El fu­tu­ro pa­sa por An­da­lu­cía

El País (Valencia) - - ESPAÑA -

de un dis­cur­so que ha ca­la­do en cier­ta cla­se tra­ba­ja­do­ra con­ser­va­do­ra y ju­bi­la­dos, que ac­ce­de con di­fi­cul­ta­des a las ayu­das so­cia­les mien­tras re­pi­te que no pa­ra de pa­gar im­pues­tos pa­ra man­te­ner un sis­te­ma del que, se­gún ellos, se be­ne­fi­cian los in­mi­gran­tes.

“Veo gen­te vi­vien­do en la ca­lle que es es­pa­ño­la y no se le ayu­da. No so­mos so­li­da­rios con los nues­tros”, di­ce Fuen­tes. “Hay gen­te que vie­ne a vi­vir de nues­tras pa­gas”, aña­de Dio­go Ro­drí­guez, un es­tu­dian­te Ba­chi­lle­ra­to de 18 años, que quie­re ser mi­li­tar y que se de­ci­dió por Vox en la pri­me­ra vez que fue a vo­tar. “Es im­por­tan­te apo­yar­los pa­ra que los es­pa­ño­les no sea­mos los úl­ti­mos en las lis­tas de em­pleo, en re­ci­bir una ca­sa de pro­tec­ción ofi­cial... Se tra­ta de gri­tar fuer­te: ¡Los es­pa­ño­les pri­me­ro!”, re­pe­tían sus can­di­da­tos en los mí­ti­nes.

El son­deo de 40dB. con­clu­ye que un 41% de sus vo­tan­tes les apo­yó prin­ci­pal­men­te por su po­si­ción so­bre la in­mi­gra­ción. Ade­más, un 32% son pen­sio­nis­tas y un 40% tie­ne más de 55 años.

En ese con­tex­to, los sim­pa­ti­zan­tes de Abas­cal re­pi­ten que no es­tán en con­tra de to­dos los in­mi­gran­tes, sino de los que han en­tra­do “ile­gal­men­te”. Pe­ro, pa­ra ellos, Vox pro­po­ne que nun­ca pue­dan re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. Aun­que lle­ven 50 años en el país. O lle­ga­sen de ni­ños y se ha­yan cria­do aquí. “No­so­tros no que­re­mos echar a los in­mi­gran­tes. En El Eji­do les ne­ce­si­ta­mos más que en nin­gún si­tio. Pe­ro, si ne­ce­si­ta­mos que ven­gan 20.000, pues que ven­gan esos. No 70.000. Es de ló­gi­ca. ¿Eso es ser xe­nó­fo­bo o ra­cis­ta?”, se pre­gun­ta re­tó­ri­ca­men­te Jo­sé An­to­nio He­rre­ra, de 61 años, que re­gen­ta el bar Las Pal­me­ras en El Eji­do (Al­me­ría), el gran bas­tión de Vox, don­de sa­lió del 2 de di­ciem­bre co­mo pri­me­ra fuer­za.

Una zo­na de An­da­lu­cía don­de Vox tam­bién vin­cu­la la lle­ga­da de ex­tran­je­ros “ile­ga­les” a la in­se­gu­ri­dad. Y lo ha­ce aun­que la cri­mi­na­li­dad ha caí­do en la pro­vin­cia: el to­tal de in­frac­cio­nes pe­na­les se ha re­du­ci­do un 19% en­tre 2010 y 2017; los hur­tos, un 11%; los ro­bos con vio­len­cia, un 44%; y la sus­trac­ción de vehícu­los, un 57%. “Yo voy a co­rrer por mi ba­rrio y no veo es­pa­ño­les. So­lo veo ne­gri­tos y mo­ros. Y se me que­dan mi­ran­do...”, di­ce tam­bién Fuen­tes al re­fe­rir­se, por su par­te, a Al­ge­ci­ras.

