“¡Pe­que­ñi­na, lo has he­cho!”

San­dra Sán­chez se pro­cla­ma cam­peo­na del mun­do a los 37 años y mi­ra ya a los Jue­gos de To­kio, don­de el ká­ra­te de­bu­ta­rá co­mo olím­pi­co. Da­mián Quin­te­ro es pla­ta

El País (Valencia) - - DEPORTES - ELEO­NO­RA GIOVIO, Ma­drid

“Si hu­bie­ra un pul­só­me­tro lo re­ven­ta­ba aho­ra”. Son las seis y al­go de la tar­de en el Wizink Cen­ter y San­dra Sán­chez aca­ba de ga­nar el oro en ka­ta, su pri­mer oro en un Mun­dial de ká­ra­te. Se ha pues­to en una es­qui­na del pa­be­llón, al la­do de la pe­que­ña ca­fe­te­ría que han mon­ta­do pa­ra la pren­sa, y des­de allí, so­li­ta y sin más com­pa­ñía que la de las go­tas de su­dor, in­ten­ta re­cu­pe­rar la res­pi­ra­ción. En el ta­ta­mi, mien­tras, Da­mián Quin­te­ro es­tá com­pi­tien­do en la fi­nal mas­cu­li­na (fue pla­ta).

“To­da­vía es­toy con­tan­do ban­de­ras: azul, ro­ja, ro­ja, azul, ro­ja”, di­ce San­dra. Las ban­de­ras son las que le­van­tan los jue­ces pa­ra se­ña­lar al ga­na­dor. Lle­van el co­lor del cin­tu­rón de los ka­ra­te­cas. El su­yo ayer era ro­jo. El de su ri­val, Shi­mi­zu Ki­you, la ja­po­ne­sa que ga­nó el Mun­dial de 2016, era azul. Sán­chez nun­ca le ha­bía ga­na­do. En la in­ti­mi­dad del pa­be­llón, con to­da la aten­ción cen­tra­da en el ka­ta de Quin­te­ro, San­dra cuen­ta que se ha echa­do una sies­ta an­tes de la fi­nal. “Fí­ja­te si es­ta­ba tran­qui­la. Eso sí, no he que­ri­do ver a na­die de mi fa­mi­lia pa­ra no po­ner­me ner­vio­sa”, con­fie­sa. Cuen­ta tam­bién que la or­ga­ni­za­ción ha cam­bia­do el ta­ta­mi con res­pec­to a las ron­das eli­mi­na­to­rias. “Se no­ta, sí que se no­ta por­que he­mos es­ta­do en­tre­nan­do en otro di­fe­ren­te, es­te ade­más es nue­vo”, ex­pli­ca. Lue­go es­ta­lla de ale­gría.

“¡To­da­vía no me lo creo, soy cam­peo­na del mun­do y no me lo creo! ¡Me va a ex­plo­tar al­go!”, re­pi­te an­tes de su­bir al po­dio. “Ten­go que ir a por la cha­que­ta”, pro­si­gue. Des­pués del himno ya pa­sa por la zo­na mix­ta. “¿Os cuen­to un chis­te?”, di­ce va­ci­lo­na an­te la nu­be de cá­ma­ras. Je­sús del Mo­ral, se­lec­cio­na­dor y pa­re­ja de San­dra, es­tá en la otra pun­ta de la sa­la in­ten­tan­do dar consuelo a Quin­te­ro, que llo­ra de de­cep­ción por una pla­ta que di­ce que a par­tir de ma­ña­na [por hoy] le sa­brá me­jor. Per­dió 5-0 con­tra el ja­po­nés Ryo Ki­yu­na, el cam­peón del mun­do que le ven­ció tam­bién en 2016.

