La pa­tro­nal pa­ra­li­za Ni­ca­ra­gua mien­tras Or­te­ga mues­tra su fuer­za

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - CAR­LOS SA­LI­NAS,

Mer­ca­dos, ban­cos, tien­das, ga­so­li­ne­ras y pe­que­ños pues­tos de co­mi­da no abrie­ron sus puer­tas ayer en ciu­da­des y pue­blos de Ni­ca­ra­gua, en un pa­ro na­cio­nal con­vo­ca­do por la opo­si­ción pa­ra for­zar la sa­li­da del pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga, quien re­pli­có mo­vi­li­zan­do a sus se­gui­do­res. El pa­ro na­cio­nal de 24 ho­ras, con­vo­ca­do por la opo­si­to­ra Alian­za Na­cio­nal por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia, que aglu­ti­na a gru­pos de la so­cie­dad ci­vil, fue res­pal­da­do por la cú­pu­la em­pre­sa­rial. Jo­sé Adán Ague­rri, pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de la Em­pre­sa Pri­va­da (COSEP), la prin­ci­pal cá­ma­ra em­pre­sa­rial del país, se mos­tra­ba ayer sa­tis­fe­cho al cons­ta­tar que la ma­yo­ría del co­mer­cio, ban­cos y em­pre­sas del país se­cun­da­ron el pa­ro na­cio­nal con­vo­ca­do por la Alian­za Cí­vi­ca, que reúne a es­tu­dian­tes, em­pre­sa­rios, aca­dé­mi­cos y cam­pe­si­nos. Fue la enési­ma me­di­da de pre­sión fren­te al Gobierno del pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga que, co­mo res­pues­ta, man­tu­vo abier­tas to­das las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y el trans­por­te pú­bli­co en Ma­na­gua. Or­te­ga, ade­más, or­ga­ni­zó en la ca­pi­tal una ca­ra­va­na de co­ches con sus sim­pa­ti­zan­tes, co­mo res­pues­ta a la mar­cha na­cio­nal del jue­ves y el pa­ro de ayer. La res­pues­ta de las em­pre­sas al pa­ro “mues­tra por se­gun­da vez en un mes la uni­dad del sec­tor em­pre­sa­rial al­re­de­dor de los ob­je­ti­vos de ce­se a la re­pre­sión, jus­ti­cia y de­mo­cra­ti­za­ción”, di­jo Ague­rri.

El em­pre­sa­rio afir­mó que el 90% de los co­mer­cios de Ma­na­gua, la ca­pi­tal, se su­ma­ron al pa­ro y una res­pues­ta si­mi­lar hu­bo en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. Em­pre­sas del sec­tor tex­til —prin­ci­pal­men­te de ca­pi­tal asiá­ti­co— que for­man par­te del ré­gi­men de zo­nas fran­cas lla­ma­ron a sus em­plea­dos al ta­jo. El pre­si­den­te de la pa­tro­nal jus­ti­fi­có la de­ci­sión de es­tas com­pa­ñías ex­tran­je­ras por sus “par­ti­cu­la­ri­da­des con­trac­tua­les a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, aun­que di­jo que no te­nía el da­to de cuán­tas ha­bían man­te­ni­do su ac­ti­vi­dad.

Va­rias zo­nas de Ma­na­gua lu­cían ayer va­cías, con ban­cos, su­per­mer­ca­dos, ba­res y res­tau­ran­tes ce­rra­dos, así co­mo cen­tros co­mer­cia­les. Muy po­ca gen­te se mo­vi­li­za­ba por la ciu­dad, de 1,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. In­clu­so las pa­ra­das de au­to­bu­ses es­ta­ban va­cías, a pe­sar de que el Gobierno man­tu­vo ope­ra­ti­vo el trans­por­te pú­bli­co. Tam­bién es­ta­ban va­cías al­gu­nas ofi­ci­nas del Mi­nis­te­rio de Mi­gra­ción, que du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas se han vis­to des­bor­da­das por la de­man­da de pa­sa­por­tes de ni­ca­ra­güen­ses que quie­ren de­jar el país por la cri­sis, que ayer cum­plió 87 días con un ba­lan­ce hom­bres mu­je­res de más de 350 muer­tos.

La ma­yo­ría de los co­mer­cios de los mer­ca­dos de la ca­pi­tal tam­bién es­ta­ban ce­rra­dos, prin­ci­pal­men­te de las gran­des dis­tri­bui­do­ras de ali­men­tos y pro­duc­tos de lim­pie­za o de fe­rre­te­ría. En el Mer­ca­do Ma­yo­reo se man­te­nían abier­tos los pe­que­ños ven­de­do­res de fru­tas y ver­du­ras, pro­duc­tos de rá­pi­do de­te­rio­ro. Ir­lan­da Je­rez, co­mer­cian­te del ca­pi­ta­lino Mer­ca­do Orien­tal —con­si­de­ra­do el más gran­de de Ni­ca­ra­gua y uno de los ma­yo­res de Cen­troa­mé­ri­ca— ca­li­fi­có de “éxi­to to­tal” el pa­ro. “In­clu­so sen­ti­mos que se su­ma­ron más per­so­nas de las que es­pe­rá­ba­mos. No hay com­pra­do­res, so­lo gen­te de se­gu­ri­dad por­que los co­mer­cian­tes tie­nen te­rror a los saqueos”, di­jo Je­rez, en re­fe­ren­cia a los asal­tos de co­mer­cios re­gis­tra­dos en va­rios pun­tos del país.

