­bre un con­jun­to con buen re­per­to­rio en to­das sus lí­neas. En Por­tu­gal en­he­bran al­re­de­dor de Cristiano fut­bo­lis­tas ma­ci­zos y cur­ti­dos co­mo Pe­pe y Wi­lliam Car­val­ho y ju­ga­do­res tan ex­pan­si­vos co­mo Ber­nar­do Sil­va, Gue­rrei­ro, Moutinho, Gue­des...

A sus 33 años, Cristiano asal­ta su cuar­to cam­peo­na­to del mun­do, pre­vi­si­ble­men­te el del cie­rre. Los Mun­dia­les nun­ca han re­tra­ta­do a ese vo­raz go­lea­dor que ya su­ma 81 tan­tos co­mo in­ter­na­cio­nal. Gui­ños inex­pli­ca­bles del fút­bol: en 13 par­ti­dos mun­dia­lis­tas (1.114 mi­nu­tos), CR so­lo ha lo­gra­do em­bo­car tres go­les. Y nun­ca an­te ri­va­les de al­ta gra­dua­ción. Sus víc­ti­mas: Irán, Co­rea del Nor­te y Gha­na. Tam­po­co España le ha re­sul­ta­do es­pon­jo­sa. Nun­ca ha ba­ti­do la por­te­ría de la Roja tras cua­tro par­ti­dos, tres ofi­cia­les —vic­to­rias es­pa­ño­las en el Mundial 2010 y la Eu­ro­co­pa 2012, y bin­go lu­so en el cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de 2004— y un amis­to­so.

Pe­ro si ca­da par­ti­do tie­ne su pro­pio re­la­to, el que cru­za hoy a España con Por­tu­gal tie­ne tan­tos in­te­rro­gan­tes que has­ta Ser­gio Ra­mos se sin­tió des­con­cer­ta­do al con­cluir su rue­da de pren­sa: “Son­reíd un po­co, que es­to pa­re­ce un ta­na­to­rio”. Que rue­de la pe­lo­ta cuan­to an­tes.

/ ULY MAR­TÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.