Seis muer­tos y más de un cen­te­nar de he­ri­dos por una es­tam­pi­da en una dis­co­te­ca en Ita­lia

La ava­lan­cha se ori­gi­nó des­pués de que al­guien ro­cia­ra la sa­la con un ae­ro­sol irri­tan­te

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - LO­RE­NA PACHO,

Una es­tam­pi­da en la dis­co­te­ca Lan­ter­na Az­zu­rra, en la lo­ca­li­dad de Co­ri­nal­do (pro­vin­cia de An­co­na), pro­vo­có en la ma­dru­ga­da de ayer seis muer­tos y más de 100 he­ri­dos, en­tre ellos sie­te en es­ta­do muy gra­ve. La ava­lan­cha tu­vo lu­gar des­pués de que al­guien ro­cia­ra la sa­la con un ae­ro­sol irri­tan­te. En el lo­cal ha­bía más de 1.000 jó­ve­nes, mu­chos me­no­res, al­gu­nos acom­pa­ña­dos por sus pa­dres, que acu­dían al concierto de Sfe­ra Eb­bas­ta, uno de los ar­tis­tas de mú­si­ca más po­pu­la­res en­tre los jó­ve­nes del país.

A la una de la ma­dru­ga­da al­guien sin­tió al­gún ti­po de gas irri­tan­te en el am­bien­te y se desató el caos. To­do el mun­do co­men­zó a co­rrer y mu­chos que­da­ron atra­pa­dos en el tu­mul­to. Las víctimas mu­rie­ron aplas­ta­das en la par­te ex­te­rior de una de las sa­li­das de emer­gen­cia del re­cin­to. Se tra­ta de tres chi­cas y dos chi­cos de en­tre 14 y 16 años y una mu­jer de 39 años que acom­pa­ña­ba a su hi­ja. La me­nor ha so­bre­vi­vi­do.

Apar­te del uso de al­gún ti­po de gas ur­ti­can­te co­mo de­to­nan­te de la es­tam­pi­da, las pri­me­ras pes­qui­sas apun­tan tam­bién al ex­ce­so de afo­ro. La fis­cal de An­co­na, Mo­ni­ca Ga­ru­lli, y el pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, Giu­sep­pe Con­te, que se tras­la­dó has­ta el lu­gar, han con­fir­ma­do que se ven­die­ron al me­nos 1.400 en­tra­das. La ca­pa­ci­dad máxima del lo­cal es de 870 per­so­nas. Con­te con­tó que los ins­pec­to­res creen que so­lo es­ta­ba abier­ta una de las tres sa­las de la dis­co­te­ca y que en ella ca­ben po­co más de 450 per­so­nas. Aún de­be es­cla­re­cer­se cuán­ta gen­te ha­bía exac­ta­men­te y si fa­lló la se­gu­ri­dad del es­ta­ble­ci­mien­to. “Co­rri­mos ha­cia una de las sa­li­das pe­ro la en­con­tra­mos blo­quea­da, los por­te­ros nos di­je­ron que re­gre­sá­ra­mos”, ex­pli­có un jo­ven a los me­dios. El je­fe de la po­li­cía de An­co­na, Ores­te Ca­po­ca­sa, pun­tua­li­zó que las tres puer­tas se abrie­ron des­pués de que so­na­ra la alar­ma. El ac­ci­den­te se pro­du­jo ya en el ex­te­rior del re­cin­to, en una de las sa­li­das de emer­gen­cia del pri­mer pi­so, que da a una pe­que­ña ram­pa que atra­vie­sa un fo­so y co­nec­ta la dis­co­te­ca con el apar­ca­mien­to. Los in­ves­ti­ga­do­res y el mi­nis­tro de In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, con­fir­ma­ron que los chi­cos se agol­pa­ron en esa zo­na y una de las ba­ran­di­llas ce­dió an­te el pe­so, por lo que al­gu­nos se pre­ci­pi­ta­ron en el fo­so y ca­ye­ron unos so­bre otros des­de una al­tu­ra de po­co más de un me­tro. Una jo­ven ex­pli­có a la te­le­vi­sión pú­bli­ca ita­lia­na có­mo que­dó apri­sio­na­da en­tre la gen­te: “Te­nía las pier­nas atra­pa­das y va­rios chi­cos ti­ra­ban de mí pa­ra sa­car­me pe­ro no con­se­guían li­be­rar­me”. Un pa­dre ex­pli­có que su hi­jo le ha­bía con­ta­do que “le pi­ca­ban los ojos y la gar­gan­ta”.

No es la pri­me­ra vez que un ae­ro­sol pro­vo­ca una ca­tás­tro­fe en Ita­lia. En ju­nio del año pa­sa­do, du­ran­te la fi­nal de la Cham­pions en­tre el Real Ma­drid y la Ju­ven­tus, al­guien ro­ció gas pi­mien­ta en una pla­za de Tu­rín, don­de mi­les de afi­cio­na­dos veían el par­ti­do, lo que pro­vo­có una es­tam­pi­da en la que mu­rió una per­so­na. En agos­to de 2017, en un concierto en Mó­de­na del mis­mo ar­tis­ta que ac­tua­ba ayer en An­co­na, ocu­rrió al­go si­mi­lar: al­guien ro­ció gas pi­mien­ta y la sa­la se va­ció.

/ BO­BO AN­TIC (AP)

Fa­mi­lia­res y amigos de las víctimas, ayer en la mor­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.