DEn cier­ta ma­ne­ra, to­dos los vo­tan­tes de Vox sien­ten que exis­te una ame­na­za: ya sea a su se­gu­ri­dad, a la uni­dad de Es­pa­ña o a sus va­lo­res y tra­di­cio­nes (la tau­ro­ma­quia o la ca­za). “En Al­cu­dia prác­ti­ca­men­te no hay pro­ble­mas, pe­ro ves lo que sa­le por las re­des y da un po­qui­to de mie­do”, ex­po­ne Sie­rra. Y esa ame­na­za se per­so­ni­fi­ca des­pués en los in­mi­gran­tes “ile­ga­les”, los in­de­pen­den­tis­tas, las fe­mi­nis­tas, la “co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, o los miem­bros de Po­de­mos, al que se­ña­lan co­mo su an­tí­te­sis. “El au­ge de Vox es cla­ra­men­te una reac­ción a to­das esas vo­ces am­pli­fi­ca­das: el fe­mi­nis­mo exa­cer­ba­do, los ani­ma­lis­tas, la ex­tre­ma iz­quier­da...”, con­ti­núa Car­los D., un au­tó­no­mo se­vi­llano de 50 años, ca­sa­do y con tres hi­jos. Dos de ellos, de 17 y 16 años, es­tán en­tu­sias­ma­dos con Vox.

Otro sín­to­ma, por cier­to, de la co­ne­xión del par­ti­do de Abas­cal con la ju­ven­tud. Es la se­gun­da for­ma­ción ecía Max We­ber que los dos pe­ca­dos mor­ta­les del po­lí­ti­co son la au­sen­cia de fi­na­li­da­des ob­je­ti­vas y la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. Am­bas sue­len ir uni­das. Sin ob­je­ti­vos cla­ros, ten­de­rá a “bus­car la apa­rien­cia bri­llan­te del po­der en lu­gar del po­der real; su fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad lo lle­va a go­zar del po­der por el po­der, sin to­mar en cuen­ta su fi­na­li­dad”. O, lo que es lo mis­mo, el sim­ple “po­lí­ti­co del po­der” ac­túa en el va­cío y sin sen­ti­do al­guno, no tie­ne más fin que es­tar en él.

Es­to es lo que ya es­ta­mos ob­ser­van­do en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra for­mar gobierno en la co­mu­ni­dad de An­da­lu­cía tras las pa­sa­das elec­cio­nes del 2 de di­ciem­bre. Ca­da cual es­tá re­cu­brién­do­se que más atrae al nue­vo vo­tan­te. Se­gún 40dB., el 2% de quie­nes le apo­ya­ron acu­dían a las ur­nas por pri­me­ra vez. So­lo el PSOE su­pera esa ci­fra (2,9%). Por de­trás que­da, por po­co, Ade­lan­te An­da­lu­cía (1,7%). Y, en el es­pec­tro del cen­tro-de­re­cha, se si­túan le­jos el PP (0,8%) y Ciu­da­da­nos (0,5%). “Yo te­nía cla­ro que iba a vo­tar a un par­ti­do de de­re­chas y Vox fue el que me con­ven­ció en la úl­ti­ma se­ma­na”, di­ce Ali­cia Ro­drí­guez, 20 años, es­tu­dian­te de Educación In­fan­til y her­ma­na de Dio­go.

“Con el vi­ra­je del PP al cen­tro, he­mos en­ten­di­do que nues­tros prin­ci­pios, for­ma de en­ten­der la vi­da, cul­tu­ra y tra­di­ción se es­ta­ban de “ra­zo­nes” pa­ra ac­ce­der al po­der. Una, por­que ha si­do la más vo­ta­da, la jus­ti­fi­ca­ción que an­tes uti­li­za­ba el PP; otro, por­que ha si­do el que más ha cre­ci­do, co­mo si eso de­bie­ra compu­tar­se en al­gu­na elec­ción; y el ter­ce­ro en dis­cor­dia, por­que ha que­da­do se­gun­do y pue­de per­mi­tir­se pre­si­dir una “coa­li­ción de cam­bio”. Po­de­mos se ha au­to­ex­clui­do, y Vox es­tá a la es­pe­ra de ser blan­quea­do co­mo un par­ti­do “nor­mal” por la nue­va ma­yo­ría fac­ti­ble.

