La fi­lo­so­fía, en pie de gue­rra

Los pro­fe­so­res exi­gen al nue­vo Gobierno el re­gre­so de su asignatura al ba­chi­lle­ra­to

El País (Valencia) - - CULTURA - JUAN CRUZ,

Los pro­fe­so­res de Fi­lo­so­fía, indignados des­de ha­ce seis años con­tra la LOM­CE del mi­nis­tro [Ignacio] Wert, la vir­tual des­apa­ri­ción de su asignatura del ba­chi­lle­ra­to, si­guen en pie de gue­rra y ad­vier­ten al nue­vo Gobierno so­cia­lis­ta que no se­ría bueno “de­jar es­ta asignatura pa­ra sep­tiem­bre”. Reu­ni­dos en torno a la REF (Red Es­pa­ño­la de Fi­lo­so­fía), or­ga­ni­zan olim­pia­das, con­gre­sos, de­ba­tes e in­clu­so jus­tas ca­lle­je­ras, pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el per­jui­cio que cau­sa es­ta au­sen­cia no so­lo al en­tra­ma­do edu­ca­ti­vo sino a la ar­ti­cu­la­ción de­mo­crá­ti­ca de la so­cie­dad.

Ya que no pue­den dar Fi­lo­so­fía en las au­las, “he­mos vuel­to al ágora”, di­ce la pre­si­den­ta de la REF, Ma­ría Jo­sé Gue­rra, ca­te­drá­ti­ca de Fi­lo­so­fía Mo­ral en la Uni­ver­si­dad de La La­gu­na. A esa REF per­te­ne­cen 56 aso­cia­cio­nes de fi­ló­so­fos de to­da Es­pa­ña. Es­ta mo­vi­li­za­ción con­tra la des­apa­ri­ción de la asignatura en el ba­chi­lle­ra­to tam­po­co co­no­ce tre­gua aho­ra, a la es­pe­ra de que el nue­vo Gobierno so­cia­lis­ta y su mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­laá, con­cre­ten lo que es­ta qui­so pa­ra Eus­ka­di cuan­do era allí dipu­tada: que la Fi­lo­so­fía im­por­te en el cu­rrícu­lo. His­to­ria de la Fi­lo­so­fía es­tá prác­ti­ca­men­te eli­mi­na­da en 2º de ba­chi­lle­ra­to y Éti­ca (4º de la ESO) es una op­ta­ti­va “sin ape­nas car­ga ho­ra­ria y al­ter­na­ti­va a Re­li­gión”, lo cual “de­ja re­du­ci­do al mí­ni­mo la pre­sen­cia de Fi­lo­so­fía en el sis­te­ma”.

Los en­tre­co­mi­lla­dos son de una car­ta que la REF en­vió a Ce­laá, en la que los re­pre­sen­tan­tes de los pro­fe­so­res en pie de gue­rra le pe­dían una en­tre­vis­ta pa­ra “so­lu­cio­nar la pre­ca­ria si­tua­ción de es­tas ma­te­rias y co­no­cer las pro­pues­tas del nue­vo mi­nis­te­rio an­te es­te asun­to”. La car­ta fue en­tre­ga­da el úl­ti­mo 20 de ju­nio. Aún no ha re­ci­bi­do res­pues­ta. EL PAÍS tam­po­co ha­lló reac­ción del mi­nis­te­rio al res­pec­to.

El pa­sa­do miér­co­les, du­ran­te la en­tre­vis­ta de es­te pe­rió­di­co con las fir­man­tes de esa car­ta y re­pre­sen­tan­tes de la REF (Ma­ría Jo­sé Gue­rra, Es­pe­ran­za Ro­drí­guez, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción de la REF, y So­le­dad Hernández, pro­fe­so­ra in­te­ri­na), la mi­nis­tra des­gra­nó en el Par­la­men­to al­gu­nos de sus pro­pó­si­tos. Ha­bló de in­tro­du­cir co­mo obli­ga­to­ria una asignatura lla­ma­da Va­lo­res cí­vi­cos y éti­cos. Se ol­vi­dó de Fi­lo­so­fía.

