La Co­sa Nos­tra acu­de al pa­sa­do pa­ra so­bre­vi­vir

La or­ga­ni­za­ción si­ci­lia­na se en­cuen­tra ca­da vez más de­bi­li­ta­da tras la de­ten­ción de su nue­vo lí­der po­cos me­ses des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - D. VER­DÚ,

Tot­tò Rii­na dio la or­den el 23 de ma­yo de 1993 y Gio­van­ni Brus­ca, es­con­di­do en la pe­que­ña to­rre­ta de la co­li­na, ac­ti­vó a las 17 ho­ras, 56 mi­nu­tos y 48 se­gun­dos el de­to­na­dor de más de 400 ki­los de tri­ni­tro­to­lueno (TNT) ocul­to ba­jo la ca­rre­te­ra de Tra­pa­ni a Pa­ler­mo. El Fiat Cro­ma blan­co don­de via­ja­ban el juez Gio­van­ni Fal­co­ne, su es­po­sa y su es­col­ta sal­tó por los ai­res. Pe­ro aquel pul­sa­dor tam­bién ac­ti­vó la de­ca­den­cia de una or­ga­ni­za­ción que, has­ta en­ton­ces, man­tu­vo un con­trol nun­ca vis­to del te­rri­to­rio que le per­mi­tió ne­go­ciar di­rec­ta­men­te con el Es­ta­do, co­mo ha de­mos­tra­do una sen­ten­cia ju­di­cial re­cien­te. La de­ten­ción el mar­tes de Set­ti­mo Mi­neo, el pa­drino que ha­bía sus­ti­tui­do al his­tó­ri­co Rii­na y que con­fia­ba en re­ins­tau­rar el vie­jo or­den, es un pa­so más en ese de­cli­ve.

El 29 de ma­yo, 45 ca­pos de las fa­mi­lias de Pa­ler­mo y al­gu­nos gre­ga­rios se reunie­ron pa­ra ele­gir al nue­vo pa­drino. Es cier­to que ha­bía au­sen­cias no­ta­bles, es­pe­cial­men­te la de las fa­mi­lias de Bran­cac­cio y Pia­na Dei Co­lli, co­mo se­ña­la el pe­rio­dis­ta At­ti­lio Bol­zo­ni. Pe­ro ha­cía 25 años que la cú­pu­la de la Co­sa Nos­tra no con­vo­ca­ba una asam­blea. Rii­na, el gran ca­po de ca­pos, ha­bía os­ten­ta­do el man­do has­ta que mu­rió en el mó­du­lo pe­ni­ten­cia­rio de un hos­pi­tal de Par­ma el 22 de no­viem­bre de 2017, don­de des­con­ta­ba sus 26 ca­de­nas per­pe­tuas. Hi­jo de una fa­mi­lia de cam­pe­si­nos, sos­pe­cho­so de ma­tar a más de 150 per­so­nas, nun­ca le hi­zo fal­ta es­tar en con­tac­to di­rec­to con los su­yos pa­ra se­guir te­nien­do el man­do. El po­der es­tá he­cho de sím­bo­los, es­pe­cial­men­te en la ma­fia. Y la ima­gen del nue­vo je­fe es­po­sa­do po­co des­pués de su elec­ción fue un gol­pe bru­tal pa­ra la Co­sa Nos­tra. “Hoy es­tán mu­cho más de­bi­li­ta­dos. El apa­ra­to mi­li­tar es frá­gil, pe­ro ade­más la re­gla es ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble”, se­ña­la un ve­te­rano po­li­cía de la Squa­dra Mo­bi­le de Pa­ler­mo por te­lé­fono. “Hay que es­tar aten­tos, se es­tán mo­vien­do co­sas”, ma­ti­za.

Las ca­lles de Pa­ler­mo vi­ven un nue­vo fe­nó­meno. La vie­ja guar­dia ma­fio­sa, en­car­ce­la­da en los no­ven­ta tras la in­fi­ni­dad de crí­me­nes or­de­na­dos por Rii­na, em­pie­za a sa­lir de la cár­cel gra­cias a una nue­va nor­ma que les per­mi­te li­qui­dar la con­de­na tras 30 años. Co­rren tam­bién por la ciu­dad al­gu­nas de las fa­mi­lias de EE UU que re­gre­sa­ron a Si­ci­lia, mi­llo­na­rios gra­cias a sus gran­des ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les. La elec­ción del tío Set­ti­mo, co­mo le lla­ma­ban en Pa­ler­mo, fue un in­ten­to de la Co­sa Nos­tra de pa­ci­fi­car los ama­gos de re­be­lión de los jó­ve­nes, en­ri­que­ci­dos con las apues­tas por In­ter­net y la ven­ta de dro­ga, y el de­seo de los vie­jos de re­cu­pe­rar el po­der. So­lo eso ex­pli­ca la elec­ción de un jo­ye­ro de Pa­ler­mo de 80 años, con un co­no­ci­mien­to es­ca­so de la or­ga­ni­za­ción, se­ña­lan los ex­per­tos. Más que un ca­po de ca­pos, co­mo po­dría ser Mat­teo Mes­si­na De­na­ro, hui­do de la justicia ha­ce 26 años, iba a ser un por­ta­voz de las dis­tin­tas fa­mi­lias.

Mi­neo, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes, te­nía el encargo de re­fun­dar la or­ga­ni­za­ción vol­vien­do a la tra­di­ción. De he­cho, en el su­ma­rio del ca­so se ex­pli­ca có­mo los ca­pos se be­sa­ban en la bo­ca co­mo an­ti­gua­men­te. En una de las es­cu­chas

La vie­ja guar­dia, re­cién sa­li­da de la cár­cel, in­ten­ta ga­nar po­der

/ A. FUCARINI (AFP)

Set­ti­mo Mi­neo, ca­po de ca­pos de la Ma­fia si­ci­lia­na, el mar­tes tras ser de­te­ni­do en Pa­ler­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.