El “pa­ra qué” bus­quen unos u otros el po­der que­da en pe­num­bra, aun­que siem­pre lo po­drán jus­ti­fi­car tam­bién re­cu­rrien­do a un va­go cam­bio de po­lí­ti­cas. Lo úni­co cier­to es que se dis­tri­bui­rán sus des­po­jos con­for­me a lo es­ti­pu­la­do vien­do vi­li­pen­dia­dos por el res­to de par­ti­dos”, cuen­ta otro vo­tan­te de Vox en Los Re­me­dios, un ba­rrio se­vi­llano de cla­se aco­mo­da­da, con una ren­ta me­dia de 42.984 eu­ros por ha­bi­tan­te, don­de Vox fue se­gun­da fuer­za —por de­trás de los po­pu­la­res— con el 24% de los vo­tos. De es­te per­fil, el más vis­to tras el 2-D, tam­bién se ha ali­men­ta­do mu­cho Vox.

Pe­ro los va­lo­res ca­tó­li­cos o las pro­pues­tas so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro no apa­re­cen en­tre las prin­ci­pa­les ra­zo­nes men­cio­na­das por sus vo­tan­tes. En cam­bio, sí des­ta­can, ade­más de la in­mi­gra­ción, el au­ge del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y el ac­tual Es­ta­do au­to­nó­mi­co. Abas­cal di­ce que es un gas­to in­ne­ce­sa­rio y que hay que su­pri­mir los Par­la­men­tos re­gio­na­les, pe­se a que Es­pe­ran­za Agui­rre le co­lo­có en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid con un suel­do de ca­si 100.000 eu­ros al año des­pués de ser dipu­tado vas­co. “Veo bien eli­mi­nar en el pac­to. Y sin em­bar­go, en es­te ca­so an­da­luz sí hay un fin, una cau­sa más bien, que de­be­ría unir a la ma­yo­ría de las fuer­zas que se au­to­pro­cla­man co­mo “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas”, evi­tar te­ner que pac­tar con Vox. Es­ta cau­sa es más im­por­tan­te que el ac­ce­so al po­der en sí mis­mo. Siem­pre y cuan­do, cla­ro es­tá, sean sin­ce­ras las loas de PP, Ciu­da­da­nos y PSOE al cua­dra­gé­si­mo cum­plea­ños de la Cons­ti­tu­ción.

Si tan­to la aman, ca­da uno de ellos de­be­ría es­tar dis­pues­to a ha­cer el co­rres­pon­dien­te sa­cri­fi­cio. El PSOE, por­que el elec­to­ra­do ha pro­por­cio­na­do una ma­yo­ría de de­re­chas y ser la lis­ta más vo­ta­da pier­de de es­ta for­ma va­li­dez; Ciu­da­da­nos y PP, por­que go­ber­nar con el las co­mu­ni­da­des por­que no pa­sa­ría lo que es­tá ocu­rrien­do en Ca­ta­lu­ña”, opi­na Emi­lio Sie­rra, que no se opo­ne, en cam­bio, al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Tam­po­co An­to­nio Gue­rre­ro: “Su­pri­mir­lo es una cha­lau­ra”. Ga­vi­lán no quie­re pro­nun­ciar­se so­bre ello: “De esas co­sas pre­fie­ro no ha­blar”.

Ce­lia Fuen­tes tra­ta de ma­ti­zar la pos­tu­ra: “No­so­tros no va­mos con­tra los gays, pe­ro qui­zá que se lla­me de otra for­ma...”, ex­pli­ca la mu­jer que re­cha­za, en cam­bio, la ley con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta: “No­so­tros que­re­mos una ley igual pa­ra hom­bres y mu­je­res”. Vox quie­re de­ro­gar esa nor­ma por­que nie­ga que el nú­me­ro de mu­je­res mal­tra­ta­das y ase­si­na­das por sus pa­re­jas sea su­pe­rior al de los hom­bres. Re­pi­te que se ocul­tan los ca­sos de los va­ro­nes, pe­se a que esos da­tos los pu­bli­ca el Po­der Ju­di­cial; y que hay mu­chas de­nun­cias fal­sas, aun­que la fis­ca­lía las ci­fra en ape­nas el 0,1%.

