Car­ta a The­re­sa

El País (Valencia) - - PÁGINA 2 - Má­riam Mar­tí­nez-Bas­cu­ñán

Es­ta se­ma­na, Bo­ris John­son nos sor­pren­día con su car­ta de re­nun­cia. No nos de­jan pro­yec­tar nues­tras fan­ta­sías so­bre lo real, pa­re­cía de­cir­nos es­te ni­ño gran­de. Co­mo si tea­tra­li­za­ra una ra­bie­ta de pa­tio de co­le­gio, el al­bo­ro­ta­do Bo­ris ad­ver­tía de la ago­nía del sue­ño del Bre­xit. ¿Qué hay de nues­tro fe­ti­chis­mo so­be­rano, del ta­ke back con­trol, del mí­ti­co Bri­tain first? En lu­gar de al­can­zar el Val­ha­lla, di­ce en su ape­sa­dum­bra­da epís­to­la a la pri­me­ra mi­nis­tra, he­mos en­tra­do en una “ab­sur­da si­tua­ción” —al me­nos re­co­no­ce es­to— que nos obli­ga a acep­tar le­yes co­mu­ni­ta­rias sin po­der mo­di­fi­car una co­ma ni in­fluir so­bre su rea­li­za­ción.

Lo cier­to es que, cuan­do uno ter­mi­na de leer la em­pa­la­go­sa car­ta, con su cur­si­le­ría y su pa­la­bre­ría chic, dan ga­nas de aplau­dir­le: ¡bien­ve­ni­do a la reali­dad, Mr. John­son! El Bre­xit era eso y él lo sa­be. Lo sa­be y lo sa­bía. En­ton­ces co­mo aho­ra, las men­ti­ras, el sen­ti­men­ta­lis­mo de car­tón pie­dra y el man­tra de un pa­trón so­be­ra­nis­ta ya di­lui­do cons­ti­tu­yen el te­lón de fon­do del dis­cur­so de un char­la­tán que so­lo as­pi­ra a ha­cer­se con una po­si­ción de po­der en su par­ti­do.

¿Tan di­fí­cil es que un po­lí­ti­co ten­ga las aga­llas de de­cir la ver­dad? Lo gra­cio­so es que es­tas fan­ta­sías, tan de mo­da en bo­ca de los nue­vos sal­va­pa­trias, se re­vis­ten del me­lan­có­li­co len­gua­je de la au­ten­ti­ci­dad, cuan­do en reali­dad son un sub­pro­duc­to de la ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca, esa que sub­ya­ce a la ma­yo­ría de las pro­pues­tas po­lí­ti­cas: cóm­pre­me es­ta fan­ta­sía en el mer­ca­do es­pe­cu­la­ti­vo de la pro­me­sa fu­tu­ra y créa­me gra­tis, que ya lo ges­tio­na­ré des­pués.

Es ló­gi­co que, des­cu­bier­ta la estafa, cuan­do los he­chos se im­po­nen a las ex­pec­ta­ti­vas, los ciu­da­da­nos nos en­tre­gue­mos a la emo­ción y nos “de­cep­cio­ne­mos” con los go­ber­nan­tes. El abu­so de la dia­léc­ti­ca en­tre la com­bus­tión pro­me­tei­ca de unos y el re­plie­gue de­sen­can­ta­do de otros es una di­men­sión más de la cri­sis de nues­tras de­mo­cra­cias, y sa­lir del lo­da­zal re­quie­re un ejer­ci­cio de ma­du­rez pa­ra el que no pa­re­ce­mos pre­pa­ra­dos ni los po­lí­ti­cos ni los ciu­da­da­nos. El jue­go de ocul­tar la ra­zón tras la emo­ción, con la com­pli­ci­dad de am­bas par­tes, mues­tra de nue­vo sus fi­su­ras. Qui­zás por­que, des­pués de to­do, no he­mos sal­va­do el vie­jo es­co­llo ilus­tra­do: sa­lir de nues­tra au­to­cul­pa­ble mi­no­ría de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.