Sa­ni­dad lle­va al fis­cal el cie­rre de una red de clí­ni­cas den­ta­les que afec­ta a mi­les de pa­cien­tes

El País (Valencia) - - ESPAÑA - F. SE­RRA­TO / E. SÁN­CHEZ,

El cie­rre sin pre­vio avi­so de las clí­ni­cas iDen­tal ha de­ja­do a de­ce­nas de mi­les de pa­cien­tes con bo­cas des­den­ta­das, tor­ni­llos me­tá­li­cos de im­plan­tes sin aca­bar y en­cías con in­fec­cio­nes. El ca­so, que afec­ta a 11 comunidades, su­po­ne uno de los ma­yo­res es­cán­da­los Los pa­cien­tes mues­tran con pu­dor los des­tro­zos que les han oca­sio­na­do en sus bo­cas los tra­ta­mien­tos den­ta­les inaca­ba­dos, que les im­pi­den lle­var una vi­da nor­mal. Son las se­cue­las que arras­tran des­de que la em­pre­sa iDen­tal clau­su­ró en los úl­ti­mos me­ses sus 25 clí­ni­cas low cost, abier­tas en 2015. El pre­cio se con­vir­tió en el prin­ci­pal imán pa­ra unos clien­tes, que en mu­chos ca­sos ca­re­cen de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. “Por eso fui yo allí”, cuen­ta Isa­bel Ver­ga­ra, una ma­dre se­pa­ra­da con dos hi­jos que tra­ba­ja en una piz­ze­ría y co­bra 1.000 eu­ros. “Me abrie­ron el pa­la­dar y me pu­sie­ron la or­to­don­cia a fi­na­les de 2016 y si­go con ella y con unos pro­ble­mas te­rri­bles de in­fec­cio­nes”, ex­pli­ca.

Des­de que la clí­ni­ca ce­rró ha ini­cia­do un pe­re­gri­nar por di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les pú­bli­cos de Ma­drid, don­de le han re­ce­ta­do an­ti­bió­ti­cos. Aho­ra la atien­de un ma­xi­lo­fa­cial y va “ti­ran­do”, aun­que la so­lu­ción es que le re­ti­ren los brac­kets. Pa­ra ello le pi­den un pe­ri­ta­je, “por­que al ce­rrar la clí­ni­ca no ten­go nin­gún his­to­rial mé­di­co y eso su­po­ne 1.500 eu­ros”, ase­gu­ra Ver­ga­ra. El tra­ta­mien­to, que en su ca­so pa­gó sin fi­nan­cia­ción, le cos­tó 3.200 eu­ros.

IDen­tal se pre­sen­ta­ba co­mo “un cen­tro a la van­guar­dia en téc­ni­cas de odon­to­lo­gía avan­za­da y con un mar­ca­do ca­rác­ter so­cial”. sa­ni­ta­rios de las úl­ti­mas dé­ca­das en Es­pa­ña, afir­ma Antonio Mon­te­ro, pre­si­den­te del Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos de Ma­drid. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad reunió el jue­ves a los di­rec­to­res ge­ne­ra­les de con­su­mo de las re­gio­nes afec­ta­das y re­mi­ti­rá a la Fis­ca­lía la do­cu­men­ta­ción pa­ra in­ves­ti­gar si exis­te de­li­to. El pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de Ma­drid (COEM), Antonio Mon­te­ro, ex­pli­ca que uno de los crea­do­res de la em­pre­sa, Antonio Ja­vier Gar­cía Pe­lli­cer, “in­ven­tó el mé­to­do fast and per­fect, que con­sis­tía en qui­tar to­dos los dien­tes de un pa­cien­te pa­ra sus­ti­tuir­los por cua­tro im­plan­tes so­bre los que po­nían una pró­te­sis de re­si­na que de­cían que era definitiva, pe­ro que real­men­te son tem­po­ra­les”. Un pro­ce­di­mien­to que uti­li­za­ron pa­ra tra­tar a Asun­ción Pico, que mues­tra su des­den­ta­da bo­ca, mien­tras na­rra có­mo le sa­ca­ron to­das las pie­zas y le co­lo­ca­ron ocho im­plan­tes (cua­tro arri­ba y cua­tro aba­jo). Co­mo se lo han de­ja­do a me­dias, tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra ali­men­tar­se que, afir­ma, le afec­tan a su dia­be­tes.

Mi­les de per­so­nas acu­die­ron al re­cla­mo del ba­jo pre­cio. La Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, ase­gu­ra que no pue­de dar la ci­fra con­cre­ta de afec­ta­dos. La Aso­cia­ción El De­fen­sor del Pa­cien­te ci­fra en 350.000 las per­so­nas afec­ta­das en to­da Es­pa­ña, pe­ro ni el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ni la aso­cia­ción de con­su­mi­do­res Fa­cua cuen­tan con esos da­tos. “Es ob­vio que se­rán cien­tos de mi­les, pe­ro con cer­te­za so­lo lo pue­den sa­ber los due­ños, aun­que en Valladolid han con­fir­ma­do 12.000 his­to­rias clí­ni­cas”, ex­pli­ca Ru­bén Sán­chez, por­ta­voz de Fa­cua.