Y 37 me­da­llas

La de oro en es­te Mun­dial es la me­da­lla nú­me­ro 37 pa­ra San­dra Sán­chez a sus 37 años. Ella, que nun­ca ha­bía ga­na­do has­ta los 32, no se ba­ja del po­dio des­de en­ton­ces. “Ya no se pue­de de­cir na­da de la edad eh”, bro­mea con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. Ella, que lle­va cua­tro años se­gui­dos li­de­ran­do el rán­king mun­dial, nun­ca ha­bía si­do cam­peo­na del mun­do. “Por eso es­te oro sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí. Siem­pre de­cía que era la nú­me­ro uno del mun­do, un pre­mio a la re­gu­la­ri­dad, pe­ro no cam­peo­na del mun­do. Ha­bía que ga­nar el cam­peo­na­to pa­ra, por un mo­men­to, ser la me­jor. Era co­mo una es­pi­ni­ta que me que­da­ba. Y aho­ra pues a mar­car el si­guien­te re­to, que es To­kio 2020”, ex­pli­ca­ba ayer. El ká­ra­te se­rá por pri­me­ra vez olím­pi­co en To­kio.

¿Qué te ha di­cho es­ta vez Je­sús?, le pre­gun­ta­ron. “¡Lo has he­cho, lo has he­cho pe­que­ñi­na, lo has he­cho y lo has he­cho tú!”. La pe­que­ñi­na (1,53m) es una gi­gan­te en to­zu­dez. “Ser ca­be­zo­na es su me­jor vir­tud, es lo que le ha he­cho es­tar ahí. Ja­más se ha ren­di­do”, apun­ta Del Mo­ral. “La cla­ve de la vic­to­ria es que San­dra ha sa­li­do a arries­gar y la ri­val a ase­gu­rar”, aña­de Del Mo­ral, que tam­bién ha cla­si­fi­ca­do pa­ra las fi­na­les de hoy a los equi­pos de ka­tas mas­cu­lino y fe­me­nino.

De mo­men­to, ha co­se­cha­do un oro y una pla­ta. Con sa­bor amar­go pa­ra Quin­te­ro, que es­tu­vo un buen ra­to sen­ta­do ca­biz­ba­jo an­tes de su­bir al po­dio y llo­rar de tris­te­za. “He em­pe­za­do brus­co, han si­do de­ma­sia­das emo­cio­nes muy se­gui­das y he es­ta­do pen­san­do pri­me­ro en el am­bien­te que en mi tra­ba­jo”, ana­li­za.

ri­va­les igual ya eran cam­peo­nes del mun­do y de Eu­ro­pa”, ana­li­za.

En ku­mi­te hay ca­te­go­rías por pe­so, co­mo en yu­do y taek­won­do. Los com­ba­tes du­ran tres mi­nu­tos (dos en ca­te­go­ría fe­me­ni­na). Hay un sis­te­ma de pun­tua­ción de yu­ko, wa­za­ri e ip­pon. Des­de su lle­ga­da a Es­pa­ña, Ba­ba­car se for­ma en el gim­na­sio San­ku­kai. Fue bron­ce jú­nior en el Eu­ro­peo sub-21 y acu­mu­la tí­tu­los de Es­pa­ña en to­das las ca­te­go­rías. En ma­yo se que­dó a las puer­tas del bron­ce en el Eu­ro­peo ab­so­lu­to.

“Cuan­do lle­gué a Es­pa­ña en 2010 pa­ra na­da pen­sa­ba en que con­se­gui­ría un bron­ce mun­dial. Re­cuer­do que un día en­tre­nán­do­me con mi ami­go Sa­mi le di­je mi­rán­do­me al espejo: ‘Tío, quien me iba a de­cir a mí ha­ce años que es­ta­ría yo aquí con­cen­trán­do­me pa­ra com­pe­tir en el Mun­dial”, des­ve­la aho­ra. “Al pi­sar el ta­ta­mi ya só­lo pen­sa­ba en mi ad­ver­sa­rio. Pe­ro al lle­gar al pa­be­llón me he emo­cio­na­do un mon­tón. Em­pe­cé a llo­rar por mi fa­mi­lia, por to­do lo que he vi­vi­do, por el tra­ba­jo, por los en­tre­na­mien­tos, por to­do lo du­ro que ha si­do”, co­men­ta an­tes de ir a ce­le­brar la me­da­lla con sus com­pa­ñe­ros. Pocas ho­ras des­pués las chi­cas con­si­guie­ron otro bron­ce, en ku­mi­te por equi­pos.

/ JAVIER SO­RIANO (AFP)

San­dra Sán­chez mues­tra su me­da­lla de oro en ka­ta en los Mun­dia­les de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.