La ira de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

Que el con­tra­to social se des­ha­ce en Eu­ro­pa es al­go ca­da vez más vi­si­ble. La lás­ti­ma, co­mo tris­te­men­te su­ce­de con de­ma­sia­das co­sas, es que no lo ha­ya­mos vis­to ve­nir. La ló­gi­ca de la fe­li­ci­dad pa­ra to­dos im­pues­ta por la mac­do­na­li­za­ción del pla­ne­ta tras la caí­da del te­lón de acero aca­bó ex­plo­tán­do­nos en la ca­ra en for­ma de cri­sis fi­nan­cie­ra. Nues­tro ona­nis­ta mun­do oc­ci­den­tal lle­va dé­ca­das con­tem­plan­do una glo­ba­li­za­ción que se ex­pan­de in­go­ber­na­ble sin to­mar car­tas en el asun­to: so­mos más ri­cos, pe­ro más de­sigua­les, y eso ha ge­ne­ra­do una quie­bra de la cohe­sión social tra­du­ci­da en des­em­pleo, in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y des­con­ten­to. Com­pro­ba­mos aho­ra que esa po­la­ri­za­ción de ren­tas que ha va­cia­do los bol­si­llos de las cla­ses me­dias pro­du­ce a su vez po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, un fe­nó­meno que im­pac­ta di­rec­ta­men­te so­bre la es­ta­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia.

Esa co­li­sión del con­flic­to social so­bre el mun­do po­lí­ti­co es tan vie­ja co­mo Marx, pe­ro sus efec­tos es­pa­cia­les se con­cre­tan hoy en una nue­va geo­gra­fía social, una frac­tu­ra que ale­ja las zo­nas ru­ra­les y las re­gio­nes desin­dus­tria­li­za­das de las gran­des ur­bes, que mo­no­po­li­zan el em­pleo y el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos. Es lo que Ch­ris­top­he Gui­lluy de­no­mi­na “la Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca”, el lu­gar en el que re­si­den los tra­ba­ja­do­res, pe­ro no el tra­ba­jo, y el en­cla­ve con­cre­to don­de ha na­ci­do el rui­do­so mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos. Y aun­que la dis­tin­ción pue­de re­sul­tar sim­plis­ta (las ciu­da­des es­tán atra­ve­sa­das por múl­ti­ples di­vi­sio­nes y frac­tu­ras), lo cier­to es que la glo­ba­li­za­ción no ha si­do ca­paz de ge­ne­rar un mo­de­lo cohe­si­vo. Mien­tras unos sien­ten que se que­dan atrás, los otros, ur­ba­ni­tas abier­tos al mun­do, vi­ven pa­ra­dó­ji­ca­men­te cer­ca­dos y de es­pal­das a sus pro­pios com­pa­trio­tas, que se ven re­za­ga­dos an­te los nue­vos cam­bios.

Es la con­tra­dic­ción que ex­plo­ta el po­pu­lis­mo: los cli­mas de in­dig­na­ción ge­ne­ran sus par­ti­cu­la­res mons­truos, y es­ta, más que otra co­sa, se­ría la ca­rac­te­rís­ti­ca de los cha­le­cos ama­ri­llos: su par­te ex­pre­si­va, la nue­va có­le­ra de los que ya no cuen­tan. Lo peor es que, al ele­var la ira y el re­sen­ti­mien­to a ca­te­go­ría po­lí­ti­ca, se ge­ne­ra la fa­la­cia de que Mé­len­chon y Le Pen sí es­cu­chan al “pue­blo” por­que es­tán allí don­de la fu­ria co­lec­ti­va im­plo­sio­na vio­len­ta­men­te. Esos hé­roes pa­té­ti­cos que in­su­flan con su sen­ti­men­ta­lis­mo nue­vos es­ta­dos de áni­mo re­sul­ta­rían có­mi­cos si no es­tu­vie­ran ju­gan­do con fue­go. Es­to no va de la subida de los carburantes, sino de de­rro­car a un Gobierno au­tis­ta y tor­pe, sí, pe­ro le­gí­ti­mo; un Gobierno cu­ya caí­da po­dría ter­mi­nar por co­ro­nar a Le Pen. Si es­ta cri­sis social, apro­ve­cha­da por el li­ris­mo som­brío de los opor­tu­nis­tas, tu­vie­ra fuer­za co­mo pa­ra de­rri­bar a Ma­cron… ¡Ay! Po­bre Fran­cia y po­bre Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.