De­mo­li­ción en 99 jue­gos

An­der­son re­suel­ve un ma­ra­to­niano pul­so con Is­ner, el se­gun­do más lar­go en Wim­ble­don (7-6, 6-7, 6-7, 6-4 y 26-24, en 6h 36), con dos de­vo­lu­cio­nes ma­gis­tra­les que le guían a la fi­nal

El País (Valencia) - - DEPORTES - ALEJANDRO CIRIZA,

A la una del me­dio­día en Lon­dres, con una luz ge­ne­ro­sa, Ke­vin An­der­son y John Is­ner co­men­za­ron a re­par­tir­se es­ta­ca­zos has­ta que el se­gun­do se rin­dió y con­si­de­ró que, des­pués de 6h 36m, ya era ho­ra de ter­mi­nar con el bom­bar­deo y ce­rrar una jor­na­da ma­ra­to­nia­na. Pa­ra en­ton­ces, el sol ya se ha­bía es­con­di­do y la no­che es­ta­ba a pun­to de abra­zar la ca­pi­tal in­gle­sa. El sud­afri­cano y el es­ta­dou­ni­den­se, ca­da uno con un ri­fle en la mano, pro­ta­go­ni­za­ron uno de esos par­ti­dos ki­lo­mé­tri­cos que no se­rán re­cor­da­dos por su ca­li­dad, pe­ro que en­cuen­tran co­bi­jo en los li­bros por su ex­ten­sión y la ris­tra de nú­me­ros que de­jan fi­nal­men­te. En es­ta oca­sión: 7-6, 6-7, 6-7, 6-4 y 26-24.

Es de­cir, An­der­son por se­gun­da vez en una fi­nal de un Grand Slam y una nue­va en­tra­da en la en­ci­clo­pe­dia del tor­neo. El due­lo se con­vir­tió en la se­mi­fi­nal más lar­ga en la his­to­ria de Wim­ble­don, su­peran­do a la que en­fren­tó du­ran­te 4h 44m a No­vak Djo­ko­vic y Juan Mar­tín del Po­tro en 2013, y en el se­gun­do en­cuen­tro más di­la­ta­do del gran­de bri­tá­ni­co, so­lo por de­trás del que mi­dió en la pri­me­ra ron­da de 2010 al pro­pio Is­ner con el fran­cés Ni­co­las Mahut, re­suel­to a lo lar­go de tres días, en 11h 05m, con un mar­ca­dor de 6-4, 3-6, 6-7 (7-9), 7-6 (7-3) y 70-68. Un ré­cord que hoy fi­gu­ra en una dis­cre­ta placa si­tua­da en la Pis­ta 18 del club.

Pe­ro la co­sa no que­da ahí. El ca­reo en­tre los dos gi­gan­tes (2,03m el ven­ce­dor y 2,08m el ven­ci­do) tam­bién fi­gu­ra co­mo el ter­ce­ro más lar­go de la his­to­ria del te­nis, por de­trás de aquel pul­so in­fi­ni­to de ha­ce ocho años, y otro de la Co­pa Da­vis (2015) en­tre el ar­gen­tino Leo­nar­do Ma­yer y el bra­si­le­ño João Sou­za, de­ci­di­do des­pués de 6h 43m.

Ago­ta­do de ha­cer ro­tar sus agu­jas, ayer el re­loj se de­tu­vo a las 20.47, cuan­do Is­ner no re­sis­tió a la fa­ti­ga y ter­mi­nó in­cli­nán­do­se. An­tes, An­der­son des­equi­li­bró de­fi­ni­ti­va­men­te la balanza lo­gran­do un break en el que no con­fia­ba ca­si na­die, da­da la di­ná­mi­ca de un cho­que que ha­bía en­tra­do en un bu­cle in­fer­nal: dos sa­ca­do­res en­tre­ga­dos a su pa­lan­ca, des­aten­di­dos los res­tos, mo­no­to­nía por los cua­tro cos­ta­dos. Una llu­via de ser­vi­cios (49 aces pa­ra el ga­na­dor y 53 de par­te del nor­te­ame­ri­cano) que se de­tu­vo gra­cias a dos gol­pes de gra­cia de An­der­son, fi­na­lis­ta el año pa­sa­do en Nue­va York.

