Con­de­na a Es­pa­ña

El Su­pre­mo obli­ga al Gobierno a cum­plir el acuer­do so­bre re­fu­gia­dos

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

En­tre sep­tiem­bre de 2015 y el mis­mo mes de 2017, Es­pa­ña de­bía aco­ger a 19.449 re­fu­gia­dos pro­ce­den­tes de Gre­cia (13.086) e Ita­lia (6.363). Ese era el com­pro­mi­so que el Gobierno de Mariano Ra­joy ru­bri­có en Bruselas, pe­ro al ter­mi­nar el pla­zo so­lo ha­bían lle­ga­do 2.500 re­fu­gia­dos, ape­nas el 12,85% de la ci­fra acor­da­da. A pe­sar de que el Gobierno nun­ca re­cha­zó for­mal­men­te la po­lí­ti­ca de cuo­tas que tra­ta­ba de im­po­ner Bruselas ba­jo el li­de­raz­go mo­ral de An­ge­la Mer­kel, en la prác­ti­ca la boi­co­teó to­do lo que pu­do. Aho­ra Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el pri­mer país de la UE al que sus tri­bu­na­les han con­de­na­do por ha­ber in­cum­pli­do el acuer­do. Una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­si­de­ra que es­te era “vin­cu­lan­te y obli­ga­to­rio” y por eso obli­ga al Gobierno a re­ci­bir el 85% que res­ta de la cuo­ta pac­ta­da. Pe­ro no se­rá ya el Gobierno in­frac­tor, sino el nue­vo Gobierno so­cia­lis­ta el en­car­ga­do de dar cum­pli­mien­to a la sen­ten­cia.

El año en que se fir­mó el acuer­do, Eu­ro­pa vi­vía una gra­ví­si­ma cri­sis po­lí­ti­ca por la lle­ga­da ma­si­va de re­fu­gia­dos. La san­grien­ta gue­rra de Siria y la vio­len­cia en­dé­mi­ca que gol­pea­ba a di­ver­sos paí­ses, en­tre ellos Af­ga­nis­tán, con­du­je­ron ha­cia el con­ti­nen­te eu­ro­peo a más de un mi­llón de re­fu­gia­dos. An­te la enor­me pre­sión que su­frían tan­to los paí­ses de lle­ga­da, fun­da­men­tal­men­te Gre­cia e Ita­lia, co­mo el prin­ci­pal país de des­tino, Ale­ma­nia, la UE adop­tó un pri­mer acuer­do de re­par­to de 160.000 re­fu­gia­dos en­tre los 28 paí­ses miem­bros me­dian­te un sis­te­ma de cuo­tas obli­ga­to­rias. Pe­se a que era una ci­fra pe­que­ña en re­la­ción con los re­fu­gia­dos que ha­bían lle­ga­do ese año, el acuer­do te­nía una gran im­por­tan­cia por­que en su apli­ca­ción se di­ri­mía si Eu­ro­pa ha­cía fren­te a la emer­gen­cia de for­ma so­li­da­ria o se abría una nue­va y pe­li­gro­sa di­ná­mi­ca en la que ca­da país to­ma­ba las de­ci­sio­nes que más le con­ve­nían.

Se im­pu­so la se­gun­da op­ción. Aquel acuer­do fue el pri­me­ro y el úl­ti­mo, pues va­rios paí­ses del es­te se ne­ga­ron a aco­ger a un so­lo re­fu­gia­do. La UE, muy de­bi­li­ta­da, no tu­vo fuer­za pa­ra im­po­ner el acuer­do. Es­pa­ña no se su­mó al boi­co­teo, pe­ro tam­po­co hi­zo na­da por cum­plir lo pac­ta­do. Es­ta la­men­ta­ble es­tra­te­gia no so­lo per­ju­di­có a los re­fu­gia­dos que de­bían ser aco­gi­dos y a los paí­ses que so­por­ta­ban la prin­ci­pal car­ga, sino que de­bi­li­ta­ba pe­li­gro­sa­men­te a la Unión Eu­ro­pea. Y tam­bién ero­sio­na­ba a la pro­pia de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, pues era evi­den­te que se apli­ca­ba un plan­tea­mien­to cí­ni­co se­gún el cual una co­sa es lo que se di­ce y otra lo que se ha­ce. O lo que es lo mis­mo, que los acuer­dos pue­den no cum­plir­se, co­mo pue­den no cum­plir­se los com­pro­mi­sos elec­to­ra­les. Es­te ti­po de ac­ti­tu­des afec­tan muy ne­ga­ti­va­men­te a lo más im­por­tan­te del con­tra­to en­tre los ciu­da­da­nos y sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, la con­fian­za.

Mien­tras el Gobierno boi­co­tea­ba la lle­ga­da de re­fu­gia­dos, nu­me­ro­sas ciu­da­des se pre­pa­ra­ban pa­ra re­ci­bir­los con unos dis­po­si­ti­vos que re­sul­ta­ron inú­ti­les. Aho­ra Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les puer­tas de en­tra­da de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes eco­nó­mi­cos y ha co­men­za­do a com­pro­bar la im­por­tan­cia de que la UE afron­te la cri­sis mi­gra­to­ria de for­ma man­co­mu­na­da. He­mos de ce­le­brar que el nue­vo Gobierno ha­ya da­do un gi­ro en es­ta cues­tión. Es­pa­ña de­be es­for­zar­se por for­mar par­te de la so­lu­ción y no del pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.