Vi­vir sin es­pe­ran­za

El País (Valencia) - - OPINIÓN - EL­VI­RA LIN­DO

Leo los aná­li­sis so­bre las re­cu­rren­tes vic­to­rias de lí­de­res ul­tra­de­re­chis­tas y per­ci­bo que hay al­go que me fal­ta pa­ra en­ten­der un fe­nó­meno que, de­jan­do a un la­do las par­ti­cu­la­ri­da­des lo­ca­les, se ali­men­ta de un sen­ti­mien­to co­mún: el ren­cor. Ob­ser­vo es­ta­dís­ti­cas, por­cen­ta­jes, y en­cuen­tro que ha­ce tiem­po que nos da­mos de bru­ces con una cues­tión de difícil res­pues­ta: ¿có­mo se ali­men­ta el odio que lle­va a lan­zar a unos se­res hu­ma­nos con­tra otros? Re­cuer­do los me­ses pre­vios a la vic­to­ria de Trump. De pron­to, los me­dios co­men­za­ron a ex­pe­ri­men­tar in­te­rés por esas zo­nas de in­dus­tria en de­ca­den­cia po­co fre­cuen­ta­das por unos po­lí­ti­cos que no las con­si­de­ra­ban cla­ve pa­ra su es­tra­te­gia. Los pe­rió­di­cos co­men­za­ron a des­em­bar­car en esas áreas de ex­clu­sión co­mo si vi­si­ta­ran un país ex­tran­je­ro. Lo era. Fi­ni­qui­ta­do el pe­rio­dis­mo lo­cal, de­ja­dos de la mano de Dios, sus ha­bi­tan­tes so­bre­vi­vían ali­men­tan­do de fu­ria su des­am­pa­ro. No fue es­te, co­mo ya es­ta­mos vien­do, un he­cho ais­la­do. La his­to­ria se re­pi­te. Y a los que de­bía­mos ha­ber ad­ver­ti­do el ger­men del odio, es­te cam­bio de rum­bo nos pi­lló con el pa­so cam­bia­do.

¿Có­mo es la cla­se tra­ba­ja­do­ra hoy? Tal vez sea esa la pre­gun­ta cru­cial y no sa­be­mos res­pon­der­la. En una en­tre­vis­ta re­cien­te con­ce­di­da a es­te pe­rió­di­co, Noam Chomsky arro­ja­ba al­go de luz: “Mi fa­mi­lia era de cla­se tra­ba­ja­do­ra, es­ta­ba en pa­ro, no te­nía edu­ca­ción; era un tiem­po mu­cho peor que aho­ra, pe­ro ha­bía un sen­ti­mien­to de que to­dos es­tá­ba­mos jun­tos en ello. Aho­ra vi­vi­mos la sen­sa­ción de que es­ta­mos so­los, de que no te­ne­mos na­da que ha­cer”. Re­su­mien­do al lin­güis­ta: la ex­clu­sión es, so­bre to­do, un pre­sen­te sin es­pe­ran­za. Y es de­s­es­pe­ran­za lo que se ha ins­ta­la­do en esa par­te de la po­bla­ción que no co­no­ce­mos bien: nos pi­lla a tras­mano, o bien por­que es­tá le­jos de lo ur­bano, o bien por­que se in­vi­si­bi­li­za en ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos. ¿Có­mo acer­car­se a lo que allí pa­sa sin es­cri­bir car­ga­do de ideas pre­con­ce­bi­das o des­per­tar re­ce­lo? Es po­si­ble que so­lo la li­te­ra­tu­ra tes­ti­mo­nial, que ge­ne­ra tan­to in­te­rés co­mo des­con­fian­za, pue­da ofre­cer­nos una ver­dad de pri­me­ra mano. Así lo hi­zo el jo­ven Édouard Louis en Fran­cia con su im­pac­tan­te Pa­ra aca­bar con Eddy Be­lle­gueu­le, en don­de cuen­ta su in­fan­cia en Pi­car­día, una pro­vin­cia del nor­te en don­de el 60% de la po­bla­ción vo­ta al Fren­te Na­cio­nal. El ni­ño que no po­día re­pri­mir su afe­mi­na­mien­to no tie­ne hoy obli­ga­ción al­gu­na de em­be­lle­cer aquel pa­sa­do en un en­torno vio­len­to, ra­cis­ta y po­bre. Hay quien re­ce­la de es­te gé­ne­ro por con­si­de­rar­lo ex­hi­bi­cio­nis­ta, pe­ro en es­tos mo­men­tos no hay otra ma­ne­ra de pe­ne­trar en am­bien­tes en los que el des­pre­cio al otro se cro­ni­fi­ca. Édouard na­rra con cru­de­za de qué ma­ne­ra afec­ta a la cul­tu­ra po­pu­lar el mal­vi­vir de­pen­dien­do de li­mos­nas del Es­ta­do; en reali­dad, es lo mis­mo que abor­da­ra Ivan Ja­blon­ka en su Laë­ti­tia o el fin de los hom­bres, rea­li­zan­do un es­tu­dio sociológico so­bre esas cria­tu­ras des­ti­na­das a la des­gra­cia des­de la cu­na.

Al jo­ven Édouard sus pa­dres le re­ti­ra­ron du­ran­te un tiem­po la pa­la­bra. Lo til­da­ron de em­bus­te­ro. Co­mo sue­le pa­sar. Los de Ta­ra Wes­to­ver (Una edu­ca­ción) re­ne­ga­ron de ella. No hay ma­ne­ra de que un es­cri­tor tes­ti­mo­nial de­je a la fa­mi­lia sa­tis­fe­cha, ni a los de su pue­blo, ni a los de su cla­se, ni a los de su re­li­gión. Pe­ro no­so­tros ne­ce­si­ta­mos que esas vo­ces se ha­gan oír. Es ur­gen­te. Nos guían por un te­rreno des­co­no­ci­do que ayu­da a en­ten­der ese des­alien­to abis­mal que so­lo se ali­via car­gan­do con­tra quien se con­si­de­ra in­fe­rior o más vul­ne­ra­ble en la es­ca­la so­cial.

Las vic­to­rias de la ex­tre­ma de­re­cha se ali­men­tan del ren­cor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.