De­fen­dió el sud­afri­cano su op­ción de ro­tu­ra con dos chis­pa­zos que des­tra­ba­ron el lío, una úl­ti­ma man­ga de 50 jue­gos, 99 en to­tal. Pri­me­ro de­vol­vió la pe­lo­ta en una po­si­ción de se­mi­caí­da, le­van­tán­do­se co­mo un re­sor­te —no es sen­ci­llo mo­ver así se­me­jan­te ca­rro­ce­ría— pa­ra a con­ti­nua­ción, en­re­da­do con­si­go mis­mo, pa­sar­se la ra­que­ta a la mano iz­quier­da y lle­var la si­guien­te bo­la a buen puer­to. Ahí Is­ner se vio per­di­do y con­ce­dió un pa­si­llo de­ma­sia­do ge­ne­ro­so que apro­ve­chó el de Johannesburgo, que una vez con­so­li­da­do el break no ti­tu­beó y zan­jó la his­to­ria, des­em­bar­can­do otra vez en el úl­ti­mo epi­so­dio de un gran es­ce­na­rio con 32 años.

La placa de la Pis­ta 18

Muy co­me­di­do, tam­bién ex­te­nua­do, An­der­son ce­le­bró lo jus­to la vic­to­ria, de­seo­so de ir al ves­tua­rio y des­can­sar des­pués del pa­li­zón. Él se lle­vó el ga­to al agua, pe­ro Is­ner qui­so ser de nue­vo pro­ta­go­nis­ta en Lon­dres. Mi­de 2,08, tie­ne dos pies co­mo dos bar­cos (cal­za un 50) y pu­do de­di­car­se al ba­lon­ces­to —su ído­lo de infancia es Karl Ma­lo­ne, el car­te­ro de los Jazz—, pe­ro al fi­nal se de­can­tó por el te­nis. Na­ció en Greens­bo­ro (Ca­ro­li­na del Nor­te) y me­re­ci­da­men­te va ca­mino de con­ver­tir­se en el ju­ga­dor más can­sino de la his­to­ria de su de­por­te.

No pue­de pre­su­mir de tro­feos im­por­tan­tes —tie­ne 13, de ba­ja ca­te­go­ría—, pe­ro a fal­ta de me­tal tie­ne esa placa en Wim­ble­don que le re­co­no­ce co­mo uno de los dos pro­ta­go­nis­tas del par­ti­do más ex­ten­so. Su nom­bre que­da­rá aso­cia­do a ese due­lo, re­suel­to en tres días, pe­ro ayer Is­ner pro­pu­so otra jor­na­da ma­ra­to­nia­na. Que­ría re­cor­dar otra vez que si­gue ahí y que no es fá­cil tum­bar­le, y en­con­tró un buen so­cio en An­der­son pa­ra fi­jar otro re­gis­tro his­tó­ri­co y ac­ce­der otra vez al his­to­rial del ma­jor bri­tá­ni­co. Mien­tras, No­vak Djo­ko­vic ju­ga­ba a las ca­ni­cas en el ves­tua­rio, pen­dien­te.

Te­nis, así es el te­nis.

/ OLI SCARFF (AFP)

Ke­vin An­der­son aban­do­na la pis­ta cen­tral de Wim­ble­don des­pués de ga­nar, ayer, a John Is­ner la se­mi­fi­nal más lar­ga de la his­to­ria del tor­neo.

/ GETTY

Is­ner cla­va la ro­di­lla so­bre la hier­ba en su par­ti­do an­te An­der­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.