Blan­co

El País (Valencia) - - PÁGINA 2 - Ju­lio Lla­ma­za­res

En el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ibi­za, que ocu­pa una an­ti­gua cons­truc­ción mi­li­tar de la ciu­da­de­la, to­do con­du­ce al blan­co: el en­ca­la­do de las pa­re­des, om­ni­pre­sen­te y ca­si per­fec­to, el olor de la sal del mar, tan cer­cano, el blan­co de los ves­ti­dos de mu­chos de los vi­si­tan­tes, el de las ca­sas de la ciu­dad vie­ja de Ibi­za que re­cor­tan las ven­ta­nas de un edi­fi­cio cu­ya am­plia­ción mo­der­na se hi­zo si­guien­do las pau­tas ar­qui­tec­tó­ni­cas de su en­torno. Por si le fal­ta­ra al­go, al blan­co om­ni­pre­sen­te e in­ma­cu­la­do del mu­seo se une es­tos días el de las por­ce­la­nas que ex­po­ne en él el es­cri­tor y ar­tis­ta bri­tá­ni­co Ed­mund de Waal, al que el pe­rio­dis­ta Juan Cruz en­tre­vis­ta­ba pa­ra EL PAÍS ha­ce po­cos días.

La ex­po­si­ción, que se inau­gu­ró con la pin­tu­ra por el ar­tis­ta de un mu­ral (ape­nas dos lí­neas rec­tas de añil, el co­lor con el que tra­di­cio­nal­men­te ha­cían las plo­ma­das los al­ba­ñi­les ibi­cen­cos, y unas pa­la­bras en el mis­mo co­lor: “Es­tás en una is­la. Ve des­pa­cio”) so­bre una pa­red ex­te­rior del mu­seo, se com­po­ne ín­te­gra­men­te de va­sos blan­cos de por­ce­la­na, la ma­te­ria ha­bi­tual con la que tra­ba­ja De Waal, que se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo ce­ra­mis­ta más que co­mo es­cri­tor o ar­tis­ta, acom­pa­ña­dos de tro­zos de már­mol y de ala­bas­tro que su­bra­yan su blan­cu­ra esen­cial. Con­ce­bi­da co­mo un ho­me­na­je a Wal­ter Ben­ja­min y al es­cri­tor y ar­tis­ta vie­nés Raoul Hausmann, que re­ca­la­ron en la is­la de Ibi­za en los años trein­ta del si­glo XX, cuan­do es­ta aún vi­vía sus­pen­di­da en el tiem­po (no ha­bían lle­ga­do los pri­me­ros hip­pies ni los tu­ris­tas que la inun­dan hoy), y de­ja­ron me­mo­ria es­cri­ta y vi­sual de ella, la ex­po­si­ción de Ed­mund de Waal —cu­ya no­ve­la La lie­bre con ojos de ám­bar, en la que cuen­ta la his­to­ria de su fa­mi­lia ju­día, es­tá sien­do un acon­te­ci­mien­to edi­to­rial en el mun­do—, cons­ti­tu­ye to­da una fies­ta de los sen­ti­dos pre­ci­sa­men­te por su esen­cia­li­dad. El blan­co pu­ro del ala­bas­tro, ese que en el Re­na­ci­mien­to se iden­ti­fi­có con la luz di­vi­na, y el de la por­ce­la­na y el már­mol, más te­rre­na­les, cum­plen la mis­ma fun­ción que cum­plie­ron siem­pre la cal y la sal de Ibi­za, en las que Ben­ja­min qui­so ver la per­fec­ción de la len­ti­tud y el des­po­ja­mien­to: “Hay días en los que no hay na­da que ha­cer por­que na­da es po­si­ble, o por­que no se dan las con­di­cio­nes —luz eléc­tri­ca y man­te­qui­lla, li­co­res y agua co­rrien­te—, co­que­tean­do y le­yen­do el pe­rió­di­co”. ¿Qué más pe­dir pa­ra sen­tir­se un dios que sen­tar­se en una si­lla con­tra una pa­red de cal co­mo las que Hausmann fo­to­gra­fió (con un som­bre­ro so­bre el res­pal­do de una de ellas) o un va­so de por­ce­la­na blan­ca de Ed­mund de Waal en el que be­ber el tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.