“La ten­den­cia de ma­yor desigualdad ce­de te­rreno”

El País (Valencia) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Al vol­ver la vis­ta so­bre Es­ta­dos Uni­dos, Sti­glitz po­ne en du­da la ava­lan­cha de bue­nos da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos. Cuan­do se le men­cio­na el pe­rio­do inusual­men­te lar­go de cre­ci­mien­to en su país, ma­ti­za que es­te se re­fie­re so­lo al PIB, no a otros in­di­ca­do­res. “El cre­ci­mien­to ac­tual es un subidón de azú­car que va a ter­mi­nar. El dé­fi­cit co­mer­cial va a au­men­tar. Pe­se a la caí­da del pa­ro, el em­pleo no es­tá aún en su ni­vel de 2007. Los sa­la­rios no cre­cen tan rá­pi­do co­mo la eco­no­mía. Y la desigualdad se agra­va pe­se al cre­ci­mien­to”, aña­de.

En es­te pa­no­ra­ma, el re­vo­lu­cio­na­rio plan fis­cal im­pul­sa­do

“una es­pe­cie de creen­cia re­li­gio­sa”. “Los es­tu­dios mues­tran que no es así”, con­clu­ye.

Otra po­lé­mi­ca en la que cha­po­tea con gus­to es el cho­que con Bru­se­las del nue­vo Go­bierno ita­liano a cos­ta de su pre­su­pues­to. Con­si­de­ra a la ter­ce­ra eco­no­mía del eu­ro “un pe­li­gro real pa­ra la por el pre­si­den­te Trump es una de las gran­des bes­tias ne­gras de Sti­glitz, que, se­gún pro­nos­ti­ca, con­tri­bui­rá a au­men­tar su gran preo­cu­pa­ción: la cre­cien­te desigualdad so­cial. “La re­ba­ja de im­pues­tos es un re­ga­lo pa­ra gran­des em­pre­sas y mul­ti­mi­llo­na­rios en el país con más desigualdad en­tre los desa­rro­lla­dos. Y au­men­ta los im­pues­tos a las cla­ses me­dias en un país don­de la es­pe­ran­za de vi­da cae co­mo efec­to de los mi­llo­nes de per­so­nas que se es­tán que­dan­do sin se­gu­ro mé­di­co. Va exac­ta­men­te en la di­rec­ción con­tra­ria a la que de­be­ría. Y agra­va los pro­ble­mas”, dis­pa­ra. De­fi­ne la po­lí­ti­ca

eu­ro­zo­na, tan­to a cor­to co­mo a me­dio pla­zo”. A par­tir de aquí, Sti­glitz tie­ne crí­ti­cas pa­ra to­dos. Al Eje­cu­ti­vo po­pu­lis­ta de Di Maio y Sal­vi­ni re­pro­cha unas cuen­tas po­co rea­lis­tas, ba­sa­das en la idea erró­nea de que re­du­cien­do im­pues­tos lo­gra­rán au­men­tar la re­cau­da­ción. “Es una idea que ya eco­nó­mi­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump co­mo “una ex­tra­ña mez­cla de po­pu­lis­mo y cor­po­ra­ti­vis­mo”.

Pe­se al ne­gro diag­nós­ti­co so­bre el Go­bierno de EE UU, Sti­glitz es mo­de­ra­da­men­te op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to del mun­do. Es­te eco­no­mis­ta buen co­no­ce­dor de Es­pa­ña, don­de pa­sa uno o dos me­ses al año en su ca­sa de Ca­da­qués, cree que la ten­den­cia de cre­cien­te desigualdad que co­men­zó con la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra de los años ochen­ta del pa­sa­do si­glo co­mien­za a re­mi­tir. “La gen­te ha vis­to que ha ido de­ma­sia­do le­jos”, ex­pli­ca. Y se­ña­la al­gu­nos sín­to­mas de la re­no­va­da fuer­za de po­lí­ti­cas re­dis­tri­bui­do­ras, co­mo la ex­ten­sión de la edu­ca­ción in­fan­til gra­tui­ta en Nue­va York o la subida del sa­la­rio mí­ni­mo en Es­pa­ña.

usó Rea­gan. No ocu­rrió en­ton­ces y pro­ba­ble­men­te no va a ha­cer­lo aho­ra”, ase­gu­ra. Pe­ro el es­ta­dou­ni­den­se —cu­yo úl­ti­mo li­bro, El eu­ro: có­mo la mo­ne­da co­mún ame­na­za el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, des­cri­be al eu­ro co­mo un error fru­to de “po­lí­ti­cos no ver­sa­dos en eco­no­mía que pre­ten­dían crear su pro­pia reali­dad”— tam­bién tie­ne mu­ni­ción con­tra la Co­mi­sión Eu­ro­pea. “Sus re­glas de gas­to son erró­neas. Tie­ne que ha­ber re­for­mas. Ita­lia tie­ne ra­zón en ello”, di­ce.

