La tác­ti­ca ex­tre­ma de Moha­med

El País (Valencia) - - DEPORTES -

Co­mo el Le­van­te, el Cel­ta es un equi­po de ex­tre­mos. Su com­por­ta­mien­to pue­de va­riar de for­ma dra­má­ti­ca de­pen­dien­do de la en­tra­da al par­ti­do. Uno de los ve­te­ra­nos del equi­po ga­lle­go, ci­né­fi­lo, se­ña­la que las tác­ti­cas de Antonio Moha­med pa­re­cen obra del per­so­na­je de Jack Ni­chol­son en Al­guien vo­ló so­bre el ni­do del cuco. Los pla­nes del téc­ni­co re­sul­tan tan des­afo­ra­dos que en los pri­me­ros 10 mi­nu­tos de con­tac­to con el ri­val los ju­ga­do­res al­can­zan la cer­te­za de que ga­na­rán o per­de­rán. Es ca­ra o cruz. Si ven que el jue­go flu­ye, se trans­for­man en un equi­po fuer­te, agre­si­vo du­ran­te 90 mi­nu­tos, aun­que co­mien­cen per­dien­do 2-0 co­mo con­tra el Be­tis (aca­ba­ron 3-3). Pe­ro si ad­vier­ten que aque­llo que prac­ti­ca­ron no fun­cio­na, se des­alien­tan has­ta el fi­nal.

ana­lis­tas del club avi­san de que los triun­fos con­tra el Va­lla­do­lid y el Pil­sen —co­mo las vic­to­rias con­se­gui­das con­tra el Gi­ro­na, el Le­ga­nés o el Es­pan­yol en sep­tiem­bre— no son con­se­cuen­cia del desa­rro­llo del jue­go tan­to co­mo de cir­cuns­tan­cias alea­to­rias. El día que el Ma­drid no cuen­te con for­tu­na, de se­guir ju­gan­do igual cae­rá en otro ba­che. El Cel­ta en su cam­po, el ri­val más du­ro que ha en­fren­ta­do So­la­ri, se­rá la pie­dra de to­que pa­ra de­ter­mi­nar si el ar­gen­tino vuel­ve al Cas­ti­lla o per­ma­ne­ce al man­do del equi­po prin­ci­pal, don­de sus de­ci­sio­nes re­sul­tan ca­da vez más gra­tas al pal­co. Gus­ta la apues­ta por Cour­tois en LaLiga y en Cham­pions, la ro­ta­ción de Mo­dric, la pro­mo­ción de Vi­ni­cius y la de­mar­ca­ción de Ba­le.

La co­mi­ti­va de di­rec­ti­vos y fun­cio­na­rios que acom­pa­ñan a Flo­ren­tino Pérez por el mun­do tie­ne fol­clo­re pro­pio. Los más alle­ga­dos ase­gu­ran que el pre­si­den­te pa­ga­ría mi­llo­nes pa­ra po­der trans­for­mar­se en un ciu­da­dano anó­ni­mo, ca­paz de aco­dar­se en la ba­rra de un bar cual­quie­ra a re­ve­lar sus co­no­ci­mien­tos fut­bo­lís­ti­cos al pue­blo ma­dri­dis­ta. Su ca­tá­lo­go de ha­llaz­gos es vas­to, di­cen. Una de sus vi­sio­nes más re­cu­rren­tes des­de 2013 es Ga­reth Ba­le ex­plo­tan­do por la iz­quier­da. “El pre­si di­ce que Ba­le es zur­do”, se­ña­la un em­plea­do del club, “y cree que co­mo me­jor ren­di­ría es ju­gan­do co­mo los ex­tre­mos a la an­ti­gua, a pier­na na­tu­ral, por la iz­quier­da”.

