Tra­ba­jo po­ne co­to a los fal­sos coope­ra­ti­vis­tas en ma­ta­de­ros

El País (Valencia) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - MA­NUEL V. GÓ­MEZ / E. G. SE­VI­LLANO,

La ofen­si­va del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo con­tra los fal­sos coope­ra­ti­vis­tas de la in­dus­tria cár­ni­ca em­pie­za a dar fru­tos. Tra­ba­jo lle­va dos años en­vian­do ins­pec­to­res a de­ce­nas de ma­ta­de­ros de to­da Es­pa­ña en bus­ca de prue­bas de lo que los sin­di­ca­tos ca­li­fi­can de “frau­de” El in­for­me de la Ins­pec­ción afec­ta a un so­lo cen­tro de tra­ba­jo, el que la com­pa­ñía Ar­pi­sa tie­ne en Berantevilla (Ála­va), y a tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos que Ser­vi­car­ne po­nía a su dis­po­si­ción. En él que­da cla­ra la pos­tu­ra de Tra­ba­jo so­bre es­tas prác­ti­cas: “La coo­pe­ra­ti­va no es más que una me­ra apa­rien­cia”. Y “no pue­de cons­ta­tar­se que sea al­go más que una ofi­ci­na de ocu­pa­ción di­ri­gi­da a pro­por­cio­nar tra­ba­ja­do­res”. El ins­pec­tor pro­po­ne una li­qui­da­ción de 3,1 mi­llo­nes de eu­ros por las cuo­tas a la Se­gu­ri­dad So­cial que no pa­gó la em­pre­sa por sus en­tre 70 y 80 tra­ba­ja­do­res de oc­tu­bre de 2013 a no­viem­bre de 2017.

Va­rias fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo ase­gu­ran que ha­brá más ac­tas co­mo es­ta. Cal­cu­lan que afec­ta a unas 50 em­pre­sas y unos 5.300 tra­ba­ja­do­res de 20 pro­vin­cias. Pa­ra CC OO, sin­di­ca­to que ha pues­to múl­ti­ples de­nun­cias con­tra es­ta y otras coo­pe­ra­ti­vas a gran es­ca­la: mi­les de em­plea­dos pre­ca­rios obli­ga­dos a ha­cer­se coope­ra­ti­vis­tas pa­ra po­der tra­ba­jar. La Ins­pec­ción aca­ba de con­cluir que la ma­yor de es­tas coo­pe­ra­ti­vas, Ser­vi­car­ne, no es más que una em­pre­sa pan­ta­lla, se­gún la pri­me­ra ac­ta de li­qui­da­ción de es­ta ofen­si­va, a la que tu­vo ac­ce­so EL PAÍS. cár­ni­cas, la de­ci­sión es “po­si­ti­va”. Vi­cen­te Ca­net, quien ha fir­ma­do esas de­nun­cias, cal­cu­la que los afec­ta­dos po­drían ser 11.000.

Ser­vi­car­ne es la ma­yor de las coo­pe­ra­ti­vas que su­mi­nis­tran per­so­nal a la in­dus­tria cár­ni­ca. Em­pe­zó a fun­cio­nar en 1977 en Bar­ce­lo­na y ac­tual­men­te su plan­ti­lla su­pera los 5.000 so­cios tra­ba­ja­do­res que pa­gan una cuo­ta men­sual de 50 eu­ros. La or­ga­ni­za­ción es­gri­me sen­ten­cias ju­di­cia­les, en­tre ellas una del Tri­bu­nal Su­pre­mo de 2001, que ava­la­rían la “li­ci­tud” de su ac­ti­vi­dad. Adu­cía aque­lla sen­ten­cia que no se ha­bía pro­ba­do que hu­bie­ra frau­de de ley y que, por tan­to, la ac­ti­vi­dad era le­gal. Aho­ra, la Ins­pec­ción se­ña­la que sí ha­bría frau­de de ley.

CC OO re­cuer­da, ade­más, que en ma­yo el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha dic­ta­do una sen­ten­cia so­bre una coo­pe­ra­ti­va del sec­tor del trans­por­te que ha­bría da­do una vuel­ta de tuer­ca a la ju­ris­pru­den­cia. Es­te fa­llo ha­ce re­fe­ren­cia al de 2001: “Ex­pre­sa­men­te des­ta­ca­mos en sen­ti­do con­tra­rio, que ello no ex­clu­ye la po­si­bi­li­dad de que pue­da exis­tir una si­tua­ción de ile­ga­li­dad, si la nor­ma se uti­li­za con áni­mo de de­frau­dar”.

Des­pués de con­cluir que la or­ga­ni­za­ción es una fal­sa coo­pe­ra­ti­va, la Ins­pec­ción da un pa­so más: la re­la­ción de Ar­pi­sa con los so­cios tra­ba­ja­do­res de Ser­vi­car­ne es la­bo­ral o, lo que es lo mis­mo, de­be­rían ser asa­la­ria­dos. Es­to le lle­vó a dar de al­ta de ofi­cio a tra­ba­ja­do­res an­tes de fi­na­li­zar las ac­tas con pro­pues­tas de li­qui­da­ción. Y no so­lo lo ha­ce en el ca­so de Ar­pi­sa, tam­bién con otras com­pa­ñías y pro­vin­cias. Cien­tos de tra­ba­ja­do­res ya han re­ci­bi­do las no­ti­fi­ca­cio­nes de al­ta por men­sa­je o car­ta. En una de ellas, emi­ti­da en Ciu­dad Real, se ha­bla de la coo­pe­ra­ti­va co­mo “so­cie­dad pan­ta­lla”.

Pe­ro una vez han lle­ga­do esas al­tas a la Se­gu­ri­dad So­cial, la Te­so­re­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.