Ce­le­bra­ción san­di­nis­ta

“Es­ta­mos pa­ra­dos to­dos”, de­cla­ró la lí­der sin­di­ca­lis­ta San­dra Ra­mos. “Es­te­lí, Granada, Ma­ta­gal­pa, León, Ma­sa­ya, to­do el país se su­mó. Es­to re­fle­ja que es­te pue­blo Des­de el 18 de abril, cuan­do arran­ca­ron las pro­tes­tas con­tra Or­te­ga, Ni­ca­ra­gua se ha ins­ta­la­do en una cre­cien­te pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca, con co­mer­cios ce­rra­dos por la cri­sis. Des­de ha­ce un mes Ma­na­gua entra des­de las seis de la tar­de en un le­tar­go for­za­do, una suer­te de to­que de que­da por la pre­sen­cia de ca­mio­ne­tas con hom­bres ar­ma­dos que siem­bran el te­rror en la ciu­dad. Los lo­ca­les que so­bre­vi­ven pu­bli­can men­sa­jes de­ses­pe­ra­dos en sus re­des so­cia­les so­li­ci­tan­do a los clien­tes que los vi­si­ten y al­gu­nos han apos­ta­do por de­co­rar sus edi­fi­cios con la ban­de­ra na­cio­nal y men­sa­jes pa­trió­ti­cos pa­ra atraer clien­te­la. “Se bus­can clien­tes. No se re­quie­re ex­pe­rien­cia”, se leía en un le­tre­ro de un lo­cal de desa­yu­nos en la co­lo­nial León, ciu­dad de postal gol­pea­da por la cri­sis. de­man­da jus­ti­cia y la de­mo­cra­ti­za­ción de Ni­ca­ra­gua, que ce­se la re­pre­sión, la po­lí­ti­ca de muer­te, que ha­ya un cam­bio de raíz del sis­te­ma”, agre­gó Ra­mos. Pa­ra es­ta lí­der de los tra­ba­ja­do­res y abier­ta opo­si­to­ra al ré­gi­men de Or­te­ga, la de­ci­sión del pre­si­den­te de con­vo­car a sus sim­pa­ti­zan­tes a pe­sar del pa­ro na­cio­nal, “es un gra­ve error” y una de­mos­tra­ción de un con­trol de las ca­lles que, di­jo, ya per­dió. El pa­ro na­cio­nal, el se­gun­do en un mes, si­guió a la mar­cha na­cio­nal que tu­vo lu­gar el jue­ves en Ma­na­gua y otras 150 lo­ca­li­da­des del país. Hoy se ha con­vo­ca­do una ca­ra­va­na de co­ches que re­co­rre­rá ba­rrios de la ca­pi­tal que han si­do ase­dia­dos por las hues­tes ar­ma­das a las ór­de­nes del Gobierno.

Pe­se a la mo­vi­li­za­ción de sus hues­tes, la fies­ta pre­via al tra­di­cio­nal re­plie­gue —una de las ma­yo­res ce­le­bra­cio­nes del ca­len­da­rio san­di­nis­ta— fue sus­pen­di­da ayer por pri­me­ra vez en 39 años (des­de el triun­fo de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta).

La ca­rre­te­ra a Ma­sa­ya, que sir­ve de es­ce­na­rio al re­plie­gue, una ca­mi­na­ta de 29 ki­ló­me­tros, per­ma­ne­ció en un si­len­cio úni­ca­men­te in­te­rrum­pi­do por el mo­tor de al­gu­nos vehícu­los que se des­pla­za­ban por ella, al­go ex­tra­ño en una vía por la que cir­cu­lan unos 250.000 au­to­mó­vi­les por día.

En las ho­ras pre­vias al re­plie­gue, que va de Ma­na­gua a Ma­sa­ya, úni­ca­men­te pu­do ob­ser­var­se un am­bien­te al­go fes­ti­vo en una ro­ton­da ubi­ca­da a mi­tad de tra­yec­to, don­de una ban­de­ra gi­gan­te de Ni­ca­ra­gua pa­re­cía co­bi­jar nu­me­ro­sas ban­de­ras ro­ji­ne­gras del FSLN. La cal­ma tam­bién se de­bía a que es­te año el re­plie­gue no se­rá una ca­mi­na­ta sino una ca­ra­va­na de au­to­mó­vi­les pro­ta­go­ni­za­da prin­ci­pal­men­te por em­plea­dos del Es­ta­do, y sin la ga­ran­tía de la pre­sen­cia de Or­te­ga, aun­que se anun­ció que es­ta­ría.

/ CAR­LOS HE­RRE­RA

Dos hom­bres pa­san ayer jun­to al Mer­ca­do Ma­yo­reo de Ma­na­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.