El Eje­cu­ti­vo quie­re re­ti­rar a Billy el Ni­ño la me­da­lla y su pen­sión

El mi­nis­tro del In­te­rior pi­de el ex­pe­dien­te de con­ce­sión de la con­de­co­ra­ción

El País (Valencia) - - ESPAÑA - NA­TA­LIA JUNQUERA,

En sus pri­me­ros 10 días en el car­go, el nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior, el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, ha so­li­ci­ta­do el ex­pe­dien­te y to­da la do­cu­men­ta­ción dis­po­ni­ble so­bre las cir­cuns­tan­cias en las que en 1977 se otor­gó al ex­po­licía An­to­nio González-Pa­che­co, co­no­ci­do co­mo Billy el Ni­ño y acu­sa­do de tor­tu­ras du­ran­te la dic­ta­du­ra, una me­da­lla al mé­ri­to po­li­cial que in­cre­men­ta en un 15% su pen­sión. La in­ten­ción del mi­nis­tro, se­gún fuentes del Go­bierno, es com­pro­bar que es po­si­ble le­gal­men­te re­ti­rar­le ese re­co­no­ci­mien­to, que in­clu­ye una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca ex­tra.

La jus­ti­cia argentina, don­de se ins­tru­ye una cau­sa por los crí­me­nes del fran­quis­mo, so­li­ci­tó su de­ten­ción tras re­ci­bir las de­nun­cias de va­rias víc­ti­mas que acu­sa­ban al exins­pec­tor de po­li­cía de 13 de­li­tos de tor­tu­ras. En 2014, la Au­dien­cia Na­cio­nal re­cha­zó tal me­di­da, tras lla­mar­lo a de­cla­rar, por con­si­de­rar que los de­li­tos ha­bían pres­cri­to. “Olía mu­cho a al­cohol. Te­nía 28 años, so­lo dos más que yo. Y dis­fru­ta­ba tor­tu­ran­do. Se le no­ta­ba por­que en me­dio de la fu­ria, al pe­gar­te bo­fe­ta­das y pa­ta­das, te­nía un ges­to de pla­cer, de sa­tis­fac­ción”, re­la­ta­ba a EL PAÍS Fe­li­sa Eche­go­yen.

Cha­to Ga­lan­te, de­nun­cian­te en Argentina, re­cor­da­ba otro epi­so­dio: “Una vez, me te­nía es­po­sa­do al ra­dia­dor en un des­pa­cho de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad. Me dio un cu­la­ta­zo y me di­jo: ‘Has te­ni­do el ho­nor de que te pe­gue un cu­la­ta­zo Billy el Ni­ño’. Se po­nía de­lan­te de ti a ha­cer ges­tos de ká­ra­te, te da­ba una pa­ta­da y te de­cía: ‘Eres un gran sa­co de gol­pes’. Era un tor­tu­ra­dor com­pul­si­vo”.

Fue Ro­dol­fo Mar­tín Vi­lla quien, el 13 de ju­nio de 1977, fir­mó la or­den por la que se con­ce­dió a Billy el Ni­ño la me­da­lla de pla­ta al mé­ri­to po­li­cial pa­ra pre­miar “ser­vi­cios de ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio”. Los re­qui­si­tos pa­ra tal re­co­no­ci­mien­to se re­co­gían en una ley de 1964, du­ran­te la Dic­ta­du­ra, que es­ta­ble­ce que el mi­nis­tro del In­te­rior, a pro­pues­ta del di­rec­tor ge­ne­ral de se­gu­ri­dad, po­día con­ce­der es­tas con­de­co­ra­cio­nes pa­ra pre­miar “a quie­nes ob­ser­ven las vir­tu­des de pa­trio­tis­mo, leal­tad y en­tre­ga al ser­vi­cio en el más al­to gra­do”.

La Aso­cia­ción pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.