Ma­cron a la in­tem­pe­rie

La cri­sis de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ las­tra la au­to­ri­dad del pre­si­den­te en Fran­cia y su in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - MARC BASSETS,

Pa­rís. Co­mo An­toi­ne, un jo­ven de Ber­ge­rac, en el cen­tro de Fran­cia, o Do­nat, de Al­ta Sa­bo­ya, en la fron­te­ra con Sui­za. Am­bos coin­ci­die­ron mien­tras avan­za­ban por un Pa­rís lleno de ba­rri­ca­das y don­de ha­bían ce­rra­do mu­seos, mo­nu­men­tos co­mo la To­rre Eif­fel y tea­tros. Ade­más del cha­le­co ama­ri­llo que por­ta­ban, les unía un sen­ti­mien­to co­mún: el ras le bol, el har­taz­go, con­tra un Gobierno y un pre­si­den­te que, afir­man, si­gue sin es­cu­char­los y “nos to­ma por idio­tas”.

Lo que co­men­zó co­mo una pro­tes­ta or­ga­ni­za­da en las re­des so­cia­les en con­tra del al­za pre­vis­ta pa­ra enero del pre­cio del car­bu­ran­te, se ha con­ver­ti­do en un mo­vi­mien­to na­cio­nal cu­ya lis­ta de reivin­di­ca­cio­nes no pa­ra de cre­cer.

Nue­vos im­pues­tos

El anun­cio es­ta se­ma­na de que se sus­pen­de­rá en 2019 la subida del car­bu­ran­te no apla­có los áni­mos. Tam­po­co el en­cuen­tro, el vier­nes pa­sa­do, del pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, con un gru­po de re­pre­sen­tan­tes de los cha­le­cos ama­ri­llos. Aun así, el je­fe de Gobierno afir­mó ayer que “el tiem­po del diá­lo­go ha co­men­za­do y de­be con­ti­nuar”.

El pro­ble­ma, re­co­no­cen los mis­mos in­te­gran­tes de es­te mo­vi­mien­to, es que na­die pa­re­ce po­ner­se de acuer­do so­bre quién re­pre­sen­ta a es­te gru­po tan di­ver­so y dis­per­so, tan­to geo­grá­fi­ca co­mo po­lí­ti­ca­men­te. En Pa­rís mar­cha­ron per­so­nas de iz­quier­das co­mo Marc, que vo­tó a Ma­cron pa­ra im­pe­dir que lle­ga­ra al po­der la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen, o Mu­riel, que re­co­no­cía abier­ta­men­te que vo­tó a la lí­der del an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal. “El pue­blo es el re­pre­sen­tan­te. Ma­cron co­no­ce nues­tras reivin­di­ca­cio­nes: que ba­jen los im­pues­tos, que pa­guen más los ri­cos y no los ju­bi­la­dos”, afir­ma­ba es­ta ju­bi­la­da de Val d’Oi­se, en las afue­ras de Pa­rís.

El anun­cio de que el pre­si­den­te vol­ve­rá a di­ri­gir­se a la ciu­da­da­nía a co­mien­zos de es­ta se­ma­na tam­po­co sir­vió ayer pa­ra cal­mar los áni­mos. An­gé­li­que, des­em­plea­da, lo te­nía cla­ro: “Ma­cron va a te­ner que ser muy creí­ble, por­que si no, vol­ve­re­mos otra vez a Pa­rís, las ve­ces que ha­ga fal­ta”. El país se pue­de en­ca­mi­nar, en­ton­ces, ha­cia un “ac­to V”.

dé­ga­gis­me —el “que se va­yan to­dos”, el re­cha­zo del sta­tu quo—, mar­có las elec­cio­nes que ha­ce año y me­dio co­lo­ca­ron en el Elí­seo a Em­ma­nuel Ma­cron con un men­sa­je de “ni de iz­quier­das ni de de­re­chas” y de re­cha­zo tam­bién de cual­quier in­ter­me­dia­rio, ya fue­ran otros par­ti­dos o los sin­di­ca­tos, re­cuer­da.

Aho­ra ese dé­ga­gis­me se le ha vuel­to en con­tra y el pre­si­den­te de la “start up nation” se ve re­cha­za­do por esa “otra so­cie­dad ci­vil”, la Fran­cia que se sien­te arro­lla­da por la glo­ba­li­za­ción y ol­vi­da­da por las ciu­da­des.

En es­te sen­ti­do, con­si­de­ra Tar­ta­kowsky, los cha­le­cos ama­ri­llos son “el pri­mer mo­vi­mien­to es­pe­jo del ma­cro­nis­mo”, un fe­nó­meno, cree, que “po­dría ha­cer en­trar a Fran­cia en otra fa­se po­lí­ti­ca”. Hay fra­ses que re­gre­san pa­ra gol­pear co­mo una con­de­na. “Que ven­gan a bus­car­me”, di­jo Em­ma­nuel Ma­cron. Era ju­lio de 2018, las cla­ses po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca se pre­pa­ra­ban pa­ra mar­char­se de va­ca­cio­nes y el dia­rio Le Mon­de aca­ba­ba de re­ve­lar que el je­fe de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te fran­cés, Ale­xan­dre Be­na­lla, ha­bía agre­di­do a dos per­so­nas en la ma­ni­fes­ta­ción del 1 de ma­yo. La pren­sa y la opo­si­ción le pe­dían ex­pli­ca­cio­nes por ha­ber man­te­ni­do a un co­la­bo­ra­dor po­co re­co­men­da­ble.