Ba­le en la iz­quier­da

Car­lo An­ce­lot­ti fue el pri­me­ro que se in­ter­pu­so en­tre la ima­gi­na­ción y la reali­dad de es­ta em­pre­sa. Fue el pro­pio Ba­le quien le di­jo al téc­ni­co ita­liano que pre­fe­ría ju­gar por la de­re­cha, por­que así, cuan­do en­gan­cha­ba ha­cia aden­tro le que­da­ba la por­te­ría de fren­te pa­ra ti­rar con la pier­na bue­na. Rafa Be­ní­tez le co­lo­có en el me­dio, an­te la ne­ga­ti­va del ju­ga­dor de mo­ver­se más ha­cia la iz­quier­da. Zi­da­ne in­sis­tió en la de­re­cha. En 2016, Ba­le con­fe­só: “Yo pre­fie­ro par­tir des­de la de­re­cha”. Re­cien­te­men­te, Lo­pe­te­gui es­ta­ble­ció per­mu­tas: Asen­sio, Ba­le y Ben­ze­ma in­ter­cam­bia­ron ca­rri­les pa­ra con­fun­dir a sus mar­ca­do­res. La pri­me­ra víc­ti­ma de la con­fu­sión fue Ba­le.

Ha te­ni­do que lle­gar So­la­ri, en­tre­na­dor “pro­vi­sio­nal”, se­gún dic­tó el co­mu­ni­ca­do de su nom­bra­mien­to, pa­ra que des­pués de cin­co años Flo­ren­tino Pérez vie­ra rea­li­za­do su sue­ño. A Ba­le, eso sí, la co­sa no pa­re­ció en­tu­sias­mar­le. Pe­sa­do co­mo un per­che­rón, en­tró al par­ti­do de Pil­sen ol­vi­dán­do­se de ba­jar en una de ca­da dos in­cur­sio­nes ri­va­les y, fi­nal­men­te, es­ta­cio­nán­do­se en el área co­mo pun­ta pa­lo­me­ro. Así me­tió el 0-4.

Ale­ga Ba­le en su des­car­go que jue­ga con mo­les­tias des­de el via­je al Camp Nou. Cuan­do a So­la­ri le pre­gun­ta­ron ayer en qué pues­to pre­fe­ría si­tuar al ga­lés, el hom­bre se mos­tró eva­si­vo y va­ci­lan­te has­ta re­ma­tar: “Lo que tie­ne que ha­cer Ba­le es co­mer­se el es­ce­na­rio ca­da vez que sa­le”.

A fuer­za de bus­car el ca­lor de las tri­bu­nas las pa­la­bras de So­la­ri so­na­ron a sen­ten­cia del gallinero.

que die­ron de sí los 200.000 eu­ros que re­ci­bió el club por de­re­chos de for­ma­ción tras su tras­pa­so al Cel­ta, una can­cha con buen te­pe, nue­va ilu­mi­na­ción, arre­glos en la tribuna, nue­vos ves­tua­rios, muros y sen­de­ros en los ac­ce­sos al cam­po.

Ha­ce po­co, Ma­xi re­ci­bió en A Ma­droa la vi­si­ta de Ma­nuel Lo­sa, un es­cri­tor ga­lle­go lar­go tiem­po afin­ca­do en Uru­guay, que le ob­se­quió con un li­bro so­bre Pay­san­dú y le ilus­tró so­bre la re­la­ción en­tre Uru­guay y el Cel­ta, que al año si­guien­te de su fun­da­ción re­ci­bió a la se­lec­ción cha­rrúa, que ha­bía lle­ga­do en un bar­co de va­por al puer­to de Vi­go en abril de 1924 de ca­mino a par­ti­ci­par en los Jue­gos de Pa­rís. Se or­ga­ni­za­ron en­ton­ces dos par­ti­dos en el vie­jo cam­po de Coia con­tra el equi­po lo­cal, los pri­me­ros que dis­pu­tó un com­bi­na­do sud­ame­ri­cano en sue­lo eu­ro­peo. Ga­nó Uru­guay, que des­lum­bró a aquel jo­ven Cel­ta, que ju­ga­ba de ro­jo, pe­ro que tras aque­lla demostración de­ci­dió que su pri­mer co­lor de­bía ser el ce­les­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.