La di­mi­sión de Mà­xim Huer­ta

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

Ha­ce una se­ma­na se pro­du­jo el nom­bra­mien­to de los mi­nis­tros del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez. La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da fue que se tra­ta­ba de un Go­bierno pre­pa­ra­do, ho­mo­gé­neo y con ai­re fres­co pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos que ne­ce­si­ta­ba la so­cie­dad es­pa­ño­la. Pe­ro no hay que ob­viar una cua­li­dad que de­be exi­gir­se a cual­quier per­so­na que os­ten­te un car­go pú­bli­co: la ejem­pla­ri­dad. Por eso, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te Mà­xim Huer­tano pue­de ni de­be con­si­de­rar­se acor­de a la con­duc­ta exi­gi­da. Ade­más, la fra­se pro­nun­cia­da por el pre­si­den­te del Go­bierno ha­ce tres años en re­la­ción a Juan Car­los Mo­ne­de­ro re­sul­tó pre­mo­ni­to­ria y fue uti­li­za­da por sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos pa­ra pre­sio­nar­le: “Un po­lí­ti­co que crea una so­cie­dad pa­ra pa­gar la mi­tad de los im­pues­tos es­ta­ría al día si­guien­te de co­no­cer­se fue­ra de mi eje­cu­ti­va”.— Ja­vier Cor­de­ro Ruiz. Madrid. La di­mi­sión de Mà­xim Huer­ta co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra de­mues­tra en qué con­sis­te la cohe­ren­cia po­lí­ti­ca, a di­fe­ren­cia de otros que en un pa­sa­do re­cien­te —y no tan re­cien­te— se afe­rra­ron a sus si­llas has­ta el fin de los días tras sa­lir a la luz ac­tos si­mi­la­res e in­clu­so más gra­ves. Que to­men ejem­plo el res­to de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Sien­to de ver­dad que se ha­ya pro­du­ci­do un he­cho co­mo es­te a los po­cos días de for­mar­se el ac­tual Go­bierno por­que, en mi opi­nión, te­nía —y tie­ne— bue­na pin­ta. Es­pe­ro y de­seo que la cohe­ren­cia y la trans­pa­ren­cia sean la ban­de­ra de es­te Eje­cu­ti­vo co­mo mo­tor de la ver­da­de­ra re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca en nues­tro país.— Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez-Arro­yo Cas­te­llano. Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.