La reac­ción de Ma­cron fue chu­les­ca y desafian­te. Que fue­sen a bus­car­le, de­cía. “Y vie­nen”, apos­ti­lla­ba es­ta se­ma­na en su co­lum­na Lau­rent Jof­frin, di­rec­tor de Li­bé­ra­tion. La re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos es un bu­me­rán: la ven­gan­za, que ca­si na­die vio ve­nir, de los fran­ce­ses que lle­van dé­ca­das ali­men­tan­do un har­taz­go con el mo­de­lo eco­nó­mi­co, y un año y me­dio sin­tién­do­se humillados por la arro­gan­cia de su pre­si­den­te. Si­len­cio­so y ape­nas vi­si­ble des­de ha­ce días, pro­nun­cia­rá es­ta se­ma­na un dis­cur­so a la na­ción. El dis­cur­so po­dría ir acom­pa­ña­do de nue­vas me­di­das pa­ra cal­mar los áni­mos. En 18 me­ses ha pa­sa­do de ser un pre­si­den­te di­ná­mi­co y po­pu­lar, que se pro­po­nía res­ca­tar Fran­cia y Eu­ro­pa, a ser am­plia­men­te des­pre­cia­do.

El re­cha­zo del pue­blo Pue­den en­con­trar­se mo­ti­vos inmediatos al es­ta­lli­do an­ti-Ma­cron: el pre­cio del car­bu­ran­te, la su­pre­sión par­cial del im­pues­to a las for­tu­nas, los re­cor­tes en los ser­vi­cios pú­bli­cos. Hay mo­ti­vos que vie­nen de más atrás, que se re­su­men en la frac­tu­ra social de la que ad­vir­tió el pre­si­den­te Jac­ques Chi­rac en los no­ven­ta. Pe­ro, en la he­te­ro­gé­nea con­fe­de­ra­ción de in­tere­ses y re­cla­ma­cio­nes que son los cha­le­cos ama­ri­llos, hay un pe­ga­men­to en co­mún: el odio a Em­ma­nuel Ma­cron.

La pa­la­bra odio pue­de so­nar ex­ce­si­va, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar otra que des­cri­ba me­jor el sen­ti­mien­to que des­pier­ta el jo­ven pre­si­den­te en­tre una par­te de sus con­ciu­da­da­nos. El fac­tor per­so­nal es una agra­van­te en la cri­sis y com­pli­ca la sa­li­da. No bas­tan me­di­das eco­nó­mi­cas: ur­ge tam­bién una re­con­quis­ta emo­cio­nal que hoy se an­to­ja im­pro­ba­ble.

En la V Re­pú­bli­ca, el ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta vi­gen­te des­de 1958 en Fran­cia, es ha­bi­tual que el je­fe del Es­ta­do su­fra un des­gas­te rá­pi­do tras al­can­zar el po­der. Los an­te­ce­so­res de Ma­cron —el so­cia­lis­ta Fra­nçois Ho­llan­de y el con­ser­va­dor Ni­co­las Sar­kozy— go­ber­na­ron un so­lo quin­que­nio. Pe­ro el re­cha­zo vis­ce­ral al ac­tual pre­si­den­te y la vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca en las ca­lles ame­na­zan con arrui­nar su pre­si­den­cia. Las po­si­bi­li­da­des de apli­car el pro­gra­ma con el que fue ele­gi­do —te­nía pen­dien­te la con­clu­sión de una re­vi­sión cons­ti­tu­cio­nal y de la re­for­ma de las pen­sio­nes— se ha re­du­ci­do de gol­pe. “Co­rre el ries­go de ser un pa­to co­jo en los asun­tos in­ter­nos du­ran­te los dos úl­ti­mos ter­cios de su man­da­to”, di­ce por te­lé­fono Fra­nçois Heis­bourg, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos. Heis­bourg usa la me­tá­fo­ra que sue­le apli­car­se al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos al lle­gar al fi­nal de su man­da­to, o tras per­der la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en las elec­cio­nes de me­dio man­da­to.

La cri­sis tam­bién socava la in­fluen­cia de Ma­cron en la po­lí­ti­ca ex­te­rior, aun­que de ma­ne­ra más ma­ti­za­da, se­gún Heis­bourg. “En el ám­bi­to eu­ro­peo, ya cho­ca­ba an­tes con la iner­cia ale­ma­na”, ex­pli­ca. Alu­de a las re­ti­cen­cias de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel a los pla­nes fran­ce­ses pa­ra im­pul­sar la in­te­gra­ción de la Unión Eu­ro­pea y la mo­ne­da úni­ca. Aho­ra, aña­de, a Alemania le se­rá más fá­cil jus­ti­fi­car su pro­pia iner­cia.