En un ar­tícu­lo que en­via­ron a EL PAÍS (y que apa­re­ce en la pá­gi­na web del dia­rio), Gue­rra y Ro­drí­guez ce­le­bran aque­lla ini­cia­ti­va en torno a los va­lo­res y la éti­ca, pe­ro “aler­tan de la ne­ce­si­dad de no in­cu­rrir en erro­res pa­sa­dos” e ins­tan a “la implementación de la asignatura [...] en el cu­rrícu­lo de la edu­ca­ción se­cun­da­ria”.

Com­pro­mi­so de Sán­chez

La REF le re­cuer­da tam­bién a la mi­nis­tra que el pre­si­den­te del Gobierno, Pe­dro Sán­chez, “se com­pro­me­tió a res­ti­tuir la Fi­lo­so­fía al lu­gar que le co­rres­pon­de”. Lo di­jo en uno de los en­cuen­tros Sal­ve­mos la Fi­lo­so­fía que for­man par­te de la ofen­si­va pa­ra que la asignatura vuel­va al cu­rrícu­lo.

¿Y por qué es tan im­por­tan­te que se en­se­ñe fi­lo­so­fía? Ma­ría Jo­sé Gue­rra res­pon­de: “Pri­var a los es­tu­dian­tes de ella sig­ni­fi­ca bo­rrar una par­te de nues­tros orí­ge­nes cul­tu­ra­les. No es so­lo una cues­tión cru­cial pa­ra las hu­ma­ni­da­des sino tam­bién pa­ra los ba­chi­lle­ra­tos cien­tí­fi­cos, tec­no­ló­gi­cos o ar­tís­ti­cos. En el si­glo de la pos­ver­dad, los al­go­rit­mos y la ro­bó­ti­ca, se re­quie­re una re­fle­xión so­bre la gran des­orien­ta­ción que cau­san los cam­bios tec­no­cien­tí­fi­cos. La fi­lo­so­fía ar­ti­cu­la las com­pe­ten­cias ciu­da­da­nas: la ar­gu­men­ta­ción, el debate, no son po­si­bles sin ella”.

So­le­dad Hernández: “Sin fi­lo­so­fía no hay jui­cio crí­ti­co. Es lo que apor­ta es­ta en se­cun­da­ria: las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra crear un buen ciu­da­dano. Apren­der a ar­gu­men­tar con el otro de ma­ne­ra que el ar­gu­men­to no sea un en­fren­ta­mien­to sino un diá­lo­go”. Es­pe­ran­za Ro­drí­guez: “La fi­lo­so­fía ha­ce que los es­tu­dian­tes apren­dan a ha­cer­se pre­gun­tas so­bre su com­por­ta­mien­to, lo que es pre­fe­ri­ble y desecha­ble. Con­du­ce a sen­tir que pen­sar no es co­sa de lo­cos, sino de ciu­da­da­nos cons­cien­tes. La ado­les­cen­cia es el mo­men­to de las pre­gun­tas, y es el mo­men­to en que el alum­na­do de­ben mo­ver­se con au­to­no­mía de pen­sa­mien­to. ¿Y quién no quie­re una ciu­da­da­nía así?”.

Des­apa­re­ció la fi­lo­so­fía del ba­chi­lle­ra­to en 2012, di­ce Gue­rra, “por la co­lo­ni­za­ción de una ideo­lo­gía me­ra­men­te em­pre­sa­rial que afec­tó no so­lo a la edu­ca­ción sino tam­bién a la sa­ni­dad. El neo­li­be­ra­lis­mo y el neo­con­ser­va­du­ris­mo, que dic­ta­ron la des­truc­ción de la con­cien­cia crí­ti­ca y apos­ta­ron por los va­lo­res tra­di­cio­na­les y por co­lo­car­los al mar­gen del sen­ti­do crí­ti­co”. La REF es­tá en con­tac­to con otras re­des mun­dia­les: “Allí”, di­ce Gue­rra, “nos en­con­tra­mos con pro­ble­mas si­mi­la­res. Es un desas­tre glo­bal”.