Épica na­cio­na­lis­ta

El par­ti­do se en­fren­ta aho­ra a su pro­pio éxi­to. Se­gún fuen­tes de Vox, a prin­ci­pios de se­ma­na, la di­rec­ción trans­mi­tió a sus car­gos lo­ca­les que no ha­bla­ran con pe­rio­dis­tas. Quie­ren con­tro­lar el men­sa­je pa­ra evi­tar que les si­túen más allá de la ex­tre­ma de­re­cha. Un tér­mino que mu­chos re­cha­zan, por­que con­si­de­ran que no son neo­na­zis, fas­cis­tas o fran­quis­tas. Y otros acep­tan. “A mí no mo­les­ta. Es­ta­mos en un ex­tre­mo, pe­ro den­tro del cam­po de jue­go cons­ti­tu­cio­nal”, ex­po­ne Car­los D., que cree que Vox no se nu­tre “so­lo del fa­cha tí­pi­co”. “Asu­mo que nos lla­men ex­tre­ma de­re­cha. Por­que es igual que Po­de­mos, que es iz­quier­da ra­di­cal, pe­ro al otro la­do”, si­gue Dio­go Ro­drí­guez, que se re­fie­re a Vox co­mo la fuer­za “ca­paz de vol­ver a ha­cer gran­de a Es­pa­ña otra vez”.

Por­que en es­te au­ge elec­to­ral no fal­ta la épica —se au­to­de­no­mi­nan la “re­sis­ten­cia” y ape­lan a la “re­con­quis­ta” del país—. Una fór­mu­la que se­gún los di­ri­gen­tes del par­ti­do ha atraí­do a mu­chos mi­li­ta­res, guar­dias ci­vi­les y po­li­cías na­cio­na­les, a los que los di­ri­gen­tes de Vox en­sal­zan con­ti­nua­men­te. Y sus se­gui­do­res los imi­tan. In­clui­do el 2-D, cuan­do dos agen­tes en­tra­ron en el ho­tel de Vox y dos de los mi­li­tan­tes del par­ti­do se cua­dra­ron a su pa­so. Al gri­to de “¡Viva Es­pa­ña!”.

apo­yo de Vox les man­cha a am­bos y, por lo que aca­ba­mos de de­cir, en to­do ca­so al­guno de ellos se que­da­ría la Pre­si­den­cia de An­da­lu­cía.

Los dos par­ti­dos di­rán que Pe­dro Sán­chez no ha te­ni­do in­con­ve­nien­te en go­ber­nar con par­ti­dos que a sus ojos son peo­res que Vox, co­mo Bil­du y los in­de­pen­den­tis­tas. Bien, un error de Sán­chez por no ha­ber con­vo­ca­do elec­cio­nes ge­ne­ra­les po­co des­pués de la mo­ción de cen­su­ra. Pe­ro Ciu­da­da­nos pue­de arre­glar­lo ayu­dán­do­le a vo­tar los pre­su­pues­tos en Ma­drid, y el PSOE an­da­luz ce­dien­do la Pre­si­den­cia en los pac­tos.

A es­to po­dría­mos lla­mar­lo res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia el fu­tu­ro, la ver­da­de­ra re­la­ción en­tre éti­ca y po­lí­ti­ca, que di­ría Max We­ber. Jus­to lo que aho­ra ala­ba­mos de nues­tros cons­ti­tu­yen­tes, pe­ro aque­llo de lo que sus hi­jos se han ol­vi­da­do. Por cier­to, We­ber di­jo to­do es­to en una fa­mo­sa con­fe­ren­cia ha­ce aho­ra ca­si un si­glo. No se le hi­zo ca­so. To­dos sa­be­mos có­mo aca­ba­ron Alemania y Eu­ro­pa.

Vox es la se­gun­da fuer­za que más nue­vo vo­tan­te atrae, tras el PSOE

/ PA­CO PUEN­TES

Arri­ba, Jo­sé An­to­nio He­rre­ra, en su bar de El Eji­do. Aba­jo a la iz­quier­da, Ma­nuel Ga­vi­lán, en su pues­to de chu­che­rías en el mer­ca­do de abas­tos de Al­ge­ci­ras. Aba­jo a la de­re­cha, Dio­go y Ali­cia Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.