Otra cues­tión es la ba­ta­lla muy me­dia­ti­za­da que Ma­cron man­tie­ne des­de ha­ce me­ses con el hom­bre fuer­te del Gobierno ita­liano, su mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni. “Ma­cron ya no es mi ad­ver­sa­rio. Ya no es un pro­ble­ma pa­ra mí. Es un pro­ble­ma pa­ra los fran­ce­ses”, se ha fe­li­ci­ta­do Sal­vi­ni en ple­na re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos. Heis­bourg sos­tie­ne que el de­bi­li­ta­mien­to de Ma­cron in­flui­rá po­co en la po­si­ción en la UE de la Ita­lia de Sal­vi­ni y los po­pu­lis­tas del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas.

Do­nald Trump tam­bién se fro­ta las ma­nos al ver a Ma­cron —el mis­mo que ha­ce me­nos de un mes le da­ba lec­cio­nes so­bre los ma­les del na­cio­na­lis­mo; el que des­pre­cia­ba a los paí­ses que re­nun­cia­ban a com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co— a la in­tem­pe­rie. El pre­si­den­te fran­cés, des­de que ga­nó las elec­cio­nes en ma­yo de 2017, qui­so ejer­cer el pa­pel de in­ter­lo­cu­tor eu­ro­peo y a la vez de con­tra­pe­so li­be­ral, eco­lo­gis­ta e in­ter­na­cio­na­lis­ta de su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se. “En au­sen­cia de Ma­cron, los ame­ri­ca­nos sen­ti­rán la ten­ta­ción de ejer­cer una bru­ta­li­dad aún ma­yor ha­cia los eu­ro­peos. Pien­so so­bre to­do en las cues­tio­nes co­mer­cia­les”, ad­vier­te Heis­bourg.

Po­cos le de­fien­den Hoy el bu­me­rán en for­ma de men­sa­jes de los po­pu­lis­tas Trump o Sal­vi­ni en la red social Twit­ter es la úl­ti­ma preo­cu­pa­ción del pre­si­den­te fran­cés. Son otros los ofen­di­dos que le in­quie­tan: los fran­ce­ses, que le ven co­mo el pre­si­den­te de los ri­cos por­que eli­mi­nó par­cial­men­te el im­pues­to so­bre las for­tu­nas. O el pre­si­den­te de las ciu­da­des, por­que su­pues­ta­men­te ig­no­ra lo que su­po­ne lle­nar el de­pó­si­to de car­bu­ran­te y cir­cu­lar a me­nos de 80 ki­ló­me­tros por ho­ra, nue­va ve­lo­ci­dad máxima dic­ta­da por Pa­rís. Es el pre­si­den­te de las reite­ra­das me­te­du­ras de pa­ta y fra­ses ofen­si­vas. El que en un via­je a Gre­cia lla­ma­se “va­gos” a quie­nes re­cha­za­ban el cam­bio. Y el que en un ví­deo en las re­des so­cia­les la­men­ta­ba que el Es­ta­do gas­ta­se una “pas­ta gan­sa” en sub­si­dios so­cia­les.

“Pue­de que su po­pu­la­ri­dad sea tan ba­ja co­mo la de sus pre­de­ce­so­res, pe­ro no vie­ne del mis­mo re­sor­te. No di­cen ‘nos ha trai­cio­na­do’, o ‘no tie­ne ni idea’. Di­cen: ‘¿Es­te quién se ha creí­do que es?”, co­men­ta Jé­rô­me Four­quet, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de opinión del ins­ti­tu­to Ifop.

Por pri­me­ra vez Ma­cron —el pre­si­den­te ju­pi­te­ri­no, co­mo él mis­mo teo­ri­zó la fun­ción— ti­tu­bea y da la im­pre­sión de que no sa­be qué ha­cer. Por pri­me­ra vez, ba­jo la pre­sión de la ca­lle rec­ti­fi­ca y anu­la una de­ci­sión ya adop­ta­da co­mo es la subida de las ta­sas al car­bu­ran­te. Por pri­me­ra vez, aflo­ra la ten­sión con su pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, el fu­si­ble que po­dría caer si la cri­sis de­ge­ne­ra aún más. Por pri­me­ra vez, la uto­pía tec­no­crá­ti­ca —la idea de que la ra­zón sir­ve pa­ra apro­xi­mar­se a cual­quier pro­ble­ma— se es­tre­lla con la hi­per­emo­cio­na­li­dad de la épo­ca. En su ho­ra más crí­ti­ca, muy po­cos de­fien­den a Ma­cron. El des­cen­so a la tie­rra de Jú­pi­ter —el om­ni­po­ten­te dios ro­mano— es­tá sien­do es­tre­pi­to­so.

El jo­ven lí­der des­pier­ta odio en­tre una par­te de sus con­ciu­da­da­nos

“El pre­si­den­te es un pro­ble­ma pa­ra los fran­ce­ses”, de­cla­ró Sal­vi­ni

/ S. LEMOUTON (BESTIMAGE / GTRES)

Ma­cron, en una ce­re­mo­nia mi­li­tar el 26 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.