El pro­ble­ma se mul­ti­pli­có por­que acu­die­ron fa­mi­lias en­te­ras, mu­chas de las cua­les con­ti­núan pa­gan­do los cré­di­tos que iDen­tal se en­car­ga­ba de tra­mi­tar con di­fe­ren­tes financieras. Es el ca­so de Est­her González, jubilada de 76 años, con la den­ta­du­ra mal co­lo­ca­da y he­ri­das en las en­cías. Con­ti­nua­rá pa­gan­do 81,77 eu­ros men­sua­les has­ta 2019. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Car­men Mon­tón, ha ins­ta­do a las en­ti­da­des ban­ca­rias a que sus­pen­dan los cré­di­tos que con­ce­die­ron a los pa­cien­tes pa­ra sus tra­ta­mien­tos. Des­de su mi­nis­te­rio in­for­man de que las comunidades con­ti­nua­rán in­for­man­do y ase­so­ran­do a los afec­ta­dos.

An­drea Gar­cía, abo­ga­da que re­pre­sen­ta a 35 afec­ta­dos de to­da Es­pa­ña, ase­gu­ra que las en­ti­da­des financieras han pa­ra­li­za­do los pa­gos a sus re­pre­sen­ta­dos, a lo que es­tán obli­ga­dos por ley.

Mon­te­ro ex­pli­ca que iDen­tal ce­rró las clí­ni­cas por com­ple­to den­tis­tas di­fe­ren­tes”, aña­de. “Le apre­ta­ron tan­to las pie­zas que le pro­vo­ca­ron una in­fla­ma­ción de las en­cías de tal ca­li­bre que le im­pe­día res­pi­rar y tu­vie­ron que ope­rar­le de ur­gen­cia”. El dipu­tado de la Asam­blea de Ma­drid y por­ta­voz de Sa­ni­dad del PSOE, Jo­sé Ma­nuel Frei­re, ex­pli­ca que su gru­po ya aler­tó al Gobierno re­gio­nal en fe­bre­ro de 2016 so­bre la ne­ce­si­dad de con­tro­lar las ac­ti­vi­da­des de iDen­tal, que “en­ga­ño­sa­men­te se ha­cía lla­mar de Asis­ten­cia Den­tal So­cial”. “Les he­mos fa­lla­do por no vi­gi­lar y por no in­cluir en la sa­ni­dad pú­bli­ca la salud bu­co­den­tal”, di­ce Frei­re. des­pués de que los tra­ba­ja­do­res rea­li­za­rán una huel­ga por lle­var me­ses sin co­brar. El pre­si­den­te del Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos de Ma­drid afir­ma que exis­ten tres ca­sos de an­cia­nos con he­pa­ti­tis C, que se sos­pe­cha que pu­die­ran ha­ber­se in­fec­ta­do en las clí­ni­cas. Fue es­ta en­ti­dad la que pu­so en co­no­ci­mien­to de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de Ma­drid de­nun­cias de los em­plea­dos que ase­gu­ra­ban que no se es­te­ri­li­za­ba el ma­te­rial, aña­de. “Te­nían cons­tan­cia de que exis­tían so­lo dos au­to­cla­ves (ins­tru­men­to pa­ra es­te­ri­li­zar) pa­ra 80 si­llo­nes den­ta­les cuan­do lo nor­mal es uno pa­ra ca­da tres”.

He­pa­ti­tis C

Un por­ta­voz de di­cha con­se­je­ría sos­tie­ne que no tie­nen cons­tan­cia de que al­guien se pue­da ha­ber con­ta­gia­do de he­pa­ti­tis C, lo mis­mo que las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res. La Co­mu­ni­dad de Ma­drid ha abier­to 15 ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res en 2017 y 2018. Ayer, la Con­se­je­ría de Eco­no­mía abrió un ex­pe­dien­te san­cio­na­dor a la em­pre­sa “por in­frac­cio­nes gra­ves y muy gra­ves” por los per­jui­cios cau­sa­dos a los con­su­mi­do­res.

En An­da­lu­cía ha re­gis­tra­do ya 3.270 re­cla­ma­cio­nes de afec­ta­do y ha le­van­ta­do 97 ac­tas de ins­pec­ción a las seis clí­ni­cas abier­tas allí. Ade­más, la Jun­ta de An­da­lu­cía ha ini­cia­do 35 pro­ce­di­mien­tos san­cio­na­do­res, que im­pli­ca­rían una mul­ta de un to­tal de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros, por in­tro­du­cir cláu­su­las abu­si­vas en los con­tra­tos, no con­tes­tar ho­jas de re­cla­ma­cio­nes y por frau­de en la pres­ta­ción de ser­vi­cios.

Sán­chez, por­ta­voz de Fa­cua, in­di­ca que pa­ra ellos “es muy gra­ve que las comunidades tu­vie­ran abier­tos ex­pe­dien­tes y no hu­bie­ran tras­cen­di­do, por­que así se pro­te­gen más los in­tere­ses del de­frau­da­dor que los de­re­chos de los pa­cien­tes”. Re­cuer­da que “hay gen­te a la que se les han cau­sa­do da­ños irre­ver­si­bles, por los que hay que re­cla­mar a la Jus­ti­cia”.

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Va­rias afec­ta­das por el frau­de de las clí­ni­cas den­ta­les, ayer en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.