El eco­no­mis­ta no cree que el Go­bierno ita­liano va­ya a dar mar­cha atrás, co­mo hi­zo el grie­go. Y co­mo desen­la­ce más pro­ba­ble vis­lum­bra un es­ce­na­rio en el que Ro­ma lan­ce un ór­da­go a la Co­mi­sión, obli­gán­do­le a ele­gir en­tre ex­pul­sar a Ita­lia del eu­ro o acep­tar que se sal­te a la to­re­ra las nor­mas. “Sal­vi­ni y los su­yos apues­tan a que se­rá Bru­se­las la que dé mar­cha atrás. Y creo que es una bue­na apues­ta”, an­ti­ci­pa.

Ame­na­zas pa­ra la eco­no­mía

En la ges­tión de la cri­sis del eu­ro, Sti­glitz se­ña­la a una gran cul­pa­ble: la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel. “Fue in­con­ce­bi­ble có­mo es­ta­ba dis­pues­ta a sa­cri­fi­car a Gre­cia pa­ra sal­var a los ban­cos ale­ma­nes. Ade­más, ella mis­ma creó un pro­ble­ma in­terno. Su re­tó­ri­ca de si­tuar a Gre­cia co­mo res­pon­sa­ble de la cri­sis por su de­rro­che —cuan­do paí­ses co­mo Es­pa­ña, con su­pe­rá­vit pú­bli­co, tam­bién ca­ye­ron en la cri­sis— lo pu­so muy difícil pa­ra los po­lí­ti­cos ale­ma­nes que que­rían ofre­cer una vi­sión más equi­li­bra­da”, ase­gu­ra. Justo cuan­do la lí­der eu­ro­pea más im­por­tan­te de los úl­ti­mos 15 años em­pie­za a des­pe­dir­se, Sti­glitz so­lo le re­co­no­ce la va­len­tía con la que se en­fren­tó a la cri­sis mi­gra­to­ria. “Pe­ro en­ton­ces tam­po­co lo­gró sus ob­je­ti­vos. Ha si­do su pe­ni­ten­cia por sus pe­ca­dos en la cri­sis del eu­ro”, aña­de con una son­ri­sa ma­lig­na.

Cuan­do se le pre­gun­ta por los gran­des pe­li­gros de la eco­no­mía mun­dial, Sti­glitz no du­da un ins­tan­te: la gue­rra co­mer­cial —lo di­ce él, gran crí­ti­co de los me­ga­tra­ta­dos que EE UU ne­go­cia­ba con la UE y con los paí­ses del Pa­cí­fi­co, acuer­dos a los que Was­hing­ton ha di­cho no— y el len­to adiós al di­ne­ro ul­tra­ba­ra­to por la pro­gre­si­va subida de ti­pos de in­te­rés.

So­bre la pri­me­ra ame­na­za, apun­ta a un cla­ro res­pon­sa­ble: Trump. “Una gue­rra co­mer­cial en­tre las dos gran­des po­ten­cias mun­dia­les se­ría muy da­ñi­na. Aho­ra mis­mo es muy po­si­ble que es­ta­lle el con­flic­to. Aun­que so­lo pongo un pe­ro: Trump no es ra­cio­nal. Y en cual­quier mo­men­to pue­de cam­biar de opi­nión sin nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción ra­cio­nal, co­mo ya hi­zo con Co­rea del Nor­te”, con­clu­ye.

“Tras las elec­cio­nes, Trump no lo­gra­rá fon­dos pa­ra pla­nes co­mo el mu­ro”

“Ita­lia re­pre­sen­ta, a cor­to y a me­dio pla­zo, un pe­li­gro pa­ra la eu­ro­zo­na”

“Mer­kel pa­ga la pe­ni­ten­cia por sus pe­ca­dos en la cri­sis del eu­ro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.