A eso alu­de un fi­ló­so­fo muy ac­ti­vo, Fer­nan­do Sa­va­ter. “La fi­lo­so­fía es la tra­di­ción oc­ci­den­tal (de­mo­crá­ti­ca, si se pre­fie­re) por la que se con­ser­van de mo­do ra­cio­nal y lai­co las gran­des pre­gun­tas de la vi­da que an­tes so­lo te­nían ca­bi­da en la re­li­gión. Son pre­gun­tas no ins­tru­men­ta­les (no bus­can en­con­trar co­sas o fa­bri­car he­rra­mien­tas) sino man­te­ner abier­ta la cues­tión in­so­lu­ble del sen­ti­do de la vi­da hu­ma­na, del bien y del mal, la per­ple­ja an­gus­tia de la muer­te. Yo creo que los es­tu­dian­tes tie­nen que in­ser­tar­se en esa tra­di­ción y en­te­rar­se de que no so­lo im­por­ta sa­ber da­tos y ga­nar di­ne­ro. Des­gra­cia­da­men­te, la fi­lo­so­fía des­apa­re­ce del ba­chi­lle­ra­to no so­lo en Es­pa­ña sino en to­da Eu­ro­pa: so­lo per­ma­ne­ce en Fran­cia e Ita­lia, en los de­más paí­ses se ha re­fu­gia­do en la Uni­ver­si­dad (Ale­ma­nia) o ni eso (an­glo­sa­jo­nes, paí­ses nór­di­cos…)”. “Ah”, aña­de Sa­va­ter, “y la in­qui­na con­tra la inú­til fi­lo­so­fía en es­te país vie­ne de más atrás, no es co­sa de Wert… Aho­ra se ex­pre­sa lla­man­do fi­lo­so­fía a una es­pe­cie de ma­nual del gue­rri­lle­ro mo­derno (de don­de vie­nen los teó­ri­cos de Po­de­mos, Ma­ri­na Gar­cés, et­cé­te­ra…). Pa­ra eso, fran­ca­men­te, más va­le que des­apa­rez­ca de una vez”.

Es­pe­ran­za Ro­drí­guez es­cu­chó de­cir en las reunio­nes mi­nis­te­ria­les que die­ron fin, en la era Wert, a la en­se­ñan­za de la fi­lo­so­fía co­mo asignatura obli­ga­to­ria del ba­chi­lle­ra­to, que “la fi­lo­so­fía no sir­ve pa­ra na­da”. Con esa fi­lo­so­fía, creen ella y sus com­pa­ñe­ras, se aca­bó con la dis­ci­pli­na. Fue, se­gún Gue­rra, una con­se­cuen­cia más “de los re­cor­tes en to­da la edu­ca­ción pú­bli­ca, que dio de sí una ley que po­ten­cia las de­sigual­da­des y bus­ca­ba la bi­fur­ca­ción de los es­tu­dian­tes des­de eda­des muy tem­pra­nas”. E iba en con­tra, so­bre to­do, de la apues­ta por el atré­ve­te a sa­ber que pro­cla­man maes­tros co­mo Emi­lio Lle­dó e in­clu­so mi­nis­tros ac­tua­les, co­mo Jo­sé Gui­rao, ti­tu­lar de Cul­tu­ra.

En su ar­tícu­lo co­mún so­bre el ol­vi­do cre­cien­te de la fi­lo­so­fía en el cu­rrícu­lo, Ma­ría Jo­sé Gue­rra y Es­pe­ran­za Ro­drí­guez le di­cen a la mi­nis­tra Ce­laá: “No de­je­mos, por fa­vor, es­ta asignatura pa­ra sep­tiem­bre”. Ellas y sus com­pa­ñe­ros es­pe­ran en pie de gue­rra.

/ CAR­LOS RO­SI­LLO

Des­de la iz­quier­da, So­le­dad Hernández, Ma­ría Jo­sé Gue­rra y Es­pe­ran­za Ro­drí­guez, el miér­co­les en el ma­dri­le­ño Pa­seo de Re­co­le­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.